Una gran tarea para los cortometrajes: cómo los festivales se están adaptando a un panorama cambiante para los espectadores





Cómo están cambiando los cortometrajes





Ninguna historia en el mundo del contenido de formato breve atrajo tanta atenci√≥n (y burla) como el asombroso colapso de la plataforma de video m√≥vil de Quibi, Jeffrey Katzenberg y Meg Whitman dedicada exclusivamente a los ¬ębreves¬Ľ de contenido. Sin embargo, no escriba el epitafio de los cortos basados ‚Äč‚Äč√ļnicamente en la desaparici√≥n de Quibi. A medida que los tel√©fonos inteligentes y las velocidades de Internet se han adaptado mejor a una web basada en videos, el ecosistema para exhibir y disfrutar cortometrajes se ha vuelto m√°s expansivo y emocionante.

Durante la √ļltima d√©cada, ha habido una especie de renacimiento de la distribuci√≥n de cortometrajes en l√≠nea. Las comunidades surgieron alrededor de secciones curatoriales como las selecciones del personal de Vimeo y Breve de la semana. Los canales dedicados para cortometrajes como Field of Vision, Newness y Omeleto han acumulado un gran n√ļmero de seguidores y acumulado un gran n√ļmero de reproducciones de sus videos. Equipos period√≠sticos masivos como Los New York Times y El neoyorquino invirti√≥ fuertemente en cortometrajes, particularmente documentales, como parte de sus ejes m√°s all√° de la palabra escrita. Los streamers con muchas funciones como Criterion Channel y Mubi tambi√©n empujan a sus espectadores hacia los cortos; incluso Netflix, que vio las categor√≠as de cortometrajes como un camino f√°cil hacia la gloria del Oscar, se ha incorporado al juego de manera importante.

La apuesta que hizo Quibi fue que las personas se sent√≠an tan abrumadas por este nuevo entorno de medios que acud√≠an en masa a un servicio que les promet√≠a menos: videos m√°s cortos, informaci√≥n m√°s r√°pida y narraciones m√°s precisas. Pero la verdad es lo contrario. El boom del cortometraje de los √ļltimos a√Īos demuestra que la gente quiere m√°s contenido, mayor inversi√≥n y diversidad de experiencias.

El mayor nivelador que es el COVID-19 oblig√≥ a los festivales de cine, uno de los pocos espacios f√≠sicos que regularmente albergan proyecciones de cortometrajes, a competir en este c√©sped digital mientras las reuniones en persona se volvieron imposibles. Habl√© con programadores de todo Estados Unidos en festivales de todos los tama√Īos para saber c√≥mo sus trabajos y misiones se han visto afectados tanto por la pandemia como por las fuerzas de larga gestaci√≥n dentro del medio. Lo que cambi√≥, o no lo hizo, puede indicar el camino hacia el aspecto que tendr√° el panorama h√≠brido emergente una vez que el virus muera.

¬ŅA d√≥nde va el programa de cortometrajes comisariados?

Antes de la llegada de estas nuevas plataformas de visualizaci√≥n, sus opciones para ver cortometrajes se limitaban en gran medida a festivales de cine, galer√≠as, museos, aulas y quiz√°s programas para nominados al Oscar o selecciones de Sundance … si su teatro de autor local ten√≠a espacio para mostrarlo. Si su mecanismo preferido de entrega de cortometrajes vuelve a la vida una vez que se distribuye la vacuna, no culpe a la explosi√≥n de los m√©todos de visualizaci√≥n. ¬ęNo puedo pensar en nada negativo en tener cortometrajes m√°s disponibles para la gente¬Ľ, dijo Tyler Wilson, programador de cortometrajes en el Festival de Cine de Nueva York (NYFF). ¬ęSimplemente les da a los espectadores la oportunidad de mantenerse informados sobre cualquier tipo de realizaci√≥n de pel√≠culas¬Ľ.





Sin embargo, la visualizaci√≥n de cortos en l√≠nea tiende a ser un asunto de una sola porci√≥n. A diferencia de ir a un festival de cine, donde la gente va a ver la pantalones cortos, los consumidores online tienden a mirar los pantalones cortos. ‚ÄúEs una forma realmente diferente de participar‚ÄĚ, se√Īal√≥ Aily Nash, otra programadora de cortos de NYFF. Algo as√≠ como un bolet√≠n informativo por correo electr√≥nico a la mitad del d√≠a le pide al espectador de cortos en l√≠nea que comience a mirar, y se le da una amplia libertad para verlos en un momento de su propia discreci√≥n.

El modo dominante de exhibici√≥n teatral de los cortometrajes es el ¬ęprograma¬Ľ, un bloque de cortometrajes que generalmente se curan en torno a un tema com√ļn o atributo compartido. Este formato se debe en gran parte a la practicidad. Despu√©s de todo, como dijo Nash, ¬ęsi vas a un festival de cine, no vas a conseguir un boleto e ir hasta la parte alta de la ciudad para ver una pel√≠cula de diez minutos. Querr√°s sentarte y ver al menos una hora de un programa ¬ę. Aunque es un modo econ√≥mico de contar historias, las crueles realidades de la econom√≠a de la atenci√≥n han dictado su principal formato de programaci√≥n p√ļblica durante a√Īos.

Sin embargo, como saben los asistentes habituales al festival, la crueldad de la simultaneidad puede ser un obst√°culo para aquellos que intentan hacer tiempo para los cortos en un brutal calendario de festivales. Si se le da la opci√≥n durante la misma ventana, ¬Ņse arriesga en un bloque de cortometrajes donde solo uno o dos en el programa parecen realmente llamar su atenci√≥n … o simplemente opta por la funci√≥n que parece prometedora en su totalidad? Algunos programadores, como Ritesh Mehta del Festival de Cine Indio de Los √Āngeles (IFFLA), ven el desaf√≠o como una oportunidad para hacer que los cortos destaquen entre la competencia. ¬ę[It] me hace a√ļn m√°s decidido a asegurarme de escribir las mejores frases y eslogan posibles en el programa, y ‚Äč‚Äčproponer temas realmente inusuales, como formas de retener la atenci√≥n de la audiencia, por as√≠ decirlo ‚ÄĚ, escribi√≥ en un correo electr√≥nico.

Pero sin los cines f√≠sicos para proyectar cortos en 2020, los programadores ten√≠an una opci√≥n. Con el p√ļblico liberado de las estrictas limitaciones de tiempo de la programaci√≥n del lugar, ¬Ņel programa de cortometrajes seleccionados todav√≠a tiene un lugar en un festival solo digital? Para aquellos con los que habl√©, la respuesta fue un rotundo s√≠. Como dijo Eric Moore, programador de cortometrajes de AFI, ¬ęla gente participa en festivales porque est√° interesada en las pel√≠culas que selecciona, lo que dice algo sobre el valor de la curadur√≠a¬Ľ. Sin embargo, diferentes programadores y festivales lo abordaron desde distintos √°ngulos.

Dado el cambio de guardia en NYFF en 2020 que ya estaba en marcha antes de la pandemia, como inform√© a principios de este oto√Īo, todo tipo de cambios fueron un juego limpio este a√Īo. Con la organizaci√≥n ya en una mentalidad para mirar sus ofertas con ojos nuevos, Nash confirm√≥ que discutieron mostrar cortometrajes individualmente cuando sab√≠an que la mayor parte del festival se realizar√≠a en l√≠nea. ¬ęTerminamos eligiendo seguir haciendo los programas porque sentimos que hay algo en poner pel√≠culas en conversaci√≥n¬Ľ, explic√≥ Nash. ‚ÄúAyudan a crear un contexto en torno a estas obras individuales al unirlas‚ÄĚ.

Aunque tal vez un programador se enoje con la descripci√≥n, la curadur√≠a del bloque de cortos los eleva a una posici√≥n no muy diferente a la de un cineasta. Pueden guiar el estado de √°nimo, el ritmo y el ritmo colocando los cortos en relaci√≥n entre s√≠ dentro del festival, as√≠ como en un programa individual. Es lo m√°s parecido que tienen los medios visuales a un mixtape o una lista de reproducci√≥n. ¬ęUna buena cantidad de deliberaci√≥n sobre la programaci√≥n en el tramo final se dirige a descubrir la mejor permutaci√≥n de cortos dentro de un programa¬Ľ, describi√≥ Mehta, ¬ęc√≥mo agregar una comedia de limpieza de paleta de cinco minutos despu√©s de un drama oscuro e inquietante de 27 minutos, y similares. ¬ę

Otros festivales, por otro lado, estaban dispuestos a utilizar el espacio digital para otorgar a sus asistentes un poco m√°s de libertad sobre c√≥mo eligieron experimentar los cortos. Brigid Wheeler de IndieMemphis cre√≥ un programa como cualquier otro, pero el hogar digital del festival, Eventive, permiti√≥ ver los cortos a la carta. ¬ęUna vez que el espectador est√° en el ‘paquete’ del bloque de cortos, tiene la libertad de elegir qu√© pel√≠culas ver y en qu√© orden¬Ľ, explic√≥. ‚ÄúObviamente, nos aseguraremos de que cada bloque se presente en un orden particular con la esperanza de que sugiera al espectador que los vea de la forma en que nos sentimos como programadores. [said] deber√≠an ser vigilados ¬ę.

¬ęTrato de no permitir que estas ‘otras formas’ de consumo que no est√°n espec√≠ficamente relacionadas con el festival cambien la forma en que elijo mostrar los cortometrajes¬Ľ, admiti√≥ Wheeler. No obstante, IndieMemphis encontr√≥ una manera de abarcar ambos mundos de manera efectiva, aportando esa experiencia curatorial que los asistentes al festival esperan y al mismo tiempo adaptarse a los h√°bitos de visualizaci√≥n digital.

Sin ¬ęgraduaci√≥n¬Ľ de los pantalones cortos

Hay, por supuesto, una excepci√≥n a la insistencia de NYFF en mantener los programas de cortometrajes: Pedro Almod√≥var La voz humana, una adaptaci√≥n de 30 minutos de una obra de Jean Cocteau protagonizada por Tilda Swinton. Nash mencion√≥ que t√©cnicamente el corto se encontraba bajo los auspicios de la secci√≥n ¬ęSpotlight¬Ľ del festival, una barra lateral para eventos de gala y adelantos nuevos para la edici√≥n 2020. Este irresistible encuentro de talentos tambi√©n llam√≥ la atenci√≥n del distribuidor Sony Pictures Classics, quien adquiri√≥ La voz humana para su distribuci√≥n en 2021, su primer lanzamiento sin largometraje desde que incursion√≥ en IMAX 3D en la d√©cada de 1990.

C√≥mo exactamente Sony Classics pretende implementarlo sigue siendo un signo de interrogaci√≥n; el estudio se neg√≥ a ofrecer m√°s detalles sobre el estreno en cines cuando me acerqu√© para hacer comentarios. No obstante, es sin duda un signo de exclamaci√≥n en un momento emocionante para que los cortometrajes tengan un distribuidor independiente poderoso que ponga su m√ļsculo de distribuci√≥n detr√°s de una pel√≠cula de 30 minutos. Almod√≥var estuvo lejos de ser el √ļnico director de renombre con un cortometraje en NYFF en 2020; Los fan√°ticos del cine mundial podr√≠an haber reconocido a pesos pesados ‚Äč‚Äčcomo Jafar Panahi, Sergei Losnitza y Guy Maddin acurrucados dentro de un bloque de cortometrajes en el festival.

¬ęNo s√© si este fue un a√Īo especialmente √ļnico en el que quiz√°s los cineastas [‚Ķ] sent√≠ la necesidad de hacer una pel√≠cula de alg√ļn tipo ahora mismo ‚ÄĚ, respondi√≥ Wilson cuando les pregunt√© a los programadores de cortos de NYFF si pensaban que podr√≠a haber un‚Äú momento ‚ÄĚsucediendo dentro del formulario, atribuible al aumento de nuevas oportunidades de visualizaci√≥n o no. ‚ÄúEstoy seguro de que hay muchos artistas inquietos‚ÄĚ, postul√≥, y Almod√≥var ciertamente est√° entre ellos – dirigi√≥ La voz humana en julio de 2020 bajo estrictos protocolos de producci√≥n de COVID.

Wilson pareci√≥ atribuir el alto volumen de artistas consagrados que traen cortometrajes a NYFF como una coincidencia fortuita de tiempo, y uno impulsado por las caracter√≠sticas perdurables del medio en lugar de los avances en la exhibici√≥n. En la actualidad, prevalece la noci√≥n de que los cortometrajes son como un patio de recreo para cineastas j√≥venes y luchadores. Muchos de los pantalones cortos con mayor visibilidad est√°n hechos como prueba de concepto para una funci√≥n completa; piense en Damien Chazelle, quien pas√≥ del programa de cortometrajes de Sundance a convertirse en la persona m√°s joven en ganar el Oscar a Mejor Director en cuatro a√Īos.

La audiencia que tradicionalmente se ha presentado para ver cortos en festivales presenciales apoya esta opini√≥n. Una constante que escuch√© en todas mis entrevistas con programadores es que hay un componente confiable de la multitud: los estudiantes. ¬ęDefinitivamente he notado que hay m√°s audiencias m√°s j√≥venes que asisten a cortometrajes¬Ľ, observ√≥ Wilson. ¬ęQuiz√°s ellos [‚Ķ] solo estamos tratando de ver cu√°l es el panorama de los cortometrajes en un a√Īo determinado para ver qu√© est√°n haciendo los artistas y c√≥mo responde el p√ļblico a ese trabajo ¬ę.

Pero eche un vistazo al interior de cualquier programa de cortometrajes en un festival y encontrar√° que, dentro del medio, no es solo un vistazo al futuro. Los cortometrajes tambi√©n son el presente. ‚ÄúEn general, no creo que el cortometraje sea algo de lo que los cineastas deban graduarse o utilizar como trampol√≠n hacia la realizaci√≥n de largometrajes‚ÄĚ, opin√≥ Wilson. ‚ÄúRealmente creo que tiene su propia forma. Creo que la raz√≥n por la que tantos cineastas consagrados vuelven a ella [is that] tienden a ser los cineastas que todav√≠a est√°n dispuestos a correr riesgos en su realizaci√≥n cinematogr√°fica. No se est√°n decidiendo necesariamente por un perfil o estilo en particular. Creo que es una oportunidad para alejarse de las demandas comerciales que suelen requerir los largometrajes ¬ę.

‚ÄúVemos que muchos cineastas que han hecho largometrajes tambi√©n volvieron a hacer cortos‚ÄĚ, coincidi√≥ Nash. ¬ęNo creo que sea una direcci√≥n unidireccional en la que se pasa de hacer pantalones cortos a funciones [‚Ķ] Creo que les permite a los cineastas seguir reinventando su pr√°ctica y hacer cosas que no pueden hacer en los largometrajes ¬ę. En un momento en el que la expansi√≥n de la miniserie y el formato de serie limitada parece estar empujando a los artistas a crear obras m√°s largas y extensas, es alentador ver que hay una contracorriente que empuja a algunos artistas intr√©pidos en la direcci√≥n opuesta. Si esto aumenta la demanda de ver cortometrajes individuales por su cuenta, podr√≠a cambiar a√ļn m√°s la programaci√≥n del festival, especialmente si la recesi√≥n persiste y la financiaci√≥n de largometrajes se vuelve a√ļn m√°s tensa.

La necesidad de concisi√≥n y de dar a cada momento un impacto magnificado ha creado muchas obras inspiradas a lo largo de los a√Īos. Aunque no niega el da√Īo innecesario infligido este a√Īo, un regalo inesperado de 2020 en todos los √°mbitos ha sido ayudarnos a ver lo bueno que ya est√° ante nuestros ojos pero ante nuestras narices, y garantizar que tengamos la infraestructura adecuada para apreciarlo. . ¬ęCreo que ser√≠a realmente agradable, si es posible¬Ľ, sugiri√≥ Nash, ¬ęmostrar algunos cortos en l√≠nea o de una manera que puedan acceder a ellos personas de todo el pa√≠s que no pueden asistir en persona. O de alguna manera retener algunas de las cosas positivas que se han obtenido al hacerlo virtualmente ¬ę.

Si bien nada reemplaza ese sentimiento de una experiencia cinematogr√°fica comunitaria, tal vez un legado duradero de este a√Īo en el mundo de los festivales de cine sea alinearlos m√°s con la tendencia hacia la accesibilidad en la visualizaci√≥n. (Quiz√°s Sony Classics pueda encontrar una manera de reinventar la rueda con el lanzamiento de La voz humana en 2021, que sin duda ser√≠a algo que esperar.) Simplemente no hay raz√≥n para mantener los pantalones cortos enclaustrados lejos de las personas que claman por verlos sin un modelo de exhibici√≥n teatral m√°s robusto.

¬ęPero no lo sabremos hasta el pr√≥ximo a√Īo¬Ľ, concluy√≥ Nash sobre la persistencia de los programas de cortos virtuales.

Publicaciones interesantes de la Web:

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *