Vapear es fumar, no te dejes engañar









Los cigarrillos electrónicos y otros “vapeadores” no son seguros, ni menos dañino que los cigarrillos. Provocan una fuerte dependencia debido a la nicotina, que también es perjudicial para la salud, y aditivos que potencian sus efectos.

Estos productos no están indicados para tratar el tabaquismo. Por el contrario, tienen un fuerte atractivo tecnológico y contienen aromas y sabores que aumentan el atractivo y facilitan el inicio del consumo por parte de un público diverso.

La industria tabacalera quiere promover una nueva generación de productos con nicotina para una nueva generación de consumidores, la mayoría de los cuales son jóvenes y no fumadores.

Lea también: Los peligros de fumar en la adolescencia

En Brasil ya existe, desde 2009, una regulación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) que prohíbe la comercialización, importación y publicidad de estos productos, llamados dispositivos electrónicos para fumar.

Con el tiempo, permitir la comercialización no hará que el consumo sea seguro. Al igual que los cigarrillos convencionales, los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentados no tienen un nivel seguro para el consumo.





En resumen: No se puede dejar de fumar ni ser fumador “vapeando o vapeando”.

Continúa después de la publicidad.

La evidencia muestra que las regulaciones actuales están cumpliendo su papel de proteger la salud pública y prevenir una epidemia en el consumo, especialmente entre los jóvenes. Los porcentajes de consumo diario se mantienen estables desde 2019, cuando comenzó el seguimiento oficial.

Sin embargo, existe preocupación por la experimentación y el uso entre los jóvenes de entre 18 y 24 años, la mayoría de los cuales nunca ha fumado cigarrillos y tiene mayor educación.

La industria tabacalera, por otro lado, afirma que estos productos son “alternativas potencialmente menos tóxicas para los fumadores adultos”. Pero esta es la misma industria que, durante décadas, mintió sobre los riesgos y daños del tabaquismo para la salud, distorsionó la ciencia, actuó basándose en una falta de ética, se dirigió a los jóvenes como público objetivo y es responsable de la epidemia de tabaquismo en el mundo.

Continúa después de la publicidad.

Para defender el comercio de “vapeo”, La industria ya ha financiado a personas y organizaciones con más de 400 millones de dólares en todo el mundo..

Ante la reducción del consumo de cigarrillos en todo el mundo, la industria apuesta por los dispositivos electrónicos para fumar para recuperar la aceptación social del tabaquismo y normalizar el consumo. Y así, maximizar los beneficios a cualquier coste.

+Lea también: Cáncer: al menos una cuarta parte de los casos se evitarían con hábitos saludables

En los países donde está permitida la comercialización, existe una amplia publicidad, con fuerte atractivo para niños, adolescentes y jóvenes, patrocinio de fiestas y eventos, y hay un aumento del consumo entre este público. Este crecimiento del consumo de los jóvenes preocupa a países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, por ejemplo.

Con esta nueva y agresiva estrategia comercial, la industria tabacalera puede hacer retroceder el exitoso programa de control del tabaco reconocido internacionalmente en el país, que llevó a una reducción en el número de fumadores del 34,8% de la población en 1989 al 12,6% en 2019.

Desde 2019, Anvisa realizó audiencias públicas y recopiló evidencia científica y, en julio de 2023, el área técnica presentó el Informe de Análisis de Impacto Regulatorio, en el que concluye que se mantienen las normas vigentes. Fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Administración de Anvisa.

Continúa después de la publicidad.

En diciembre de 2023, Anvisa inició una consulta pública para una nueva propuesta para regular los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentados, y propone mantener las prohibiciones, con inspecciones ampliadas y campañas educativas, en línea con las orientaciones de la Organización Mundial de la Salud.

La sociedad civil, asociaciones médicas y de consumidores, autoridades de salud, como la Organización Panamericana de la Salud y el Instituto Nacional del Cáncer/Ministerio de Salud, apoyan la propuesta regulatoria de Anvisa y esperan que sea aprobada. Debe prevalecer el interés público, no los intereses de la industria tabacalera.

*Adriana Carvalho es directora jurídica de ACT Promoção da Saúde y Carlota Aquino, directora ejecutiva de Idec

Continúa después de la publicidad.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
Telegrama

  • Relacionado
  • MedicamentoVacuna contra el dengue 2024: quiénes pueden recibirla y otras respuestas sobre Qdenga1 de febrero de 2024 – 10:02 am
  • MedicamentoLos cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de consumo de marihuana y alcohol en los jóvenes8 de agosto de 2023 – 6:08 p.m.
  • MedicamentoEntrevista: si desaparecieran los cigarrillos, la EPOC sería una enfermedad rara9 marzo 2023 – 18:03
Publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *