¡Vala-me 'son' Francisco Louçã!





Hay tantos Franciscos en el santoral católico que, a veces, hasta los devotos, en momentos de aflicción, se confunden y no saben a qué recurrir.





Se cuenta que un fiel, en vertiginosa caída libre, soltó un grito afligido:

Р¡Valiéndome San Francisco!

De inmediato, una benéfica mano celestial lo agarró por los bastidores de los pantalones, impidiéndole aplastar contra el suelo. Pero, como hay tantos Franciscos en el cielo Рde Asís, Xavier, de Sales, de Borja, de Paula, etc. Рel solícito socorrista preguntó:

РSan Francisco de qué?

Todav√≠a aturdido por el terrible tembloroso de ofender el inc√≥gnito bienaventurado Francisco que le hab√≠a valido en tama√Īo apuro, el piados fiel, mucho el miedo, t√≠midamente arriesg√≥:

РDe Asís ?!





La mala suerte de él: ¡no era! Y, por eso, la sobrenatural mano lo soltó displicentemente, diciendo sólo:

– De Sales!

Obviamente, el episodio no es cierto, porque no hay este tipo de competencia en el cielo, ni los santos tienen celos, o envidia de la devoción de los fieles a los bienaventurados homónimos.

Esta historia, No hay nuevos mensajes, viene a prop√≥sito de dos efem√©rides de esta semana: el 2 de octubre, 90 aniversario de la fundaci√≥n del Opus Dei; y el d√≠a 4, fiesta lit√ļrgica de San Francisco de As√≠s, fundador del orden mendicante hom√≥nimo y de innumerables instituciones eclesiales que se inspiraron tambi√©n en su carisma. Fue en honor de este mismo San Francisco que Jorge M√°rio Bergoglio, elegido sucesor de Pedro tras la renuncia de Benedicto XVI, adopt√≥, como Papa, el nombre del Papa, Pobrecillo de As√≠s, siendo el primer obispo de Roma que, como tal, asumi√≥ esta designaci√≥n.

En el caso de los sacerdotes, el Papa, el de Borja, el de Paula y los que m√°s hay en el misal, porque de la intercesi√≥n de todos tengo necesidad, para hacer frente a mis debilidades y para socorrer a las almas. Pero, en ciertos casos, es otro Francisco que invoco, por se√Īal tan heterodoxo que ni siquiera consta en el santoral cat√≥lico. Me refiero, por extra√Īo que parezca, al Lou√ß√£.

La raz√≥n es simple. Hace muchos a√Īos tantos tantos que llevo en esta instituci√≥n de la Iglesia cat√≥lica, que procuro desmitificar lo obvio. Por ejemplo, que la prelatura no es secreta ni siquiera sigilosa, pues son bien conocidos los nombres del prelado y de sus vicarios en las diversas circunscripciones prelat√≠cias, as√≠ como los de los laicos, hombres y mujeres, que forman parte de los respectivos consejos. O que el bolet√≠n oficial de la prelatura, romano, es p√ļblico y cualquier persona lo puede comprar y consultar y que en √©l se incluye la lista de sus fieles que han sido nombrados para cargos de direcci√≥n. Que los sitios respectivos divulgan las principales actividades de formaci√≥n religiosa y social. Que las personas del Opus Dei son conocidas como tales por sus familiares, amigos y colegas. Tambi√©n los dem√°s cat√≥licos son como tal identificados por sus cercanos, sin que la parroquia de que forman parte sea secreta, aunque no publique la lista de sus parroquianos, ni √©stos usen un distintivo. Que las sesiones de formaci√≥n promovidas por el Opus Dei est√°n abiertas a todo tipo de personas y que la instituci√≥n cuenta con cooperadores que no son practicantes ni cat√≥licos ni siquiera porque los hay de otras religiones y hasta agn√≥sticos y ateos, etc., etc. , etc.

Todo esto es muy bonito y la m√°s pura verdad, pero no siempre convence. ¬ŅPor qu√©?! Porque hay quien no se deje convencer. Los mitos no se destruyen con comunicados, ni con art√≠culos de opini√≥n, ni siquiera con evidencias. S√≥lo el tiempo los apaga. O el rid√≠culo los mata.

Fue este √ļltimo el caso ocurrido hace ya algunos a√Īos, cuando una grand√≠sima investigadora social, al servicio de una ilustr√≠sima fundaci√≥n de los Santos, pero s√≥lo de nombre, lleg√≥ a la brillante conclusi√≥n de que, en ciertos hospitales estatales, hab√≠a quien progresara m√°s r√°pidamente en la carrera , s√≥lo por ser de la ominosa organizaci√≥n eclesial. Claro que la prelatura desminti√≥ la calumnia, como tambi√©n las instituciones gratuitamente acusadas de corrupci√≥n, pero, como siempre sucede en estos casos, de poco o nada sirvieron a esos desmentidos. Por eso, la mejor respuesta fue, sin duda, la dada magistralmente por Francisco Lou√ß√£, en el p√ļblico de 6-6-2015 y que, con la debida venida, aqu√≠ se reproduce.

"Ayer pas√© por la tienda de comestibles de Do√Īa Zulmira, all√≠ a Travessa do Conde. Estaba all√≠ el Z√©, lo que suele parar en la lecher√≠a del se√Īor Neves, y √©l me revel√≥ un secreto que no me tengo. Pues no es que la Fundaci√≥n Manuel dos Santos est√° infestada de Masoner√≠a y Opus Day? El Z√© tiene la certeza y me dijo aqu√≠ hace poco, pas√© al pie de la puerta y estaban entrando unos hombres de corbata y pasta que hablaban extranjero y eran evidentemente Opus Day, o Dei o lo que es, por su aire soturno. Pero el Filipo, el sobrino de Do√Īa Lourdes, tiene un amigo que hace unas horas de jardinero all√≠ en la Fundaci√≥n y asegura que el amigo le asegura que vio al administrador saludar a un conferencista espa√Īol y aquello eran poses mas√≥nicas de certeza.

"Ahora bien, donde est√° la masoner√≠a y el tal Opus Dei s√≥lo puedo concluir que hay por all√≠ corrupci√≥n, yo ya los conozco de ginecera para m√≠ vienen todos de carro. Se disfrazan de cosa fina, cosa y tal, pero ya aquello ser fundaci√≥n es de desconfiar. El Esteves, que hace la plaza de taxis all√≠ de la avenida, me dijo lo mismo y yo le pregunt√© tienes la certeza, Esteves? Y √©l a decirme que s√≠ que eso es un antro de corrupci√≥n y coiso y tal a√ļn el otro d√≠a vendieron el Gaitan y fue todo esa gente.

"Por eso, cuando un estudio fue revelado por una noticia (en el Expreso, 'Hospital de Santa Mar√≠a dominado por intereses de la Masoner√≠a, Opus Dei y partidos pol√≠ticos') dije luego de m√≠ para m√≠ quiere ver que quieren sofocar el caso? No me saca de la idea que si se han entrevistado a Do√Īa Zulmira, el Esteves, el Z√©, la Dona Lourdes y el sobrino Felipe que tiene un amigo que hizo unas horas de jardiner√≠a, se hab√≠an enterado de que √©l es de los hospitales hasta las fundaciones basta con preguntar y queda pronto a saber todo corrupci√≥n y Opus y Masoner√≠a por todas partes. Vajilla scripsit.

Por eso, cuando comparan la prelatura del Opus Dei con la Masonería, que es la mismísima cosa que equiparar a las misioneras de la caridad, de Santa Teresa de Calcuta, a la Carbonaria, oa las hermanas de los pobres a las FP 25 de abril, o me vienen a propósito o despropósito de la prelatura, con suposiciones de poder, secretismo y corrupción, me ocurre la misma reacción del desamparado, en la inminencia de desborde en el suelo:

Р¡Valvícame 'son' Francisco!

Y si alguna voz, de este o del otro mundo, me interroga sobre cu√°l de ellos, la respuesta es obvia:

– ¬°La vajilla, claro!

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *