Trump debería ser bloqueado por la Corte Suprema incluso si trae turbas a las calles, dice profesor de Yale





Si la Corte Suprema es fiel a la Constitución estadounidense, debe excluir a Donald Trump de las primarias. Incluso si eso significa sacar de la carrera a su líder absoluto. Incluso si eso trae a una turba extremista a las calles.





Esta es la opinión de Bruce Ackerman, profesor de Yale y referente internacional en derecho constitucional. Presentó, junto a otros académicos, una de las declaraciones ante el Tribunal Supremo (llamada amicus) en el recurso contra la retirada del republicano de las papeletas en Colorado.

Los jueces conocerán este jueves (8) el caso, el más espinoso políticamente desde la elección de George W. Bush en 2000. No hay fecha para la decisión, pero, con las primarias en marcha, la expectativa es un resultado rápido.

«Si se produce una insurrección en el centro del país en un intento de rebelarse contra el presidente legalmente elegido de Estados Unidos, eso de hecho te descalifica», dice Ackerman, defendiendo su interpretación de la Sección 3 de la 14ª Enmienda.

El texto, adoptado en 1868, impide a quienes participan en una insurrección ocupar cargos públicos y había estado prácticamente olvidado durante décadas. El profesor de Yale fue uno de los primeros en defender su aplicación ante Trump, diciendo que su papel en el asalto al Capitolio constituye un motín.

El argumento sirvió de base para demandas presentadas en más de 30 estados pidiendo que el republicano fuera eliminado de las elecciones primarias del partido. Hasta ahora, la estrategia ha tenido éxito en dos: Colorado y Maine.

La defensa del empresario, calificándolo de «presunto candidato» al puesto republicano en la carrera presidencial, afirma que sacarlo de las primarias sería antidemocrático, comparando la situación con la de Venezuela, y que eso causaría «caos y confusión».





Trump ganó cómodamente las dos elecciones celebradas hasta el momento, y su única oponente restante, Nikki Haley, perdió este martes ante la opción «ninguno de los candidatos» en una votación sin el nombre del empresario.

Muchos analistas dicen que, dadas las implicaciones políticas tectónicas del retiro del expresidente de las primarias, es posible que la Corte Suprema eluda el análisis de fondo y revoque la decisión de Colorado basándose en un tecnicismo legal.

A favor de esta apuesta juega el hecho de que la mayoría del Tribunal es conservadora y 3 de los 9 jueces fueron nombrados por Trump. Ackerman, sin embargo, sostiene que es precisamente el impacto político de la decisión lo que debería llevar a los jueces a bloquear al empresario.

«El Tribunal Supremo es hoy la única institución con credibilidad entre la derecha. Por supuesto, hay algunos extremistas, tal vez entre el 5% y el 10% de la población, que dirán que los jueces recibieron un soborno o algo así», afirma. , minimizando el impacto de una prohibición de Trump entre su base. «Habrá turbas en las calles, sí, pero estarán controladas y en noviembre tendremos orden».

«La decisión alejará a un tercio de los republicanos, o un tercio de la población. Sí, eso es un problema. Pero permitirá que el 40% [o percentual dos independentes] decidir entre un conservador serio y un demócrata serio», añade.

En opinión de Ackerman, la decisión podría incluso mejorar la opinión de la población general sobre el Tribunal Supremo, que nunca ha estado en un nivel tan negativo como hoy, especialmente después de dar marcha atrás en el reconocimiento del aborto como un derecho constitucional, en 2022.

El profesor de Yale también recuerda que la 14ª Enmienda establece que el Congreso puede revertir la prohibición de un candidato si obtiene el apoyo de dos tercios de cada Cámara, es decir, en teoría todavía habría una salida política para Trump.

Además de inhabilitar al empresario, el jurista afirma que los jueces deberían suspender el calendario de primarias por dos meses y permitir que más precandidatos republicanos entren en la disputa, para no favorecer al único que queda.

También especula que, en esta reorganización de las elecciones, es posible que el cálculo cambie también en el lado demócrata: Joe Biden ya ha declarado que se presenta sólo porque está Trump en el otro lado. Cambiar de candidato en ambos partidos es el mejor escenario, afirma el jurista.

«Si la Corte Suprema respalda a Trump, alienará profundamente al centro y a la izquierda. Si lo descalifica, alienará profundamente a los rabiosos partidarios de Trump. Pero la mayoría de la gente dirá 'gracias a Dios'». Encuesta tras encuesta muestra que si las elecciones Si Trump se opone a Biden, la gente se lamentará: 'ya hemos pasado por esto'».

Lo que dice la Sección 3 de la 14ª Enmienda de la Constitución

La sección prohíbe a cualquier persona que ya haya sido miembro de la Legislatura (federal y estatal) y del servicio público (federal y estatal) convertirse en «senador o representante en el Congreso, elector de presidente y vicepresidente, o ocupar cualquier cargo, civil o militar». , bajo Estados Unidos o bajo cualquier estado» si han participado en «insurrección o rebelión» contra la Constitución estadounidense, lo que incluye brindar ayuda o apoyo «a sus enemigos».

Hay una advertencia: la limitación puede eliminarse para un individuo si dos tercios del Senado y la Cámara votan a favor.

La sección fue adoptada en 1868, con el objetivo de impedir que los confederados (como se llama a quienes lucharon por la secesión de los estados del sur) ocuparan cargos públicos tras su derrota en la Guerra Civil estadounidense.



Ninguna persona podrá ser senador o representante en el Congreso, elector de Presidente y Vicepresidente, ni ocupar ningún cargo, civil o militar, bajo los Estados Unidos o bajo cualquier estado, que, habiendo prestado previamente juramento como miembro del Congreso , o como funcionario de los Estados Unidos, o como miembro de cualquier legislatura estatal, o como funcionario ejecutivo o judicial de cualquier Estado, para apoyar la Constitución de los Estados Unidos, ha participado en una insurrección o rebelión contra la misma, o ha prestado ayuda o apoyo a sus enemigos. Pero el Congreso puede, mediante el voto de dos tercios de cada Cámara, eliminar dicha discapacidad.

Los problemas de aplicar la 14ª Enmienda a Trump

El texto, considerado vago, responde al contexto de la época, y su interpretación hoy es motivo de desacuerdo entre los juristas. Un problema básico es que la redacción no enumera explícitamente el cargo de presidente.

Como Trump nunca ha sido miembro de la Legislatura, la única manera de catalogarlo como alguien que previamente ha jurado defender la Constitución es si se entiende al presidente como un servidor público. El juez de primera instancia que denegó la solicitud de inhabilitación del republicano en Colorado, por ejemplo, entendió que eso no es cierto.

Según un informe realizado el año pasado por la Oficina de Investigación del Congreso, la cuestión incluso pasó por la mente de los diputados cuando discutieron la redacción del artículo 3.

Durante el debate, un senador cuestionó por qué los cargos de presidente y vicepresidente habían sido excluidos del texto, lo que abriría el camino a que un ex confederado los ocupe. Otro senador respondió que esta omisión era irrelevante porque estos puestos estaban cubiertos por la frase «cualquier puesto, civil o militar, bajo los Estados Unidos».

El problema es que esta parte no aparece cuando se enumeran los cargos que anteriormente ocupaba un insurrecto, una de las condiciones para que se active la prohibición.

El segundo gran problema de la Sección 3 es que no define qué es una insurrección, lo que deja lugar a dudas sobre si la invasión del Capitolio puede clasificarse como tal. La opinión del Congreso de 2022 cita otros instrumentos legales, como la Ley de Insurrección de 1807, que ayudan a definir el entendimiento, indicando que el 6 de enero se aprueba esta regla.

Finalmente, la tercera cuestión es si Trump participó en la insurrección o apoyó a los insurrectos. La respuesta podría ser más fácil si hubiera sido condenado por insurrección o al menos acusado del delito, como recomendó el Comité de la Cámara que lo investigó. Pero la sugerencia no fue aceptada por el Departamento de Justicia cuando presentó una denuncia formal contra el expresidente.

No era necesaria una condena judicial para que se aplicara la Sección 3 a los exconfederados, por lo que, formalmente, Trump podría ser clasificado incluso sin una sentencia al respecto. Sin embargo, esto implica que la decisión sobre la implicación del expresidente en la insurrección recaerá en los tribunales.

Cómo funciona el análisis de la Corte Suprema de Estados Unidos

Los problemas con la Sección 3 de la 14ª Enmienda explican las decisiones divergentes de los tribunales estatales y la certeza de que el asunto eventualmente terminaría en la Corte Suprema. La acción de Colorado fue solo la primera en llegar, después de que la defensa de Trump y el Partido Republicano del estado presentaran una apelación, llamada petición «certiorari» en la jerga legal estadounidense.

Se dio a las partes un plazo para presentar un resumen escrito del caso. Varias entidades y personas interesadas en el tema también presentaron declaraciones ante la Corte, los llamados «amicus curiae».

En la audiencia de este jueves (8), cada parte estará representada por sus abogados, quienes presentarán argumentos orales ante los jueces. La sesión es pública y relativamente rápida: la dinámica pospandemia es que cada partido tiene sólo dos minutos para presentar su discurso de apertura, seguido de un bloque de preguntas y respuestas de una hora (30 minutos para cada lado).

Al final, cada uno de los nueve jueces tiene la oportunidad de hacer una última pregunta. Las decisiones se toman en reuniones cerradas que se celebran, generalmente, los miércoles y viernes.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *