Una pareja octogenaria se lleva un éxito en Instagram vistiendo ropa olvidada en la lavandería





En la lavander√≠a Wansho en el centro de Taiw√°n, la mayor√≠a de la ropa sucia que se deja lavar, lavar en seco o planchar termina volviendo a las manos de sus due√Īos m√°s limpia que cuando llegaron. Sin embargo, la ropa olvidada puede terminar en Instagram.





Los due√Īos de la lavander√≠a, los octogenarios Chang Wan-ji y Hsu Sho-er, que se han hecho mundialmente famosos por usar disfraces elegidos entre los cientos de clientes abandonados por clientes distra√≠dos, usan blusas, faldas y pantalones.

Nadie est√° m√°s sorprendido por la reciente fama de la pareja que su nieto y estilista improvisado de 31 a√Īos, Reef Chang. ¬ęEstaba realmente conmocionado¬Ľ, dijo el joven recientemente. ¬ęNo pens√© que los extranjeros estar√≠an interesados ‚Äč‚Äčen mis abuelos¬Ľ.

√Čl fue quien cre√≥ la cuenta de Instagram. El negocio familiar fue lento debido a la crisis del coronavirus, y sus abuelos temieron irse, mientras que Taiw√°n tom√≥ medidas muy efectivas para contener la pandemia.

Con casi 24 millones de habitantes, el país reportó solo 458 casos, 55 transmisiones locales y 7 muertes.

¬ęNo ten√≠an nada que hacer¬Ľ, dijo el nieto. ¬ęVi que estabas aburrida y quer√≠a hacer feliz tu vida¬Ľ.

Son muy c√≥modos frente a la c√°mara. Hsu, de 84 a√Īos, exuda la arrogancia de una supermodelo, pero mantiene el aire de juego. Chang, de 83 a√Īos, es el codajuvante perfecto, que complementa la postura erguida de su esposa con una expresi√≥n fr√≠a mientras mueve sus cejas pobladas.





¬ęSus cejas son realmente sobresalientes¬Ľ, dijo Hsu, sonriendo, en una entrevista en la parte trasera de la lavander√≠a, junto a un peque√Īo santuario al dios de la tierra Tudigong, un elemento com√ļn en las casas tradicionales taiwanesas.

La ropa que usan es ecléctica, divertida y divertida. Ambos se pueden ver en zapatillas con cordones a juego y gorras y sombreros con gracia. A veces usa lentes de colores brillantes.

Una foto la muestra apoyada contra una lavadora gigante, con los brazos cruzados, mientras él mantiene la puerta abierta, sonriendo. Posan en un lugar que conocen bien: su tienda, que ofrece un telón de fondo de ropa apilada, envuelta en bolsas de plástico o colgada de bastidores.

La actitud jovial de la pareja ha atra√≠do a un n√ļmero cada vez mayor de seguidores, 453,000 hasta ahora, a pesar de tener solo 21 publicaciones en su cuenta, @wantshowasyoung, desde que se cre√≥ el 27 de junio.

La pareja puede ser famosa en Internet hoy, pero sus 61 a√Īos juntos tuvieron un comienzo m√°s tradicional.

Su historia sigue la del Taiwán moderno, comenzando en la era represiva cuando estaba bajo la ley marcial y se desarrolló a medida que Taiwán se abrió más en el extranjero y se volvió confiado.

Chang, que entonces ten√≠a 21 a√Īos, conoci√≥ a Hsu a fines de la d√©cada de 1950, cuando su hermana mayor y su t√≠a lo buscaron en la ciudad natal de la pareja, Houli, un distrito semi-rural al norte de la ciudad de Taichung, con el objetivo de organizar el matrimonio. .

Cuando lo llevaron a su casa para encontrarse con Hsu, no se qued√≥ mucho tiempo, para decepci√≥n de la ni√Īa.

¬ęQuer√≠a que se sentara a hablar, pero no quer√≠a¬Ľ, dijo. Las cosas eran m√°s conservadoras en ese momento. ¬ęEra muy t√≠mido¬Ľ, agreg√≥ Hsu.

Pero Chang no se rindi√≥. ¬ęLa primera vez que la vi, qued√© encantado¬Ľ, dijo. ¬ęPoco despu√©s comenzamos a hablar sobre el matrimonio¬Ľ.

La pareja se uni√≥ en 1959 y tuvo dos hijos y dos hijas, y luego seis nietos. Trabajaron juntos en la compa√Ī√≠a que dirig√≠a desde que ten√≠a 14 a√Īos, lavando ropa y te√Īiendo para vecinos en Houli.

Formaron una gran clientela, algunos de los cuales todavía traen ropa, a pesar de haberse mudado al centro de Taichung.

Hoy, la lavander√≠a Wansho, que toma el nombre de los segundos personajes de los nombres de los propietarios, abre todos los d√≠as de 8 am a 9 pm, pero a veces cierra antes si est√° lloviendo, seg√ļn Chang. √Čl y su esposa son los √ļnicos empleados.

La fama en Internet es bastante fugaz, y los propietarios de la lavandería no tienen la intención de ganar dinero con su broma colateral. Pero el nieto dijo que sería feliz si cientos de personas que olvidaban recuperar su ropa volvieran a pagar las cuentas.

¬ęSer√≠a bueno hablar con ellos¬Ľ, dijo, arqueando una ceja. ¬ęY consigue el dinero¬Ľ.

El jueves por la ma√Īana (23), por primera vez en casi siete d√©cadas, sucedi√≥ algo inusual en la lavander√≠a Wansho. Un cliente que hab√≠a dejado la ropa para lavar durante m√°s de un a√Īo vio a la pareja en las noticias locales y finalmente vino a recoger sus piezas y a pagar la factura.

Traducción: Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *