Utopía, o la crisis de la crisis.





Los ¬ęcoronabonos¬Ľ





1) El primer desaf√≠o que enfrentan los pa√≠ses en la actualidad (¬Ņy por cu√°nto tiempo?) Es la lucha contra el coronavirus, sin duda el mayor flagelo de las √ļltimas d√©cadas, despu√©s de la Segunda Guerra Mundial.

Todo está en juego: la vida humana, el empleo, los negocios, la forma de vida de todos, en la familia, en la sociedad, la sociedad democrática y la economía en general.

Pocos países podrán luchar y sobrevivir a esta pandemia solos, y regresar rápidamente a la situación económica en la que se encuentran, dado el alto grado de parálisis y la destrucción continua de las economías, es decir, a través de los despidos, la detención y el cierre de empresas.

Incluso Estados Unidos est√° recibiendo apoyo de China o, en otras palabras, para no da√Īar las susceptibilidades, China lo est√° suministrando en equipos y material de combate, porque no lo tienen y no han podido obtener suministros de otro socio comercial.

2) Solo la Uni√≥n Europea desprecia la lucha contra esta pandemia, ya que no combina sus recursos materiales, humanos y financieros de una manera articulada, basada en un excedente cada vez menor de uni√≥n … Y no cumple con el alto potencial para desacuerdos internos de orientaci√≥n en el proceso de lucha contra el virus y en la posterior reconstrucci√≥n de las econom√≠as.

Cuando existe una necesidad urgente de definir estrategias, posiciones conjuntas para la acción y el cambio, la Unión Europea deja de existir. Ante situaciones graves y fundamentales, como sucedió con la crisis de 2008/2009, las hostilidades entre los países miembros se están abriendo con respecto a las soluciones. La gran hostilidad del momento se centra en eurobonos o, en una versión más minimizada, el coronabonos.





Una Europa no solidaria

3) Esta Europa no lo hace. No hay nada de solidaridad.

No pudo responder a una solicitud desesperada de apoyo de Italia ante su desconcierto con el coronavirus. Y hab√≠a pa√≠ses con condiciones para responder y otros al menos simb√≥licamente, y la Uni√≥n Europea (UE) en su conjunto tampoco actu√≥. Una se√Īal muy grave de falta de cohesi√≥n y solidaridad.

En el momento actual, con economías que ya se encuentran en un alto grado de parálisis, tenemos en el fondo una evidente recesión económica. Simplemente no sabemos su profundidad. Nadie está en condiciones de saber cómo evaluar.

Sabemos que los costos de combatir la pandemia son muy altos y el apoyo a la economía tendrá que ser muy pesado para que el circuito productivo no se destruya y permita que cada ciudadano salga de la crisis, en condiciones de reanudar su vida a un nivel cercano al que fue.

Basta con mirar los costos de mantener trabajos sin producción real, pero necesario, para tener una idea de esa cantidad.

Estos costos son inversiones en el mantenimiento del aparato productivo, logístico y distributivo de las economías, donde el mantenimiento del empleo asume un papel crucial como un medio para prevenir su degradación y permitir la rápida puesta en marcha después de la crisis.

4) ¬ŅY sabes cu√°l es el ¬ęborrador de respuesta¬Ľ de la UE en este momento?

Dos grupos antagónicos de países con sus propios comandantes luchando entre sí en el ámbito comunitario. Un grupo con el objetivo de que cada país vaya a sus vidas y aborde sus problemas, y el otro para apostar eurobonos, o más limitado, en coronabonds.

En situaciones de crisis, este es siempre el caso. En vista de esto, el mejor lugar de encuentro para los diferentes organismos de la comunidad, ahora no debido a la cuarentena, sería de hecho marcar de antemano la arena donde lucharían entre sí libremente.

Esta Europa no lo hará. Nunca lo hará No existe una aproximación mínima de intereses entre sus pares, aunque su maquinaria burocrática y pesada ha servido a los intereses de algunos países.

¬ŅPor qu√© no romper con la situaci√≥n?

5) Es mejor comenzar a pensar en separarse / irse. Apunta a dos o tres europeos.

Veo cada vez menos razones para pasar tanto tiempo en reuniones y para mantener un dispositivo costoso que no responde durante las horas críticas. Gastar tiempo y dinero en las burocracias de Bruselas.

Seamos claros. Lo que cuenta entre los cuatro oponentes del primer grupo / cada uno por s√≠ mismo es Alemania. Aunque se dice que vacila, nada de esto es as√≠. Incluso la presidenta de la Comisi√≥n Europea, la amigable se√Īora alemana Von der Leyen, no estaba contenta en sus tratos con Italia por los que se disculp√≥, sin mencionar al ¬ęministro de finanzas¬Ľ holand√©s. Pero de los l√≠deres holandeses todo es de esperar. Hay un dicho popular – ¬ęest√° en la sangre¬Ľ – cuando no hay explicaci√≥n para el comportamiento de una persona. Las simples declaraciones contra los pa√≠ses del sur de los l√≠deres pol√≠ticos holandeses se ajustan bien a este dicho.

Todos estos son ejemplos, aunque de diferentes grados.

6) Si es cierto, como ya he le√≠do, que nueve pa√≠ses pueden lanzar eurobonos o coronabonos, incluso sin Alemania, ¬Ņpor qu√© no contin√ļas con este desaf√≠o? Ser√≠a una gran prueba y una sacudida profunda de toda la estructura de la Uni√≥n Europea.

Nueve pa√≠ses suscribieron la idea de mutualizar la deuda de los pa√≠ses miembros emitiendo el eurobonos. Tambi√©n le√≠ que cuatro m√°s se unieron y noto que tres de estos nueve pa√≠ses suscriptores son las principales econom√≠as de la Uni√≥n, justo despu√©s de Alemania: Francia, Italia y Espa√Īa.

¬ŅQu√© hay sobre la mesa? eurobonos – No es una soluci√≥n milagrosa, pero es un avance. El eurobonos permitir√≠an la reducci√≥n de los costos financieros de los Estados, pero no impedir√≠an el aumento de la deuda. Tambi√©n fue necesario extender el tiempo de amortizaci√≥n de la deuda, por ejemplo, en 50 a√Īos, para darles a los pa√≠ses que van a endeudarse un descanso para salir f√°cilmente de la disminuci√≥n de la producci√≥n en la que el coronavirus puso a los pa√≠ses.

7) Como nada de esto va a suceder, los países que tienen que gastar grandes sumas quedarán muy débiles en la lucha contra el virus y tendrán que caminar solos y enfrentar las limitaciones creadas por los tratados de la UE.

Los ingresos a largo plazo de la Unión Europea son bien conocidos: austeridad con reducción en los ingresos de las personas y el desempleo. Los países muy empobrecidos y aquellos con una economía más débil, como Portugal, se irán en una situación crítica. Tendrán que regresar, a pesar de algunas medidas positivas tomadas, para subir las escaleras nuevamente hasta que llegue otra crisis y nuevamente sin el apoyo de esta UE.

Es importante rechazar esta receta esperada y buscar una alternativa ahora mismo.

¬ŅPor qu√© no comenzar a construir otra Uni√≥n de Pa√≠ses Europeos, dise√Īada y negociada sobre la base de una estrategia econ√≥mica con objetivos de desarrollo a largo plazo muy claros, acordados entre los pa√≠ses adherentes, con un sistema financiero bien estructurado, donde varios pa√≠ses no tendr√°n lugar? , como Alemania, que siempre est√°n en oposici√≥n, pero que han utilizado la Uni√≥n Europea para su ventaja?

Es hora de presionar la salida de la Unión de aquellos países que, a pesar de ser minoría, boicotean sistemáticamente el progreso de la Unión Europea hacia su desarrollo conjunto.

Utop√≠a … tal vez, pero entre otras formas de romper con la degradante situaci√≥n en la que se encuentra la Uni√≥n Europea.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *