Vacuna rusa contra el coronavirus: por qué es importante tener cuidado





Rusia anunci√≥ el 8 de septiembre que el primer lote de su vacuna contra el coronavirus, Sputnik V, se distribuir√° a la poblaci√≥n, como lo muestra VEJA. La liberaci√≥n anticipada estuvo motivada por los resultados positivos de los estudios cl√≠nicos de fase 1 y 2, La lanceta. Pero estas encuestas, adem√°s de ser peque√Īas y con limitaciones que impiden la prueba de la efectividad de la seguridad, tuvieron sus datos cuestionados por un grupo de cient√≠ficos – encontraron puntos en el art√≠culo extra√Īos y pidieron m√°s informaci√≥n para descartar cualquier fraude.





Antes de llegar a este punto, es recomendable discutir con más detalle la vacuna rusa. Utiliza dos vectores virales diferentes, que son virus con un código genético modificado para no causar enfermedades y contener partes de la estructura del nuevo coronavirus. En este caso concreto, los expertos utilizaron versiones alteradas de los adenovirus 5 y 26 (que circulan entre los humanos) y les insertaron proteína S, que son las espinas que recubren el Sars-CoV-2. El contacto con esta estructura haría que el organismo alzara sus defensas frente a la pandemia actual.

La tecnolog√≠a es similar a la de la vacuna Oxford. Pero, mientras que el inmunizador ingl√©s usa solo un adenovirus (que originalmente ataca a los chimpanc√©s), el ruso combina dos vectores, como dijimos antes. ‚ÄúEsta es una estrategia elegante, que puede evitar que la reacci√≥n a un vector interrumpa la respuesta inmune‚ÄĚ, comenta Nat√°lia Pasternak, microbi√≥loga y fundadora del Instituto Quest√£o de Ci√™ncia. Es decir, si por casualidad tu cuerpo anula uno de los vectores, a√ļn quedar√≠a otro para ayudar a estimular tus defensas.

La investigación publicada hasta la fecha en seres humanos con este inmunizador totalizó solo 76 voluntarios, lo que es muy poco. A modo de comparación, las fases 1 y 2 de la vacuna Oxford reunieron a 1.077 participantes.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

En cualquier caso, las personas que recibieron Sputnik V habr√≠an producido anticuerpos y no tuvieron efectos secundarios relevantes durante la duraci√≥n de la investigaci√≥n, seg√ļn el art√≠culo de The Lancet.

¬ęLos datos tambi√©n apuntan a una respuesta inmune celular, otro importante mecanismo de defensa contra Covid-19¬Ľ, comenta Fl√°vio Guimar√£es, investigador del Instituto de Ciencias Biol√≥gicas (ICB) de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). Nuestro cuerpo no se protege del coronavirus solo con anticuerpos, sino que tambi√©n utiliza ciertos linfocitos, que son c√©lulas de defensa. Esa es una respuesta inmunitaria celular.





‚ÄúEl hecho de que los resultados fueran publicados en una revista de renombre ayuda a dar credibilidad, porque habr√≠an pasado por un buen proceso de revisi√≥n, incluido el an√°lisis de cient√≠ficos independientes‚ÄĚ, agrega Guimar√£es. Pero‚Ķ

El artículo no prueba los beneficios de la vacuna y está siendo cuestionado

‚ÄúA√ļn no se puede decir nada sobre la efectividad‚ÄĚ, reflexiona Nat√°lia. Primero porque los estudios se realizaron con una peque√Īa cantidad de personas, en su mayor√≠a hombres j√≥venes y sanos. No hay problema en comenzar as√≠, pero es fundamental replicar la estrategia en grupos m√°s grandes y diversos (adem√°s de seguirlos por m√°s tiempo) antes de salir y distribuir un producto de salud a la poblaci√≥n general.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Los expertos piden administrar inyecciones en masa solo despu√©s de la fase 3 de la investigaci√≥n cl√≠nica, que prueba las dosis en decenas de miles de personas, con protocolos estrictos. Normalmente, los organismos reguladores ni siquiera autorizan la comercializaci√≥n de ning√ļn medicamento antes de la publicaci√≥n de este tipo de estudios. ‚ÄúEste paso es indispensable para evaluar la seguridad y efectividad‚ÄĚ, refuerza Ju√°rez Cunha, presidente de la Sociedad Brasile√Īa de Inmunizaciones (SBIm).

Aunque ha anunciado que comenzará a distribuir el inmunizador a su población, Rusia tiene la intención de realizar un estudio de fase 3 con unos 40.000 voluntarios de varios países, incluido Brasil. El Gobierno de Paraná ya firmó un convenio para ello, pero no ha presentado la propuesta de estudio a la aprobación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

Otra limitaci√≥n de la investigaci√≥n disponible con la vacuna rusa es que no hubo un grupo de control que tomara un placebo o una vacuna para cualquier otra enfermedad. Solo a partir de este tipo de comparaci√≥n se puede llegar a la verdadera eficacia de la vacuna. ‚ÄúB√°sicamente, se observa c√≥mo responde el organismo a la formulaci√≥n de prueba ya otro agente. Esto es para comprobar las diferencias ‚ÄĚ, comenta Guimar√£es.

Y ahora un tema más delicado. El mismo día que el gobierno ruso anunció el lanzamiento de la vacuna, 19 científicos de diferentes países firmaron una carta cuestionando los resultados publicados en el La lanceta. En el texto, apuntan a resultados duplicados en varios gráficos, lo que podría sugerir un fraude.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

‚ÄúEs como si estuvieran diciendo que partes del art√≠culo fueron copiadas y pegadas. Lo ideal ser√≠a que los investigadores de vacunas presentaran los n√ļmeros brutos, no solo en la figura, para que la comunidad cient√≠fica eval√ļe y resuelva dudas ‚ÄĚ, destaca Guimar√£es.

La ciencia apresurada no es buena para la salud

Además de la vacuna que se lanzará antes de que se completen las pruebas, el Centro de Investigación Gamaleya, el fabricante del compuesto, promete resultados de la fase inicial 3 en unos pocos meses. Esto no es exclusivo de este grupo: otros laboratorios especulan con la fabricación en un tiempo récord, mientras que los gobiernos ya están haciendo acuerdos para comprar dosis por millones.

Pero la velocidad del desarrollo de la vacuna debe considerarse con una dosis de precauci√≥n, ya que puede comprometer la calidad de los hallazgos. ‚ÄúLamentablemente, la carrera ya no es solo cient√≠fica, se ha vuelto comercial y pol√≠tica, lo cual es preocupante‚ÄĚ, advierte Cunha. ¬ęNo podemos correr el riesgo de que estas interferencias nos lleven a un producto peligroso o ineficaz, lo que compromete la credibilidad del conjunto de las vacunas¬Ľ, concluye el m√©dico.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *