Una tia¬Ľ Los chinos se fueron en un viaje por carretera solitario. Ella se convirti√≥ en un √≠cono feminista





Pasa las noches sola, durmiendo en una tienda de campa√Īa de 1,4 metros por 2,4 metros balanceada sobre su coche con la ayuda de estacas. A menudo come en los estacionamientos.





Ella ha visto a su hija y nietos solo una vez en los √ļltimos seis meses, su esposo no una vez. Su Min, un hombre de 56 a√Īos retirado de la provincia de Henan en el centro de China, nunca ha sido m√°s feliz que ahora.

¬ęYo era esposa, madre y abuela¬Ľ, dijo Su. ¬ęSal√≠ de casa esta vez para encontrarme a m√≠ mismo¬Ľ. Despu√©s de satisfacer las expectativas familiares de una mujer china obediente, Su adopt√≥ una nueva identidad: viajero intr√©pido y sensaci√≥n de Internet. Ella ha estado conduciendo por China sola durante seis meses, documentando su viaje a m√°s de 1.35 millones de seguidores en varias plataformas de redes sociales.

La atracción que ejerce no se debe principalmente a los paisajes que captura en fotografías, aunque son muchas. Son las revelaciones íntimas que entrelaza con las fotos, sobre su matrimonio abusivo, su insatisfacción con la vida doméstica y su nueva libertad. Su actitud franca pero vulnerable ha convertido a Su, una ex trabajadora de una fábrica que completó la escuela secundaria, en un ícono feminista accidental de un tipo que rara vez se ve en China.

Las mujeres mayores le envían mensajes comentando lo dolorosamente familiar que es su historia y la reciben en cada destino con frutas y comidas caseras. Las mujeres más jóvenes lo ven como una fuente de consejos sobre el matrimonio y la paternidad.

¬ęQuer√≠a que mi madre fuera como la t√≠a Su y que viviera libremente, en lugar de estar atrapada, aislada por la vida¬Ľ, dice un comentario dejado despu√©s de uno de los videos de Su. Su inesperada popularidad es indicativa de la colisi√≥n entre dos fuerzas importantes en la sociedad china. : la r√°pida expansi√≥n de Internet y la creciente conciencia de la igualdad de g√©nero en un pa√≠s donde los roles tradicionales de g√©nero a√ļn est√°n profundamente arraigados, especialmente entre las generaciones mayores.

¬ęAntes pensaba que era la √ļnica persona en el mundo que no era feliz¬Ľ, dijo en una entrevista que tuvo lugar dentro de su carpa beige. Sal√≠a de la tropical Hainan, la provincia m√°s meridional de China, camino de Guilin, una ciudad famosa por sus verdes colinas y situada a 800 km. Hay mucha gente como yo ‚ÄĚ.





Hasta el oto√Īo del a√Īo pasado, Su rara vez hab√≠a viajado. Pero la idea de conducir la hab√≠a seducido durante mucho tiempo. Dijo que cuando era ni√Īa en el T√≠bet, a veces perd√≠a el autob√ļs en el camino de regreso de la escuela y se vio obligada a caminar de regreso, caminando 19 km en las monta√Īas. Cada vez que pasaba un cami√≥n, se imaginaba c√≥mo ser√≠a estar sentada en el volante, c√≥moda y segura.

Pero los autom√≥viles eran raros y la idea de tener uno parec√≠a imposible.A los 18 a√Īos se mud√≥ a Henan y trabaj√≥ en una f√°brica de fertilizantes. Cinco a√Īos despu√©s, se cas√≥. Ella y su esposo solo se hab√≠an visto unas pocas veces antes de la boda, algo que no era raro en ese momento, pero Su imagin√≥ que la boda ser√≠a una forma de escapar de las interminables tareas dom√©sticas que se vio obligada a hacer en casa.

En cambio, dijo, se encontr√≥ teniendo que enfrentar a√ļn m√°s tareas dom√©sticas, adem√°s de agresiones verbales y f√≠sicas. Su esposo desapareci√≥ durante largos per√≠odos de tiempo y luego la golpe√≥ si le preguntaba d√≥nde hab√≠a estado. Una vez la golpe√≥ con una escoba.

Aun así, dijo Su, nunca se le pasó por la cabeza irse. Temía el estigma social que todavía es omnipresente en gran parte del país y se conformó con su vida en casa. En 2017, su hija tuvo gemelos y Su tenía la tarea de cuidarlos, algo que estaba feliz de hacer, pero que la mantenía atada a su casa.

La edad había calmado la agresión de su marido, pero apenas hablaban. Cuando hablaron, fue para discutir. Su se consoló leyendo novelas de viajes en el tiempo y viendo telenovelas románticas coreanas, pero todavía se sentía profundamente solo.

Cuando tuvo discusiones especialmente duras con su esposo, se desmay√≥. Un m√©dico termin√≥ dici√©ndole que sufr√≠a de depresi√≥n.A fines de 2019, Su se encontr√≥ con un video en l√≠nea de alguien mostrando su equipo de campamento mientras realizaba un viaje en autom√≥vil en solitario. Record√≥ el sue√Īo que tuvo de ni√Īa de conducir un autom√≥vil, con toda la libertad y comodidad que representaba.

En los meses siguientes devor√≥ todos los videos que pudo encontrar sobre viajes por carretera. Tom√≥ muchas notas: qu√© aplicaciones usaba la gente para encontrar sitios para acampar, los trucos que usaban para ahorrar dinero (descubri√≥, por ejemplo, que era posible comprar entradas de ducha al por mayor en ba√Īos p√ļblicos).

Muy pronto, Su decidi√≥: cuando sus nietos ingresaran al preescolar, ella se embarcar√≠a en un viaje por su cuenta. Hab√≠a comprado un peque√Īo Volkswagen blanco unos a√Īos antes con sus ahorros y su pensi√≥n mensual de alrededor de $ 300.

Su familia se resistió a la idea. Su tranquilizó a su hija, asegurándole que no estaría en peligro. Ella ignoró a su esposo, quien se burló de ella. El 24 de septiembre pasado arregló la carpa en el techo del auto, colocó un mini refrigerador y una olla arrocera en el maletero y dejó su casa en la ciudad de Zhengzhou.

Mientras viajaba, Su publicaba videos sobre sus vagabundeos m√°s recientes. En octubre, uno de los videos se volvi√≥ viral en Douyin, el TikTok chino. En √©l, describi√≥ c√≥mo se sent√≠a oprimida por las tareas del hogar y su esposo: ¬ę¬ŅPor qu√© quiero hacer este viaje en autom√≥vil?¬Ľ, Pregunt√≥ suspirando. ¬ęPorque la vida en casa es demasiado angustiosa¬Ľ.

Millones de personas vieron el video y lo compartieron con hashtags como una ‚Äúesposa fugitiva‚ÄĚ. Su continu√≥ recorriendo el pa√≠s, visitando la hist√≥rica ciudad de Xi’an, la provincia monta√Īosa de Sichuan y la antigua ciudad de Lijiang. Ha cubierto casi 14.000 km hasta ahora.

Para ahorrar en los peajes cobrados en las carreteras, viaj√≥ por carreteras secundarias m√°s peque√Īas. Por la noche abr√≠a la carpa encima de su auto como si fuera un acorde√≥n, sinti√©ndose m√°s segura en lo alto. Antes de compartir todas las ma√Īanas, colg√≥ su toalla mojada en un tendedero extendido en el asiento trasero del auto.

En sus videos quedó deslumbrada por su recién descubierta libertad. Podía montar tan rápido como quisiera, frenar tan fuerte como quisiera. En cada parada, hizo nuevos amigos.

Envolviendo alb√≥ndigas frente a la c√°mara en un estacionamiento en Hainan en febrero, Su se ri√≥ cuando los turistas que pasaban le preguntaron qui√©n viajaba con ella, coment√≥ en una entrevista. ¬ęAhora, despu√©s de salir de casa, como pimientos picantes todos los d√≠as¬Ľ.

Ella se ha encontrado con hostilidad ocasional. Una vez, dijo, un hombre le pregunt√≥ c√≥mo se atrev√≠a a hablar p√ļblicamente sobre los asuntos privados de su familia y dijo que la golpear√≠a si nunca se conoc√≠an en persona.

La hija de Su, Du Xiaoyang, que la visit√≥ en Hainan el mes pasado, dijo que su madre ahora es una persona nueva: ‚ÄúLo que quiera hacer, lo hace. Antes, parec√≠a que ten√≠a miedo de todo ‚ÄĚ, dijo Du.

En marzo, el sitio web de art√≠culos de lujo Net-a-Porter incluso present√≥ a Su en un anuncio que celebraba el D√≠a Internacional de la Mujer. Aun as√≠, Su se sonroja cuando alguien le pregunta sobre su fama reciente. Y dice que a√ļn no est√° calificada para describirse a s√≠ misma como feminista. ¬ęMe tom√≥ muchos a√Īos entender que ten√≠a que vivir por mi cuenta¬Ľ.

Hay l√≠mites para lo que est√° dispuesta a cambiar en su vida. Aunque est√° decidida a dejar la casa si su esposo contin√ļa maltrat√°ndola, dice que no quiere divorciarse, consciente de que su hija se sentir√≠a obligada a cuidar de su padre si Su lo dejara.

Pero trata de no pensar demasiado en el eventual regreso a su hogar. Antes de eso, tiene la intenci√≥n de recorrer toda China. Esto puede llevar algunos a√Īos. ¬ęAhora que finalmente me fui, ahora que quiero dejar esa vida atr√°s, necesito tiempo para dejar que el pasado se desvanezca¬Ľ, explic√≥. ¬ęHay muchas cosas que, con el tiempo, pueden tener un resultado que nunca imagin√≥¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *