Una imagen (que) vale más que mil palabras





Imagen de la Virgen María enviada por el Santuario de Fátima reúne a católicos y ortodoxos en la Basílica de San Jorge en Lviv.





A las dos en punto el sol brillaba en los cielos de Lviv. Todavía no es la ansiada primavera, pero sí los primeros indicios de una nueva estación, que se espera derrita la nieve, calme el frío y traiga un viento menos cortante que el que, esta tarde, barrió el exterior de la basílica de S. Jorge. El templo es curioso, de la raíz cristiana de ambos conviven católicos y ortodoxos. Las imágenes reflejan el singular origen de las confesiones. Después de la misa, a la una de la tarde, más de dos mil personas, en su mayoría ancianos, mujeres y niños esperaban ansiosamente la llegada de la Virgen María. El santuario de Fátima envió a Ucrania una réplica de la imagen que se encuentra en la capilla de las Apariciones. Aterrizó este miércoles en Varsovia, Polonia, y en las últimas 24 horas se dirigió a la ciudad más occidental de Ucrania. Aquí está la comunidad católica más grande de todo el país. Lviv, la ciudad, una vez perteneció a diferentes países y diferentes imperios. Antes de la URSS, Lviv era una ciudad polaca. No sorprende, por tanto, que incluso un siglo después, estos ucranianos sigan siendo fieles al cristianismo católico romano, y no a la Iglesia ortodoxa, que es la denominación religiosa más grande del país.

La misa que precedió a la llegada de la imagen de la Virgen de Fátima reunió a religiosos católicos y ortodoxos, en una armoniosa comunión entre cristianos.

Tal como se anunció, con ejemplar precisión, cuando las campanas anunciaron las dos de la tarde (mediodía en Portugal), la imagen de la Virgen María llegó en una furgoneta y se detuvo en el atrio exterior del templo. Cuatro sacerdotes llevaban la imagen sobre sus hombros. En la base de la hojarasca, flores amarillas y azules, los colores de la bandera ucraniana.

Muchos se arrodillaron al pasar María. En otros rostros, lágrimas de alegría, tristeza, emoción, ojos fijos en la Virgen, y la procesión, lenta, paso a paso, detrás de la imagen los clérigos, luego el pueblo que se había reunido, un mar de cabezas, nos recuerda de las imágenes del 13 de mayo, a pequeña escala. Los mismos gestos de devoción, gente con flores, rosas, blancas, los niños, muchos, sonríen, encantados con todo el ceremonial, María entra por fin al templo, tiene un lugar reservado justo en medio, una especie de altar central, se puede ser vista por todos, y todos la miran.
Natalya, de 22 años, católica, estaba temblando, pero no era por el frío. Estaba emocionada, apenas podía juntar palabras. “Estoy muy feliz de recibir la imagen de la Virgen María en mi ciudad natal. Nunca había tenido la oportunidad de verla, es una gran alegría para mí y para todos”. Natalya todavía está conmocionada por el bombardeo ruso de un teatro en Mariupol que albergaba a niños y mujeres. En este momento en Lviv, aún no se sabía que la mayoría de los que se escondían en el sótano del edificio habían sobrevivido. “Tenemos que orar por la paz, como lo hizo la Virgen María”, dice Natalya.





El sacerdote católico Andryi está de acuerdo. “La Virgen María nos advirtió de lo que sucedería si Rusia no se convertía. Se extendería el mal por todo el mundo. Y está sucediendo”. La voz grave, seria y pausada del sacerdote de 35 años se vuelve aún más áspera. “Los gobiernos europeos, después de la Segunda Guerra Mundial, fracasaron en su intento de construir la paz”. La penitencia por este pecado viene ahora. «Y en los últimos 14 años, hicieron la vista gorda ante lo que sucedió en Siria y Ucrania». «Europa ha fallado en la moral, los gobiernos han permitido la corrupción y Rusia ahora asusta al mundo entero».

PUB

Durante un mes, la imagen de la Virgen María estará en su lugar de honor, en el lugar más céntrico de la Iglesia de San Jorge en Lviv. La dama de la paz llega en tiempo de guerra. Católicos y cristianos por igual creen que tal vez podría ser una señal de que pronto podría estar en vigor un tratado, un acuerdo, un alto el fuego. Aunque Rusia “no se haya convertido”, como pidió María y, por tanto, recuerda el padre Andryi, seguirá “propagando el mal” a otras naciones.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *