Zooterapia: el papel de los animales en los tratamientos de salud





Fue la abuela de Benjamín quien animó a los padres del niño a buscar información sobre el desorden del espectro autista. Reconoció gestos en su nieto que vio en el hijo de una amiga, que ya tenía el diagnóstico.





Después de pasar por diferentes médicos y encontrar apoyo en otras familias que habían pasado por una situación similar, los padres, Luiz Felipe y Aline Lummertz, de Porto Alegre, tuvieron la confirmación: Benjamin, a los 3 años, sí estaba en el espectro.

Consultando a especialistas y leyendo mucho al respecto, la familia fue en busca de tratamientos y recursos para estimular el desarrollo del pequeño.

Las sesiones de terapia ocupacional y logopedia y psicología comenzaron a ser parte de la rutina. Pero no solo. Fue con terapeutas menos convencionales, ¡y de cuatro patas! – que Benjamin encaja mejor. ¿Con quien? Los caballos.

“Tiene mucha conexión con el animales. Con los perros, se sienta, mira, acerca la nariz al hocico y empieza a repetir los movimientos”, cuenta su padre, el empleado del banco Luiz Felipe.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
Telegrama

Sin embargo, la conexión más inmediata se produjo con los equinos. Siempre acompañado de profesionales que se preocupan por el bienestar tanto del animal como del paciente, Benjamín estableció un vínculo desde las primeras lecciones de equitación. “Pensamos que se iba a alejar del caballo, pero se levantó y nos saludó”, ríe su padre.





El contacto con el animal proporciona un momento único de relajación e interacción para el niño de Porto Alegre. “Como padres, terminamos queriendo que todo lo que hace sea algo funcional, pero descubrimos que no tiene por qué ser así. Cuando se acerca al caballo, todo sucede con más naturalidad”, evalúa Luiz.

más allá de estímulos motores y mejora del equilibrioel vínculo con los caballos animó a Benjamín a comunicarse y socializar con otras personas.

“Al principio no decía mucho, pero empezó a hablar de los caballos, recordando sus nombres”, cuenta su padre. “Hoy será con Atlas”, dice el chico, emocionado antes de la sesión, recordando el nombre de uno de los caballos de terapia.

Los caballos y los perros están a la vanguardia de la terapia asistida por animales, también conocida como zooterapia.

Pero otras especies también pueden ser entrenadas y convocadas para este aspecto que ha ganado adeptos, proyectos y estudios en los últimos años.

Más que la estrecha interacción con los animales, el enfoque terapéutico recluta a los animales como aliados en la superación de síntomas, secuelas y enfermedades con repercusión física o psíquica – y cualquier grupo de edad.

Los efectos de la hipoterapialustración Catarina bessel @catarinabessell/SAÚDE é Vital

A pesar de ser una metodología que volvió a estar en el punto de mira hace algunas décadas, el uso de animales como coadyuvantes en tratamientos de salud
tiene ascendencia milenaria. Hipócrates, el padre de la medicina occidental, ya recurría a una práctica similar a la hipoterapia en la antigua Grecia.

El desarrollo de la técnica en su versión moderna comenzó en Estados Unidos en la década de 1970, cuando se creó un protocolo oficial. En Brasil, el Consejo Federal de Medicina (CFM) reconoce la equinoterapia desde 1997.

Los animales como los caballos brindan apoyo en el frente físico y psicológico. Hoy se convierten en acompañantes y coterapeutas de personas con autismo, depresión, trauma, parálisis, secuelas de accidentes cerebrovasculares... Dan un gran estímulo al cerebro humano.

“El caballo hace un movimiento de vaivén que no solo mejora el equilibrio y el tono muscular del paciente, sino que también favorece la formación de sinapsis, las conexiones entre las neuronas”, explica Paulo Cezar de Mello, profesor de educación física de la Universidad de Fondo Passo (RS) y coordinador del proyecto de extensión de equinoterapia de la institución.

Creado en 2003, el proyecto Rio Grande do Sul atiende a niños diagnosticados con trastorno del espectro autista y parálisis cerebral. Además de montar a caballo, los jóvenes pacientes trabajan en “islas” de desarrollo, guiados por estudiantes de diferentes cursos de la universidad.

“Tenemos la isla de psicomotricidad, donde participan de juegos de pelota; la isla de logopedia, donde practican el habla. No se trata solo de poner a los niños encima del caballo. Tiene todo un trabajo pedagógico”, describe Mello.

+ Lea también: ¿Cuáles son los principales tipos de psicoterapia?

El cuidado interdisciplinario mediado por humanos es un concepto importante en la terapia asistida por animales. Un ejemplo de esto se puede ver en el tratamiento de personas que han sufrido traumas o abusos.

“Muchas veces son niños que han tenido malas experiencias con otro ser humano y les cuesta abrirse a un psicólogo o psiquiatra. Los animales pueden desempeñar el papel de ‘disolver’ este trauma en un principio, permitiendo la intervención con otros terapeutas después», ilustra la veterinaria Daniela Gurgel, fundadora de la ONG Natureza Conecta, en Itu (SP), que atiende a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

En la entidad, 45 animales —perros, caballos, cabras, cerdos, patos y hasta gallinas— hacen parte de la socialización y ayudan en el servicio. “Lo importante es que es un animales tranquiloscapaz de entender que una caricia o un movimiento brusco no es una amenaza, para no tener una reacción de ataque o miedo”, aclara Daniela.

Continúa después de la publicidad

Los beneficios de la cinoterapialustración Catarina bessel @catarinabessell/SAÚDE é Vital

Si el primer atributo para colocar un animal en el equipo de zooterapia es que esté acostumbrado a la interacción humana, es difícil encontrar a alguien más calificado que el perros.

Puede que no sea muy ético que su analista sea su amigo, pero la excepción a este límite parece ser la cinoterapia, como se llama la intervención que involucra a los perros. Conocidos popularmente como los “mejores amigos” de nuestra especie, la relación entre ellos y nosotros se remonta a más de 10.000 años.

“El perro está demasiado domesticado para ser nuestro. compañero incondicional”, dice Silvana Prado, presidenta de la ONG Patas Therapeutas, en São Paulo. La organización promueve visitas e intervenciones con perros y otros animales en hospitales, residencias de ancianos y centros de acogida para niños.

La presencia de animales favorece la socialización y la autoestima, además de funcionar como una especie de “rescate” del mundo exterior para quienes se encuentran hospitalizados, reduciendo el estrés que puede dificultar la recuperación.

“Trabajamos con hospitales infantiles y solemos recibir feedback de que, el día de la visita, los niños toman aún menos analgésicos”, informa Silvana.

La terapia con animales aún no tiene reglamentaciones para ingresar al SUS, aunque un proyecto de ley sobre el tema está pendiente en Brasilia desde 2012.

Hoy el acceso es a través de ONG y centros privados, y las reglas varían según la ciudad, establecimiento u hospital apto para recibir a los animales. Y mira, los beneficios de convivir con otras especies no se restringen al área de la salud.

+ Lea también: Una nueva forma de tratar enfermedades graves: llegan las terapias de ARN

Entornos relacionados con la enseñanza puede aprovecharlo. En un experimento de Mars Petcare realizado durante la pandemia, el 79 % de los maestros sintieron que sus alumnos estaban menos estresados ​​en el aula virtual cuando estaban cerca de una mascota.

Ahora bien, a los expertos les gusta señalar: ya sea con fines educativos o con fines terapéuticos, el animal es un agente más en el cuidado. “El perro no es medicina”destaca Hélio Rovay, cinotécnico y presidente de la ONG Medicão, en São Paulo.

“Su función es ayudar a estabilizar al paciente para que el medicamento y todo el tratamiento funcionen con mayor eficacia”, señala. Y eso no es poca cosa en rehabilitación, ni mucho menos, como demuestra una de las perras de Medicão.

La “perra terapeuta” Hanna fue pieza clave en la historia del pequeño Pedro Henrique, en ese momento de 5 años y recuperándose de un accidente que le perforó varios órganos.

Hizo que el niño volviera a ponerse de pie para levantarse de la cama y completar sus sesiones de fisioterapia. “Fue como un pase mágico”, comparó la madre del niño a la prensa.

Con razón, Hanna fue homenajeada por el Ayuntamiento de Campinas (SP) por su trabajo.

El concepto de zooterapia

Que la interacción con los animales se enmarque como un terapia asistida por animales (TAA)siempre debe estar acompañado por un profesional de la salud — médico, fisioterapeuta, psicólogo, terapeuta ocupacional, etc.

Cuando no existe tal dirección y trabajo conjunto, sólo un contacto más cercano con perros o caballos, hablamos de actividad asistida por animales (AAA) – y ya puede promover beneficios, como una mejor socialización y ansiedad.

No hay restricción de especie para la terapia, pero el animal necesita ser cuidado y entrenado para aceptar las circunstancias imprevistas de la interacción humana (como un tirón en la cola, por ejemplo) sin reaccionar violentamente.

+ Lea también: Fisioterapia inteligente para personas con dolor crónico

Tener una mascota ya es bueno

Decenas de investigaciones señalan ventajas de la convivencia diaria

  • Alergia
    Tener contacto con animales desde edades tempranas hace que el sistema inmunológico esté más preparado y menos ultrasensible y propenso a desencadenar reacciones alérgicas en el futuro.
  • Estilo de vida sedentario
    Sacar a pasear a tu mascota cuenta como actividad física. Un estudio británico calculó que tienes hasta cuatro veces más probabilidades de caminar 150 minutos a la semana si tienes un perro.
  • estado de ánimo y estado de ánimo
    La asociación se asocia con menos síntomas de ansiedad y depresión, ya que tiende a ocurrir una mayor producción de serotonina y otras moléculas buenas para el estado de ánimo.
  • Estrés
    Además de conjurar la soledad, las mascotas tendrían un “efecto calmante”. La investigación estima niveles de estrés más bajos en su empresa que
    que con otros seres humanos.

+ Lea también: No demasiado poco: el papel de la vitamina D

Cuidando el bienestar animal

No es sólo el estado del paciente lo que debe tenerse en cuenta en la zooterapia. El propio animal y coterapeuta requiere un seguimiento para no estar expuesto a situaciones estresantes o de riesgo al interactuar con los humanos.

Y cuidados basicos Las vacunas al día, la desparasitación y una nutrición adecuada son, por supuesto, indispensables. Entidades como la ONG Natureza Conecta siguen los estándares definidos por la Asociación Internacional de Organizaciones de Interacción Humano-Animal.

“Uno de ellos es el tiempo de la sesión de terapia: el animal solo puede permanecer de 45 a 50 minutos al día. Es más, aunque se acostumbre, empieza a estresarse”, explica la veterinaria Daniela Gurgel, responsable de la ONG. En el período libre, se anima a los animales a mantener su comportamiento natural, gastar energía y descansar.

  • Relacionado
  • BienestarAnimales: los mejores terapeutas del hombre25 de septiembre de 2013 – 22:09
  • Vida animalLas mascotas también necesitan cuidados prenatales13 de octubre de 2019 – 10:10 a. m.
  • Vida animalEsperanza para los riñones de los animales21 de octubre de 2016 – 14:10
Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *