Venezuela utiliza fuerzas de seguridad para combatir el coronavirus





El dictador venezolano Nicol√°s Maduro se enfrenta al coronavirus ya que enfrenta cualquier amenaza interna a su dominio: utilizar su aparato de seguridad represivo.





Funcionarios del gobierno venezolano denuncian a las personas que pueden haber tenido contacto con el virus como ‚Äúbioterroristas‚ÄĚ y piden a los vecinos que lo denuncien a las autoridades. El gobierno detiene e intimida a m√©dicos y especialistas que cuestionan las pol√≠ticas de Maduro contra la enfermedad.

Y está acorralando a miles de venezolanos que regresan a su país después de perder sus trabajos en el exterior, manteniéndolos en centros de contención improvisados, por temor a que puedan infectarse.

En hoteles, escuelas desactivadas y estaciones de autobuses cerradas, los venezolanos que regresan al país se ven obligados a ocupar habitaciones abarrotadas con agua, comida y mascarillas limitadas, y se les mantiene bajo vigilancia militar durante semanas o meses para someterse a pruebas o tratamientos de coronavirus. medicamentos sin eficacia probada. Eso es lo que revelan entrevistas con detenidos, videos que hicieron con sus celulares y documentos gubernamentales.

‚ÄúNos dijeron que estamos contaminados, que somos culpables de contagiar al pa√≠s‚ÄĚ, dice el enfermero Javier Aristazabal, de Caracas. Dice que cuando regres√≥ de Colombia en marzo, pas√≥ 70 d√≠as en centros de este tipo.

En una gran ciudad, San Cristóbal, militantes del partido gobernante colocan carteles en las casas de familias sospechosas de tener el virus y las amenazan con detenerlas, dijeron los residentes. En otra ciudad, Maracaibo, la policía patrulla las calles en busca de venezolanos que hayan reingresado al país sin aprobación oficial. Los políticos de la oposición local cuyos distritos electorales informan un brote de coronavirus dicen que están amenazados con demandas judiciales.

¬ęEste es el √ļnico pa√≠s del mundo donde tener Covid es un crimen¬Ľ, coment√≥ el activista opositor Sergio Hidalgo. Dijo que ten√≠a s√≠ntomas de la enfermedad y luego se encontr√≥ con la polic√≠a y funcionarios del gobierno afuera de su puerta, acus√°ndolo de contaminar la comunidad.





Si bien la pandemia se extendió por los países vecinos, abrumando redes de salud mucho mejor preparadas que el fallido sistema de salud venezolano, Maduro adoptó un enfoque de línea dura y trató al coronavirus como una amenaza a la seguridad nacional que podría desestabilizar a su país destrozado y debilitarlo. tu control del poder.

¬ęEst√° claro que la pandemia representa una amenaza para el gobierno, en la medida en que pone de relieve la precariedad de sus recursos¬Ľ, coment√≥ el polit√≥logo John Magdaleno, en Caracas. ‚ÄúLa prioridad no es enfrentar la pandemia. Es la supervivencia pol√≠tica a corto plazo ‚ÄĚ.

En sus siete a√Īos en el poder, Maduro supervis√≥ el colapso del sistema de salud venezolano, la destrucci√≥n de la econom√≠a nacional y el creciente aislamiento del pa√≠s.

Los analistas políticos dijeron que con cada vez menos recursos para preparar los hospitales fallidos del país o ayudar a su población ya empobrecida a sobrevivir a la crisis, Maduro utilizó instalaciones de detención improvisadas, represión y coacción para tratar de evitar que el virus se apoderara del país. .

El enfoque intransigente del gobierno puede estar obligando a m√°s personas a quedarse en casa, lo que ralentiza la propagaci√≥n del virus, pero tambi√©n desalienta a los pacientes a buscar ayuda. Eso, a su vez, hace que sea a√ļn m√°s dif√≠cil luchar contra la pandemia, dijeron los m√©dicos venezolanos.

¬ęCuando la gente se enferma, piensa que tiene un problema legal o policial, como si fuera un delincuente¬Ľ, explic√≥ el doctor Julio Castro, quien asesora al Congreso, controlado por la oposici√≥n, en temas de salud. ¬ęPor esa misma raz√≥n, prefieren esconderse¬Ľ.

Es casi imposible evaluar el alcance real de la pandemia en Venezuela, un pa√≠s que durante a√Īos dej√≥ de publicar estad√≠sticas de salud tan b√°sicas como las cifras de mortalidad infantil.

Pero con 20 altos funcionarios del gobierno que informaron que dieron positivo en las pruebas y algunos médicos advirtieron que los hospitales están casi al máximo de su capacidad, la situación podría ser mucho peor de lo que sugiere el recuento oficial de 288 muertes en un país de alrededor de 30. millones de habitantes.

Los m√©dicos y periodistas que cuestionan cifras oficiales dicen haber sido amenazados. Seg√ļn los informes, al menos 12 m√©dicos y enfermeras venezolanos fueron arrestados por hacer declaraciones p√ļblicas sobre el coronavirus, seg√ļn los sindicatos de la industria.

Los migrantes venezolanos que regresan al país después de perder su trabajo en el extranjero a raíz de la pandemia son un objetivo especial.

Seg√ļn el gobierno colombiano, alrededor de 95.000 venezolanos han regresado a su pa√≠s desde marzo y otros 42.000 esperan en la frontera su turno para cruzar.

Bajo las pautas impuestas por el gobierno venezolano, solo 1.200 venezolanos pueden regresar cada semana a trav√©s del puesto fronterizo principal. Otros se ven obligados a esperar meses en campamentos improvisados. Aquellos que usan senderos irregulares para cruzar la porosa frontera terrestre son etiquetados p√ļblicamente como amenazas.

En Twitter, las fuerzas armadas venezolanas instan a la población a denunciar a los llamados bioterroristas, en alusión a los venezolanos que eludieron los controles fronterizos y regresaron a su país.

The New York Times entrevistó a siete venezolanos que fueron detenidos en centros de contención. Varios de ellos dijeron que estaban hacinados en habitaciones sin camas, comida caliente, ventanas o suficiente agua potable.

‚ÄúNo se pod√≠a pedir ayuda a nadie. Lo √ļnico que recibimos fueron insultos ‚ÄĚ, dijo Aristiz√°bal, la enfermera, quien fue trasladada entre varios centros luego de regresar de una visita a su madre en Colombia.

Durante el tiempo que estuvo detenido, Aristizábal dijo que durmió en el piso varias veces, en el asfalto de una estación de autobuses o en el piso de una habitación de hotel sin ventanas que compartía con otras cinco personas.

Algunas personas dijeron que fueron detenidas con beb√©s de tan solo 1 a√Īo, sin medidas especiales para proteger a los ni√Īos. Otros dijeron que se vieron obligados a tomar los medicamentos incluidos en el protocolo oficial para el tratamiento de cualquier persona que tenga el coronavirus o se sospeche que lo tiene, incluso sin mostrar ning√ļn s√≠ntoma.

Los medicamentos incluidos en los protocolos gubernamentales no tienen una eficacia probada en el tratamiento del coronavirus y pueden tener consecuencias peligrosas. Incluyen hidroxicloroquina, que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) advirtió que puede causar arritmias cardíacas graves en pacientes con coronavirus, y la ivermectina antiparasitaria, que la OMS dijo que no debe usarse para tratar Covid. .

Videos tomados por venezolanos en centros de contención revelaron malas condiciones sanitarias. Varias personas dijeron que no están recibiendo tratamiento por enfermedades preexistentes, que han recibido una sola máscara para usar durante todo el tiempo que pasan en el centro y que es imposible practicar el desapego social.

Pero lo peor de todo, dijeron, era no tener idea de cuánto tiempo estarían detenidos.

En un video difundido por un diputado de la oposici√≥n, cinco hombres y mujeres ancianos envueltos en mantas sucias est√°n api√Īados en una peque√Īa habitaci√≥n sin ventanas con sillas en ruinas y una litera sin colchones. El lugar ser√≠a un puesto de primeros auxilios gestionado por el gobierno en Caracas.

¬ęS√°quenme de aqu√≠, por favor¬Ľ, dijo un hombre, visiblemente angustiado. ¬ęEstoy muriendo aqu√≠. Me siento peor con cada d√≠a que pasa ¬ę.

Maduro dice que su r√°pida reacci√≥n –impuso el bloqueo del pa√≠s el 17 de marzo, inmediatamente despu√©s de que se confirmaran los dos primeros casos de coronavirus– permiti√≥ a Venezuela evitar la devastaci√≥n sufrida por los pa√≠ses vecinos.

Venezuela tiene, oficialmente, una de las tasas de contaminaci√≥n m√°s bajas de la regi√≥n. Cinco meses despu√©s de la detecci√≥n del virus, el n√ļmero de muertes diarias en poco tiempo super√≥ las 12, seg√ļn el gobierno.

¬ęRecibes un servicio √ļnico en el mundo, un servicio cristiano humano, amoroso¬Ľ, dijo Maduro en un discurso a la naci√≥n el 14 de agosto.

Pero los expertos en salud dicen que las bajas cifras oficiales se deben a las tasas de análisis muy bajas. Hay poco acceso a pruebas precisas de coronavirus y demoran semanas en procesarse en uno de los dos laboratorios aprobados por el gobierno, dijeron ocho médicos en tres estados venezolanos entrevistados para este artículo. Por temor a las represalias del gobierno, los médicos se negaron a revelar sus nombres.

La mayoría de los pacientes con síntomas de Covid-19 no se hacen la prueba o mueren antes de recibir los resultados, razón por la cual nunca se incluyen en las estadísticas oficiales, dijeron los médicos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *