Diario de confinamiento: & # 039; comer chocolates, pequeños & # 039;





Día # 20 – Barcelona – jueves 2 de abril. Escena: comiendo 79% más chocolates que la semana pasada y escribiendo una canción que llamé «Ambulance».





Faltan endorfinas entre la población española.

«Obvio», diría Trimagasi, el personaje icónico de El Hoyo (O Poço), una película que todavía resiste en el top 5 de Netflix en España, y cuyo eslogan se ha convertido en un meme generalizado aquí.

Llegué a esa conclusión mirando las estadísticas del carrito de compras del ciudadano durante la cuarentena.

Aquí, la búsqueda de papel higiénico, el producto estrella de los neoconfinados y otros artículos de cestas básicas como la pasta y el arroz ha caído. Por otro lado, la compra de artículos endorfinicos como papas fritas (87%), anchoas en conserva (cousa muy española, 60%) y, principalmente, el alcohol se ha disparado. El español promedio está comprando un 62.7% más de vino y casi un 78% más de cerveza en comparación con el principio de confinamiento en el hogar. Como dijo un representante de una tienda de vinos en línea al periódico El País, parece que es Navidad.

Cualquiera que viva en Barcelona o Madrid y que al menos simpatice con el mundo del indie-pop sabe lo que es un vermut electrónico o un «brunch en el parque» o «en la ciudad». Bueno Las fiestas al aire libre, que llegaron a 85 mil personas en las últimas ediciones entre la primavera y el verano, ya han sido transferidas a videollamadas. Todos estamos haciendo esto: veo el fenómeno en casa. «¿Te veremos a las 18h?». En la webcam colectiva. Con un vaso en la mano. Lo que da la ilusión de realidad virtual (VR) de reunión / fraternización / vida normal.

Ver la cara pixelada de los seres queridos no es suficiente. Fulani necesita beber vermut para relajarse («hacer vermut» aquí es casi el equivalente genérico de nuestro «tengamos algo»). Coma dulces, haga pasteles (la compra de harina aumentó en un 196% estratosférico, personas). Generar en.dor.fiiiiina.





Sí, la realidad es dramática. Afortunados de poder llenarnos la cara de chocolate mientras nos refugiamos en el calor de un hogar, tocamos un castillo de visiones mediadas por ojos mágicos. Las cámaras en las calles huelen donde nuestros ojos no alcanzan, alimentan artificialmente el corazón del ciudadano que amenaza con saltar, detenerse, tienen una cosita en el rincón oscuro de la habitación alada.

En Madrid, los entierros y las cremaciones se duplicaron durante el mismo período. Hay filas de ataúdes cerrados para despachar. Las reglas actuales permiten solo hasta tres personas por funeral. Las muertes por coronavirus inflaron las cifras de muertes totales de la ciudad en un 41%.

Hoy, además, el país ha batido un nuevo récord: 10.000 muertos. Esta fijación general con números redondos, con la superación de promedios, incluso si es negativa, es algo para estudiar. Digo yo. Un dia de esos. Tomo nota en mi extensa lista de verificación de cuarentena, justo después de «terminar ese curso» y «escribir un libro».

Desde el comienzo del encierro, solo hay (¡una eternidad, toda una vida!) 20 días, 834 mil personas perdieron sus empleos. O casi un millón en poco más de dos semanas. Una caída del 26% en comparación con el mismo período en 2019. Las excepciones son los sectores de la agricultura (aumento del 1,19%) y la salud (aumento del 0,73%).

Obvio

Los expertos ya están hablando de una «meseta» estabilizadora antes de que la curva de contagio comience a caer. Aunque el número absoluto de muertes hoy es el más alto registrado desde el comienzo de la crisis (950 en las últimas 24 horas, el segundo más dramático hasta ahora en el mundo), se cree en la tendencia a disminuir debido a la bola de números —Cuantos más casos detectados, más baja tiende a ser la muerte total. Hmm

Creo que necesito un vino.

«Ventanas en mi habitación,

De mi cuarto a uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién es

(Y si supieran quién es, ¿qué sabrían?)

Tarima para el misterio de una calle constantemente cruzada por personas,

Para una calle inaccesible a todos los pensamientos,

Real, imposiblemente real, cierto, desconocido cierto,

Con el misterio de las cosas debajo de las piedras y los seres,

Con la muerte poniendo humedad en las paredes y cabello blanco en los hombres,

Con Destiny conduciendo el carro de todo a lo largo del camino de la nada «.

(extracto de «Tabacaria», de Álvaro de Campos / Fernando Pessoa)

Aquí se pueden escuchar «Canciones para cuarentenas».


Lea la parte 1 del diario de contención de Barcelona: «No estamos de vacaciones, sino en estado de alarma»

Lea la parte 2 del diario de contención de Barcelona: ‘Prueba, solo para pacientes hospitalizados’

Lea la parte 3 del diario de contención de Barcelona: ‘La vida vista desde arriba’

Lea la parte 4 del diario de contención de Barcelona: ‘Panelaço contra el rey’

Lea la parte 5 del diario de contención de Barcelona: ‘El peligro vive en casa’

Lea la parte 6 del diario de contención de Barcelona: ‘Solidaridad en tiempos de virus’

Lea la parte 7 del diario de contención de Barcelona: ‘El lado utópico de la crisis’

Lea la parte 8 del diario de contención de Barcelona: ‘La canción de las aves urbanas’

Lea la parte 9 del diario de contención de Barcelona: ‘Los de abajo no tienen un banquete’

Lea la parte 10 del diario de contención de Barcelona: ‘Esta desprotección cobrará la factura’

Lea la parte 11 del diario de contención de Barcelona: ‘Si no estamos en la cima, estamos muy cerca’

Lea la parte 12 del diario de contención de Barcelona: ‘La tensión crece en diferentes sectores’

Lea la parte 13 del diario de contención de Barcelona: ‘Solo el tratamiento ahora es disciplina’

Lea la parte 14 del diario de contención de Barcelona: ‘Los domingos son como los lunes y los lunes son como los domingos’

Lea la parte 15 del diario de contención de Barcelona: ‘Cada incursión en el extranjero es una operación de guerra’

Lea la parte 16 del diario de contención de Barcelona: ‘Los observadores de la ley comienzan a proliferar entre los ciudadanos’

Lea la parte 17 del diario de contención de Barcelona: ‘Ha estado lloviendo mucho estos días en Barcelona’

Lea la parte 18 del diario de contención de Barcelona: ‘La vida registra una sucesión de registros negativos’

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *