Vaticano renueva disputado acuerdo con China sobre nombramiento de obispos





El Vaticano confirmó el sábado (22) la renovación del disputado acuerdo con China en torno al nombramiento de obispos de la Iglesia Católica en el país asiático. Esta es la segunda vez que el acuerdo, que sigue siendo provisional, se prorroga por otros dos años: el pacto se estableció en 2018.





Antes, los obispos y los sacerdotes dependían únicamente del respaldo de la llamada Asociación Patriótica Católica China, que en última instancia responde a las autoridades chinas, no al Papa.

El acuerdo fue un intento de aliviar una división de larga data en China continental entre un rebaño clandestino leal al Vaticano y la iglesia oficial respaldada por el estado. Por primera vez desde la década de 1950, ambas partes reconocieron al Papa como el líder supremo de la Iglesia Católica.

Críticos como el cardenal Joseph Zen, de 90 años, ex arzobispo de Hong Kong, denuncian la medida como una traición a Beijing. Se enfrenta a un juicio por el uso de una organización benéfica en nombre de los manifestantes a favor de la democracia, y muchos acusan al Vaticano de no hacer lo suficiente para defenderlo.

El pacto con China se centra en la cooperación para el nombramiento de obispos en el país, dando al Papa Francisco la decisión final. Solo se han designado seis nuevos líderes religiosos desde que se firmó el acuerdo, lo que, según los críticos, es una prueba de que el acuerdo no está produciendo los efectos deseados.

También denuncian las crecientes restricciones a las libertades religiosas de los cristianos y otras minorías en el país asiático. En una entrevista con la agencia de noticias Reuters en julio, Francisco reconoció que el acuerdo «camina despacio», pero defendió la posición de que la Iglesia católica necesita tener una visión a largo plazo en China y que es mejor un diálogo imperfecto que no tenerlo. .sin diálogo.





El pontífice comparó a los opositores con los que criticaron a los papas Juan 22 y Pablo 6 en las décadas de 1960 y 1970 por acuerdos a menudo incómodos con países comunistas de Europa del Este para mantener viva a la iglesia durante la Segunda Guerra Mundial y limitar la persecución de los cristianos allí.

El Vaticano insiste en que el trato con China solo involucra la estructura de la iglesia en el país y que no es una puerta de entrada a relaciones diplomáticas plenas, lo que significaría que los líderes católicos tendrían que cortar los lazos con Taiwán, una isla que Beijing considera que es una provincia rebelde.

La renovación del acuerdo se produce en momentos en que el Partido Comunista Chino se reúne en el congreso que se realiza cada cinco años, la agenda política más importante de la nación asiática. Esta vez, el evento está aprobando enmiendas que consolidan el control del líder Xi Jinping sobre las siglas.

El mes pasado, el Vaticano intentó organizar una reunión entre Xi, de 69 años, y el Papa Francisco, de 85, cuando ambos líderes estaban en Kazajstán, pero China se negó.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *