Trudeau y la democracia no pueden aprender





Canadá tendrá elecciones en unas pocas semanas, y el primer ministro Justin Trudeau enfrenta un gran problema. Los hechos son conocidos.





Hace dos décadas, en fiestas de disfraces, solía hacer "cara negra". En uno de ellos, fantaseaba con Aladin; en otro aparece con un cabello negro y la cara pintada, mostrando la lengua.

Las imágenes han caído como una bomba en la política canadiense, y el problema está lejos de resolverse. Trudeau constituyó su figura pública como la expresión más genuina del Canadá multicultural.

El hombre feminista, progresista y defensor de lo políticamente correcto. Por supuesto, no tiene sentido asociar Trudeau con políticas discriminatorias. Pero las imágenes están ahí.

Trudeau se disculpó con el país y dijo que no podía recordar exactamente cuántas veces se había pintado la cara de negro. No se puede saber cómo reaccionará el electorado canadiense a todo esto en las elecciones. Pero este no es el punto. Lo interesante es preguntar qué nos enseña este episodio sobre el mundo político y la democracia en estos días.

La primera lección me recuerda al profesor Anthony Appiah y su argumento sobre las revoluciones morales en nuestros días. Así como la esclavitud, en algún momento a principios del siglo XIX, en Inglaterra, y la práctica de los duelos, más tarde, se volvieron moralmente intolerables, también, a un ritmo posiblemente mucho más rápido, con el desenfreno racial. .

En solo una generación, desde la juventud de Trudeau hasta la madurez, la frontera entre los movimientos excusables e inaceptables. Trudeau dice que no sabía sobre el rasgo racista de la cara negra. Es posible. Como dijo João Pereira Coutinho, es razonable darle el beneficio de la duda.





La mayoría de la gente no hará eso. Coutinho es un intelectual liberal y tolerante. El mundo de hoy está poblado por pequeñas Torquemadas. Para la mayoría de ellos, el juicio de Trudeau ya está hecho.

Aquí hay un punto intrigante: ¿es razonable juzgar el pasado a partir de los estándares y la regla moral de la era actual? ¿Al juez Monteiro Lobato por su forma de tratar a la tía Nastasia? ¿O los Bumblers, por las bromas con Mussum? Sería necesario limpiar la cultura de toda esta impureza. ¿Prohibir su transmisión, eliminar de las bibliotecas, reescribir todo con las palabras correctas y hacerlo con cada nuevo ciclo moral?

Estas cuestiones han ganado escala en la democracia actual. La conexión digital nos hizo a todos de repente vivir juntos, y creó un universo algo aterrador de vigilancia colectiva. En parte, de esto se trata la corrección política: la lógica del gobierno democrático sobre la expresión individual. Sobre los usos del lenguaje, el humor, la forma en que te vistes. Cualquier cosa que se mueva puede dañar la sensibilidad de los demás y ganar dimensión pública.

El universo digital ha creado un problema más: un ecosistema en el que toda la información se almacena y nos persigue día tras día. Una gran máquina para no olvidar. Así es como regresa, elección tras elección, el discurso infeliz de Lula sobre Pelotas (RS) hace casi dos décadas, y los ejemplos podrían ser muchos. Con Trudeau no es diferente.

Antes de que alguien juzgue si esto es bueno o malo, digo que es solo la nueva normalidad de la democracia digital. Toneladas de información fuera de contexto, aciertos o errores, información irrelevante sobre cualquier tema.

Nietzsche definió el olvido como una condición para la renovación de la vida. La facultad que nos permite despejar el terreno y comenzar de nuevo. Nuestra democracia va en la dirección opuesta. Funciona como un enorme páramo donde no se tira nada, y cada paso adelante nos devuelve al pasado.

Confieso que no tengo solución para el caso Trudeau, pero me permito recordar una historia. Un día de julio de 2009, Henry Louis Gates, un profesor negro de Harvard, llegó a casa y se dio cuenta de que había olvidado sus llaves. Mientras entraba por su propia puerta para entrar, fue arrestado por el policía blanco James Crowley. El caso tenía connotaciones raciales obvias y ganó repercusión nacional.

Antes de que todo se convirtiera en un enfrentamiento retórico y legal, el presidente Obama recientemente juramentado invitó a Gates y Crowley a una cerveza amigable en los jardines de la Casa Blanca donde podían discutir el asunto y comprender lo que había sucedido. Para que ya no se convierta en un episodio trillado de la guerra racial estadounidense, sino en una oportunidad de aprender algo.

Y así fue como sucedió. El gesto de Obama es un punto suspendido en el vacío de un mundo que, si bien hace que todos vivan de repente e intensamente juntos, parece haber perdido el gusto por el diálogo y el aprendizaje.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *