Una nueva normalidad





No hace muchos a√Īos, Portugal experiment√≥ un drama causado por un proceso de intervenci√≥n de troika que profundiz√≥ una crisis estructural cr√≥nica. En los √ļltimos tiempos, se ha invertido el camino y se han dado pasos hacia una recuperaci√≥n econ√≥mica y social, aunque no de la manera r√°pida y determinada que era fundamental.





Esta recuperación ha sido lenta y no ha dotado al país de la fuerza necesaria para enfrentar la nueva crisis causada por la pandemia de Covid-19. Hoy, nuevamente estamos inmersos en una importante crisis social. Si aprendemos algo de los errores del pasado, está claro que la austeridad solo podría traer más problemas. Más que nunca, se requiere un estado intervencionista y determinado en las inversiones necesarias, lo que no pone la ceguera del déficit por delante de las respuestas que necesitan los ciudadanos y que no deja a nadie sin protección.

Desde el principio, se destacan tres áreas en las que es necesario responder a las demandas que se les imponen: transporte, salud y soberanía, sin perjuicio de otros asuntos fundamentales.

Durante el parto hubo un cambio muy significativo en la vida diaria de la mayor√≠a de las personas. Las tasas de contaminaci√≥n han disminuido considerablemente, principalmente porque los desplazamientos se han detenido masivamente, lo que demuestra la necesidad de una apuesta real en una buena red de transporte p√ļblico, a costos asequibles para los usuarios, para desmovilizar a los ciudadanos del uso diario del autom√≥vil. ayudando as√≠ a descarbonizar el pa√≠s y reducir las causas del cambio clim√°tico. Sin m√°s y mejores condiciones, nada cambiar√°.

Hoy en día, también existe un reconocimiento más generalizado de la importancia del Servicio Nacional de Salud y de todos sus profesionales. El SNS es crucial para garantizar el derecho a la salud para todos y ha demostrado ser el pilar en tiempos de crisis, cuando las unidades privadas cerraron la puerta para reforzar la respuesta que pudieron dar y ahora incluso cobran a los usuarios por equipos de protección.

Este brote epidémico también ha demostrado la importancia de que los países ganen fuerza en términos de soberanía alimentaria, porque es crucial reducir la huella ecológica, pero también porque, en tiempos de crisis de suministro de alimentos, como el que puede causar una pandemia, es necesario que los países están en condiciones de garantizar respuestas a los ciudadanos.

Por otro lado, esta crisis demostró la fragilidad del crecimiento económico basado esencialmente en el turismo y que descuidó la producción de bienes diversificados, no solo en términos de alimentos, sino también de bienes de salud, como se vio con la cuestión de las máscaras. El comercio local, a menudo votado a favor del abandono, también fue decisivo para abastecer a las poblaciones confinadas a sus hogares y vecindario, proporcionando un servicio de proximidad insustituible.





Tan emotivo como los aplausos, los arcoiris y una cierta romantización de la cuarentena, que en la mayoría de los casos no es la realidad, solo estará bien si cambiamos mucho de lo que estaba mal en la normalidad que se instaló antes. COVID-19.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *