¿Uno es demasiado poco o dos demasiado? El fin de la política del hijo único, 5 años después





A principios de noviembre, Xi Jinping recibió una visita inusual en Zhongnanhai, la sede del gobierno chino: dos funcionarios a cargo del censo de población de China.





Son más de 7 millones de personas que, en este momento, están realizando el censo del país más poblado del mundo, tarea que se repite cada diez años.

En la prensa oficial, la imagen de un líder diligente respondiendo preguntas de los funcionarios del censo fue acompañada de mensajes sobre la importancia de la colaboración de todos.

Unos días después, mis vecinos encontraron cuestionarios del censo pegados a sus puertas (las respuestas de Xi, por supuesto, se registraron directamente en una tableta).

El censo de 2020 traerá novedades y sin duda confirmará algo ampliamente conocido: la población está envejeciendo. La buena noticia es que los chinos viven más. Y lo malo es la caída de la natalidad. Este es un enorme desafío demográfico, principalmente debido a la reducción de la fuerza laboral.

Consciente de esto, el gobierno chino anunció el fin de la política del hijo único hace cinco años. Adoptado en 1979, la lógica era contener el aumento de población para que el país pudiera enriquecerse. Era una obligación legal – y un deber patriótico – que una pareja se limitara a tener un solo hijo.

Se han adoptado reglas estrictas para restringir el número de nacimientos, generando, durante décadas, una infinidad de situaciones absolutamente dramáticas en todo el país.





La política de planificación familiar se ha relajado con el tiempo, especialmente con el anuncio de octubre de 2015. En enero de 2016, todas las parejas podían tener dos hijos.

Aquellos que imaginaron que flexibilizar las reglas causaría una diferencia en la tasa de natalidad china se equivocaron. Sin duda, hubo un baby boom poco después del cambio: 2016 vio un aumento en los nacimientos. Luego, el ritmo se desaceleró y China registró el número más bajo de nacimientos en décadas en 2019.

Los chinos se resisten a tener más hijos, especialmente porque es caro, como en otros lugares. Pero en una sociedad china altamente competitiva que valora la educación de calidad, puede costar proporcionalmente más. Tener dos hijos es un signo de riqueza.

Muchos abogan por la simple abolición de cualquier límite al número de niños. Sin embargo, eliminar las restricciones tampoco resolverá el problema, considerando sus causas. Pero acabaría con el vasto aparato burocrático para controlar el tamaño de las familias. Y terminaría con la aprehensión de quienes, con tres hijos, aún temen fuertes multas y otras sanciones, como la pérdida del empleo público.

Es cierto que las oficinas de planificación familiar, temidas por quienes tenían o deseaban tener un segundo hijo, están siendo vaciadas o revisando su propósito.

Después de décadas de proclamar las virtudes de tener un solo hijo, hoy las autoridades tienen, irónicamente, la tarea contraria: convencer a los chinos de que tengan más hijos.

Para contribuir a este objetivo, durante la reunión de la Asamblea Popular Nacional de este año se propusieron algunas medidas. Sin éxito, se propuso reducir la edad legal para contraer matrimonio, actualmente 22 para los hombres y 20 para las mujeres. En vano, se sugirió un feriado nacional para crear conciencia entre los padres, un día del bebé chino: un día libre ayudaría, ¿quién sabe?

Como confirmará el censo de 2020, el fin de la política del hijo único ha tenido resultados mixtos, para disgusto de las autoridades. Ahora que al gobierno le gustaría que los chinos tuvieran más hijos, son los padres los que no quieren. En el pasado, el gobierno ha logrado, a menudo por la fuerza, limitar el tamaño de las familias. Convencer a los chinos de que tengan más hijos está demostrando ser un desafío mayor.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *