Venezuela hasta el fondo: los n√ļmeros del pa√≠s de Nicol√°s Maduro









Nicol√°s Maduro inicia su tercer mandato presidencial este jueves. La comunidad internacional no le reconoce legitimidad, pero no puede ignorar los n√ļmeros de la grave crisis venezolana.

Nicolás Maduro vuelve a tomar posesión como Presidente de Venezuela este jueves tras las elecciones presidenciales de mayo de 2018. No será una toma de posesión normal-después de que las elecciones no hayan sido reconocidas por varios países de la región por Estados Unidos y también por la Unión Europea, varios países decidieron no enviar delegaciones. Portugal es uno de ellos. Las excepciones serán marcadas por representaciones de Cuba, México, Bolivia, Irán o Turquía, entre otros.

Pero esta no ser√° tambi√©n una toma de posesi√≥n normal porque Venezuela ya no es un pa√≠s normal. A pesar de ser una de las mayores potencias petroleras del mundo, ya pesar de haber sido una de las naciones m√°s ricas de Am√©rica del Sur, este es ahora un pa√≠s al borde del colapso. En este texto, abordamos cuatro realidades (y miramos los n√ļmeros de cada una de ellas) que demuestran bien esta situaci√≥n: la escasez alimentaria, la inseguridad galopante, la quiebra del sistema de salud y el √©xodo de todos aquellos que quieren huir a este escenario.

Nicol√°s Maduro cog√≠a en ese micr√≥fono con un aire feliz y bonach√≥n, al estilo de un padre de la novia que, ya despu√©s de la mesa de los quesos, piensa por bien dirigir algunas palabras a los invitados. Recorriendo la platea con los ojos, el dictador venezolano los fija en uno de ellos y dice: "¬°Est√° tan delgado, Gustavo! …".

Sentado entre tantos otros, Gustavo se apresur√≥ a responder a Nicol√°s Maduro con gestos. En la cara, sacudi√≥ los pu√Īos delante de la cabeza y simul√≥ el movimiento. "¬ŅAndas a correr?", Le pregunt√≥ el Presidente de Venezuela. Gustavo confirma nuevamente con un gesto, pero, en esto, la atenci√≥n de Nicol√°s Maduro es desviada a otras personas de la platea, que entran en bullicio.





"¬°Es la dieta de Maduro!", Dicen algunas, en coro. El tono es divertido y Nicol√°s Maduro corresponde a doblarse, con una broma sexual: "La dieta de Maduro te pone … duro! Sin necesidad de viagra! ".

El tono ligero y divertido de aquel momento contrasta con el que se vive un poco por todos los hogares venezolanos. La escasez alimentaria es una de las realidades más agudas de la crisis venezolana. Después de comprobar que la inflación y oferta menor que la demanda llevaba a las personas a hacer cola durante horas en los supermercados, el régimen de Nicolás Maduro impidió que muchos fueran a las compras en los días deseados, pero antes en fechas previamente designadas en el calendario.

Además de escasas, las carnes, rojas y blancas, se venden a precios prohibitivos que los dejan fuera del alcance de la mayoría de la población Рcon la excepción de cuando, como en un mercado de Maracaibo, donde la BBC estuvo presente, la carne se vende ya podrida por los comerciantes, que bajan los precios para arrojar la mercancía que las fallas de luz estropeó.

Actualmente, se estima que el salario mínimo de Venezuela, 4500 bolívares, valga 6,38 dólares estadounidenses, también equivalente a 5,57 euros. La imposibilidad de comprar alimentos de calidad de forma regular y sostenida quedó patente en una fotogalería de la autoría de Reuters, en la que, junto a bienes de primera necesidad, se colocaban torres con el dinero necesario para comprarlos. A la altura, en agosto de 2018, un kilo de carne valía 1,45 dólares; la misma cantidad en carne de pollo subía a los 2,22 dólares; un kilo de queso costaba 1,14 dólares; y un kilo de zanahorias quedaba por 0,46 dólares.

No son, por eso, de sorprender las conclusiones presentadas en la edición de 2017 del ENCOVI, encuesta que desde 2014, mide la calidad de vida en Venezuela en diferentes parámetros. De acuerdo con ese estudio, el 64,3% de los venezolanos perdieron peso en 2017, con cada uno a perder en promedio 11,4 kilos Рesto después de que la media de pérdida de peso en 2016 ya fue de 8 kilos. Además, 9 de cada 10 venezolanos no podían pagar su alimentación diaria y aproximadamente 8,2 millones de ellos Рlo que representa un cuarto de la población Рcomía sólo dos o menos veces al día y, en general, comidas de mala calidad.

Seg√ļn adelant√≥ al Observador uno de los autores del ENCOVI para la alimentaci√≥n, los n√ļmeros de 2018, que ser√°n divulgados en febrero, confirmar√°n el aumento de esa tendencia.

¬ŅC√≥mo se llega aqu√≠? Con una dieta que pierde calidad y cantidad y una poblaci√≥n que se alimenta a base de arroz, ma√≠z, harina de trigo y tub√©rculos, garantiza el ENCOVI.

Excluyendo países que están en guerra declarada, como Siria o Yemen, Venezuela es el más violento de todo el mundo. De acuerdo con el Observatorio Venezolano para la Violencia, en 2018 murieron 23047 personas de forma violenta en aquel país Рlo que fija la tasa de homicidio en los 81,4 por cada 100 mil habitantes.

Este n√ļmero coloca a Venezuela por encima de los pa√≠ses de la regi√≥n que regularmente aparecen en las estad√≠sticas, el gobierno de El Salvador estima que en 2018 su tasa de homicidios se situ√≥ por debajo de los 50 y Honduras se situ√≥ por debajo de los 40, estimaciones – y gana a√ļn otra dimensi√≥n cuando se tiene en cuenta que, en 2017, la tasa global de homicidios fue de 5,15. Es decir, la tasa de homicidio en Venezuela es un 1480% mayor que la media global.

"La violencia se apoder√≥ del pa√≠s. La criminalidad que antes se concentraba en algunos municipios ahora abarca casi todo el pa√≠s ", se lee en el informe de 2018 del Observatorio Venezolano para la Violencia. Seg√ļn esa organizaci√≥n, que junta especialistas de ocho universidades p√ļblicas y privadas de Venezuela, la situaci√≥n de pobreza generalizada ha contribuido al aumento del crimen violento. "El empobrecimiento agudiza y ha cambiado las formas de delito, creando nuevos actores y un nuevo tipo de delincuente no profesional: las personas que son empujadas al crimen por el hambre. Tambi√©n se alteran las formas del crimen, ya que los delincuentes y ladrones profesionales ya no buscan dinero, sino bienes y comida.

Otra realidad subrayada por el Observatorio Venezolano para la Violencia es la del creciente n√ļmero de homicidios por parte de las autoridades, sea la polic√≠a o los militares. Este a√Īo, ese observatorio registr√≥ 7523 muertes cometidas por agentes de seguridad, se√Īalando que √©stas pueden ser clasificadas como "ejecuciones extrajudiciales". El hecho de que los homicidios a manos de las autoridades no sean divulgados oficialmente lleva al Observatorio Venezolano para la Violencia a creer que el n√ļmero real es "muy superior" a los 7523.

En septiembre de 2018, para un art√≠culo en el que dimos a cinco venezolanos de diferentes procedencias -desde una reforma a un ex ministro-, hablamos con la periodista Indira Rojas, del sitio Prodavinci. Al tel√©fono, la joven de 29 a√Īos nos cont√≥ c√≥mo le diagnosticaron epilepsia en la adolescencia y c√≥mo, desde entonces, pas√≥ a necesitar tomar √°cido valproico.

Cuando fue diagnosticada, los medicamentos se encontraban fácilmente. "Compráramos hasta las tres cajas", recordó entonces. Pero a medida que la crisis en Venezuela se iba instalando, el medicamento de que Indira Rojas tanto necesita para hacer frente a su enfermedad ha desaparecido. Ante la escasez, cambió de fármaco. Después, pasó a tomar ácido valproico pediátrico, por no haber para adultos. Pero también eso desapareció. Cuando hablamos a finales del mes de agosto, Indira Rojas sólo ha tenido acceso a los medicamentos debido a que un amigo de la familia que viaja regularmente a Portugal, fue el favor de comprar inventiva. "Después mi madre le paga", explicó. "Ella no me quiere decir cuánto le paga, para que no me siento mal."

La historia de Indira Rojas es similar a la de millones de venezolanos que, en alturas de necesidad, no consiguen tener acceso a medicamentos esenciales o, entonces, están obligados a recurrir al mercado negro oa las ayudas en el exterior para conseguirlos. En octubre, la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven) advirtió que el país tenía falta del 85% de los medicamentos que a la salida se comercializar. Este anuncio se hizo después de que el gobierno fijó los precios de 56 principios activos de medicamentos, pero ni esos elementos están garantizados en el día a día de Venezuela.

Tambi√©n los hospitales p√ļblicos est√°n en una situaci√≥n muy pr√≥xima al colapso. Las cifras presentadas por la ONG Cepaz son sintom√°ticas de ello: el 71% de las urgencias de hospitales p√ļblicos no consigue funcionar de forma regular, habiendo un total del 22% que ha cerrado; en el caso de las cirug√≠as, el 79% de los bloques operativos present√≥ falta de material quir√ļrgico; de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hospitales, faltaron el 88% de los medicamentos en aquellas unidades de salud.

Tambi√©n hay enfermedades y epidemias que, despu√©s de haber pr√°cticamente desaparecido de Venezuela durante los a√Īos de mayor prosperidad, est√°n hoy de vuelta. De acuerdo con la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS), entre los 975 700 casos de malaria en el continente americano, m√°s de la mitad – 53%, es decir, 519.109 – fueron en Venezuela. Seg√ļn la Alianza Salud, ONG venezolana, ese pa√≠s pas√≥ de representar el 2% de los casos del continente, en el a√Īo 2000, para superar la marca del 50% en 2018.

Seg√ļn la Alianza Salud, tambi√©n la tuberculosis volvi√≥ en fuerza a Venezuela. Despu√©s, en 1936, ese pa√≠s registr√≥ 111 pacientes en 100 mil habitantes, el n√ļmero se hab√≠a reducido a s√≥lo 24,9 en 2015. Tambi√©n en el mismo per√≠odo, la mortalidad de esta enfermedad pas√≥ del 85,2% al 9,2%. Sin embargo, a partir de 2015, empez√≥ a haber una subida de los casos de tuberculosis, con 32,4 cada 100 mil habitantes a tener esa enfermedad -lo que subraya la Alianza Salud, represent√≥ un retroceso de 40 a√Īos, hasta n√ļmeros anteriores a 1980.

La Organización Mundial de la Salud confirmó en agosto de 2018 que el sarampión volvió a ser endémico en Venezuela. Hasta entonces, ya se habían confirmado 3545 casos y 62 muertes por sarampión.

Me fui, me fui a mí
Con mi cabeza llena de dudas, pero me fui
Y aquí estoy, creyendo en mí
Recuerde todo lo que un día fui.

La emigraci√≥n masiva de personas que salen de Venezolana para huir a la pobreza y la inseguridad es tal que, adem√°s de ser conocido como el √©xodo venezolano, ya tiene un himno oficioso. Reymar Perdomo sali√≥ de Venezuela a finales de 2017, atraves√≥ la frontera con Colombia y, m√°s tarde, lleg√≥ al Per√ļ, con una maleta en una mano y una guitarra en la otra.

"Mi m√ļsica est√° ligada a la realidad y, cuando algo se convierte en realidad, eso es un estorbo al gobierno", dijo Reymar Perdomo al Huffington Post mexicano. La decisi√≥n de emigrar fue tomada cuando, en el tiempo en que era profesora de la escuela primaria en Venezuela, tuvo que acompa√Īar a una de sus alumnas al hospital, despu√©s de haberla desmayado en el patio por la ma√Īana. "Ten√≠a un grado de desnutrici√≥n muy avanzado, ya no com√≠a hace m√°s de cuatro d√≠as", cont√≥ aquella venezolana de 29 a√Īos.

Esta fue la raz√≥n de Reymar Perdomo, que es s√≥lo una entre varias apuntadas por los m√°s de 3 millones de venezolanos que, seg√ļn el Alto Comisionado de las Naciones Unidas y la Organizaci√≥n Internacional de Migraciones, ya salieron de su pa√≠s para recomenzar sus vidas. En el Informe sobre la Movilidad Humana Venezolana 2018, la raz√≥n m√°s se√Īalada por aquellos que salieron del pa√≠s fue la inseguridad, un total del 72,3%. El hambre (63,1%), los altos niveles de estr√©s en el cotidiano (62,9%) y la falta de medicamentos (56,3%) tambi√©n son frecuentemente referidos por los protagonistas de este √©xodo venezolano.

Entre los que salen de Venezuela, la gran mayor√≠a est√° entre los 20 y 39 a√Īos (73,7%), tiene estudios universitarios (59,2%) y ten√≠a empleo (83%) antes de salir. Sobre este perfil de migrantes, j√≥venes con estudios superiores, Nicol√°s Maduro intent√≥ alertar que la emigraci√≥n fuera de Venezuela puede llevar a vidas m√°s dif√≠ciles que se puede imaginar.

"Hubo gente que se fue a otro pa√≠s, lo pusieron en la cabeza, y ahora se arrepintieron. No saben cu√°ntas personas se est√°n lavando en Miami ", dijo. Dirigi√©ndose a la audiencia, a√Īadi√≥: "¬ŅUstedes iban a lavar los sanitarios a Miami? ¬ŅSalid de vuestra patria amada? No ir√≠a, nunca. Todos esos venezolanos que fueron son el producto de una falsa esperanza ". Y despu√©s, al mismo tiempo que apelaba a su regreso, lanz√≥, sin embargo, cr√≠ticas a los que salieron: "En momentos de dificultades, no se abandona la familia. No se abandona la patria. En momentos de dificultades, lo que se hace es trabajar ".

A estas declaraciones, varios venezolanos a vivir en el extranjero respondieron con videos donde aparec√≠an a limpiar … sanitas. "Mira, Maduro, estoy limpiando sanitarios en Ecuador. Esto no me ofende, ¬Ņsabes? Aqu√≠ gan√© para comer dignamente y vivir como una persona normal. "Ah√≠, en Venezuela, ni lavando sanitas, ni siendo ingeniero, ni teniendo la mejor profesi√≥n del mundo se logra sobrevivir", dijo un venezolano en uno de esos v√≠deos. "A todos los que estamos en el extranjero, si los t√©rminos de lavar los sanitarios, eso no nos rebaja, es un orgullo. Yo lavo el inodoro de otra persona, pero gano un salario y algo merecido, que es calidad de vida.

Otra inmigrante venezolana, que dice vivir en Miami, habl√≥ directamente a Nicol√°s Maduro, diciendo que √©ste "llena la boca" a decir que es "el Presidente trabajador" y denigre "el trabajo de los venezolanos en el extranjero". "Soy profesora universitaria, tengo una maestr√≠a en gesti√≥n administrativa, un doctorado en ciencias de la educaci√≥n y, como muchos venezolanos, tuve que salir de mi pa√≠s para sobrevivir", dijo. "Desde que llegu√© a este pa√≠s, limpios. Y, gracias a mi trabajo que hago orgulloso y dignamente, pagado este apartamento donde vivo, tengo un coche de 2017 que todos los d√≠as me lleva al trabajo, mantengo a mi familia en Venezuela. Mi madre, mis sobrinos, mis hermanos y tambi√©n manten√≠a a mi abuela, que nos muri√≥ hace dos meses porque no pudo hacer su √ļltimo tratamiento.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *