Una vaca lechera llamada ADM





Recientemente se nos informó que el Ministerio de Hacienda se niega a asumir la deuda del Instituto de las Fuerzas Armadas para la Acción Social (IASFA), unos 90 millones de euros acumulados en los últimos diez años, aunque no garantiza que la deuda no aumentará en el futuro.





Según informes noticiosos en los medios de comunicación, el Ministerio de Finanzas ha hecho posible pagar esta deuda (en parte o en su totalidad), siempre que IASFA "presente un plan de gestión eficiente para la Asistencia de Enfermedades al Ejército (ADM)". Para entender cómo llegamos aquí, tenemos que separar la regularización de la deuda de la sostenibilidad del sistema. Nos centraremos solo en aspectos de sostenibilidad.

Las razones se dividen en dos dominios: el universo de los contribuyentes versus el universo de los beneficiarios, y la forma en que se usa el dinero. Con respecto al primer dominio, debe tenerse en cuenta que ADM tiene alrededor de 110 mil miembros, pero solo el 60% contribuye financieramente al subsistema.

Además de los cónyuges (sin ingresos) y los descendientes, los beneficiarios retirados con pensiones de menos de 900 euros están excluidos, incluido un número muy significativo de las Fuerzas Armadas discapacitadas, pensionistas con discapacidad, pensionistas con precios de sangre. , a los que se agregan los miembros de su familia. Este universo se beneficia pero no contribuye al subsistema. Todos estos gastos se cargan a ADM sin que el Estado tenga la compensación necesaria.

Con respecto a la segunda área, hasta hace poco la carga sobre los medicamentos proporcionados por el LMPQF y el Hospital de las Fuerzas Armadas, y sobre la salud operativa, que en el primer caso debería ser responsabilidad del NHS y el segundo del presupuesto del Ministerio de Defensa, fueron asumidos indebidamente por ADM.

Esta última situación fue corregida a fines de 2018 por el actual Ministro de Defensa Nacional. Hasta entonces, los gastos derivados de la necesidad de garantizar la preparación de los militares en la efectividad del servicio fueron financiados por ADM, cuando deberían haber sido del Presupuesto del Estado. Hablamos de un gasto de unos cuatro millones de euros al año durante cinco años.

Los gastos asociados con accidentes de trabajo y enfermedades profesionales también han sido sufragados por los descuentos de los beneficiarios. El aumento de la deuda de ADM es, por lo tanto, el resultado de la suma de todos estos gastos asumidos indebidamente por ADM. Nada de lo mencionado aquí es nuevo o desconocido para los sucesivos Ministros de Defensa Nacional. La situación podría haberse resuelto hace mucho tiempo. O incluso podría no existir, si alguien no hubiera pensado alguna vez que los militares reemplazaran al estado en apoyo social.





Sin cuestionar la necesidad de administrar de manera más eficiente, como lo sugirió el actual Ministro de Defensa Nacional, también debemos proponerle al poder político que haga lo que debería haber hecho hace dos décadas. Es decir, legislar para asumir sus responsabilidades de apoyo social. Mientras no lo haga, no habrá un "plan de gestión eficiente" que resista.

Por lo tanto, abandone al hombre del saco de la inviabilidad de ADM. Su sostenibilidad está garantizada el día que ADM esté libre de la carga de tener que ir más allá de las deudas más allá de su alcance.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *