Votar es supervivencia, y la supervivencia no es una elección; es instinto





El autoritarismo va en aumento y la democracia está en declive. Un informe de 2022 del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral encontró que «en los últimos seis años, el número de países que avanzan hacia el autoritarismo es más del doble del número que avanza hacia la democracia» y que casi la mitad de los 173 países evaluados estaban «experimentando disminuye» en al menos una métrica de democracia.





Estados Unidos no fue inmune a esta tendencia. El informe encontró que el país estaba «retrocediendo moderadamente» en su democracia.

Pero me temo que ahora estamos a punto de alejarnos completamente de la democracia y abrazar plenamente el autoritarismo. El país parece tener sed de ello; muchos estadounidenses parecen estar invitándolo.

La confianza en muchas de nuestras principales instituciones está en su punto más bajo de los últimos 50 años o cerca de él, en parte debido al proyecto de derecha liderado por Donald Trump para deprimirla.

Según un informe de Gallup de julio, la confianza de los republicanos en 10 de las 16 instituciones medidas era menor que la de los demócratas. Tres instituciones en las que la confianza de los republicanos superó a la de los demócratas fueron la Corte Suprema, la religión organizada y la policía.

Y a medida que la gente pierde la fe en estas instituciones, muchas de las cuales son fundamentales para mantener el contrato social que ofrecen las democracias, puede perder la fe en la democracia misma.

Entonces la gente pierde el miedo a un candidato como Trump cuando cree que la democracia ya está rota. El mismo Trump que intentó revertir las elecciones presidenciales anteriores y recientemente dijo que si es elegido nuevamente, no será un dictador, «excepto el día 1».





De hecho, algunos acogen con agrado la perspectiva de romper con la democracia y empezar de nuevo con algo diferente, posiblemente una versión de nuestro sistema político de una época en la que era menos democrático, antes de que ampliáramos el grupo de participantes.

En el nuevo libro de Tim Alberta, «El Reino, el Poder y la Gloria», explica que muchos cristianos evangélicos han desarrollado, en palabras del derechista pastor bautista del sur, Robert Jeffress, EE.UU., una mentalidad «asediada» que les ha permitido abrazar a Trump, cuyo historial en declive va en contra de muchos de sus valores declarados. Esto les permite utilizar a Trump como músculo en su batalla contra un Estados Unidos cambiante.

Este tipo de pensamiento otorga licencia (o hace la vista gorda) ante los impulsos autoritarios de Trump.

Y si bien estas tendencias autoritarias pueden ser más visibles en la derecha política, también pueden infiltrarse en la izquierda.

También se podría argumentar que algunos están castigando al presidente Joe Biden, cuyos índices de aprobación están estancados, porque no es autoritario y, por lo tanto, no puede gobernar por decreto. Muchas de sus iniciativas (protección de los votantes, reforma policial, condonación de préstamos estudiantiles) han sido bloqueadas por los conservadores.

¿Podría haber luchado más duro en algunos de estos casos? Yo creo que sí. Pero al final, la legislación es responsabilidad del Congreso; Los presidentes están limitados por restricciones constitucionales.

Ciertamente, Trump atrae a quienes quieren un presidente que simplemente derroque esta burocracia, o al menos exprese desprecio por ella y esté dispuesto a amenazarla.

Además, las posibilidades de Trump probablemente se verán favorecidas por la parte del electorado que subestima la utilidad de su propio voto. Todavía hay muchos ciudadanos que ven su voto, especialmente para presidente, como algo para dárselo a una persona que les agrada, en lugar de votar por el candidato y partido con mayor probabilidad de impulsar las políticas que necesitan.

Y hay muchos que piensan que se debería negar el voto a un candidato más preferible como castigo por no cumplir con todos los puntos de su lista de deseos, que elegir no votar es un acto sensato de protesta política más que una cesión de control al otros. Abstenerse de votar no empodera; castra.

Si se quiere que una democracia prospere, la idea de que votar es una elección es en sí misma una ilusión. Votar es supervivencia y la supervivencia no es una elección. Es un imperativo. Es un instinto.

Es una herramienta que utilizas para avanzar y preservarte. Es un instrumento que utilizas para reducir las posibilidades de daño y aumentar las posibilidades de mejora. Es ingenuo utilizarlo simplemente para respaldar el carácter de un individuo; no es que el carácter no importe —sí— sino que su primacía es una falacia.

Votar no es sólo una expresión de su visión del mundo, sino también una manifestación de su insistencia en la seguridad.

Y para colmo, como me dijo el representante Ro Khanna, demócrata por California, la coalición Obama de la que dependerá Biden en 2024 está «bajo mucha presión» por la cuestión de la guerra entre Israel y Hamas. Según él, esta coalición puede repararse mediante «una política exterior basada en el reconocimiento de los derechos humanos», que incluye «tomar en serio los llamamientos a un alto el fuego neutral y al fin de la violencia».

Biden advirtió que Israel corre el riesgo de perder el apoyo internacional debido a «bombardeos indiscriminados», pero aún no ha respaldado un alto el fuego.

Con los republicanos dando señales de autoritarismo y sin una coalición intacta para detenerlo, nuestra democracia pende de un hilo.


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? Los suscriptores podrán acceder a cinco accesos gratuitos desde cualquier enlace al día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *