Una de cada cinco personas mayores tiene diabetes tipo 2, prevenible con h√°bitos saludables









El nuevo coronavirus puede dejar consecuencias físicas incluso en quienes no han sido infectados. El cambio de hábitos impuesto -o justificado- por las restricciones de la pandemia tiende a agravar algunas enfermedades normalmente combatidas por los buenos hábitos. Este es el caso de la diabetes. El 14 de noviembre, por cierto, es el Día Mundial de la Diabetes..

Para muchos, #ficaemcasa se ha convertido en una coartada para el sedentarismo y la ingesta de alimentos cal√≥ricos y bajos en nutrientes, factores que aumentan el riesgo de aumento de peso. Es curioso c√≥mo la gente en general tiene miedo a enfermedades cuyo punto de partida es la obesidad, pero descuida el exceso de kilos como si solo se tratara de una cuesti√≥n est√©tica. La mayor√≠a de los casos de diabetes tipo 2, la versi√≥n m√°s com√ļn de la enfermedad, que se asocia con un proceso de resistencia a la insulina, est√°n relacionados con h√°bitos de vida poco saludables.

Seg√ļn la √ļltima edici√≥n del Atlas Mundial de la Diabetes, m√°s de 16 millones de brasile√Īos tienen este problema. Nuestro pa√≠s es el quinto con mayor incidencia, solo superado por Estados Unidos, India, China y Pakist√°n. En todo el mundo, hay 436 millones de adultos (9% de la poblaci√≥n) con diabetes. Detalle: 231 millones no lo saben.

El Estudio Epidemiológico de Información Comunitaria РEPICO, de la SOCESP (Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo), reveló que, entre más de 9 mil pacientes de unidades básicas de salud en 32 ciudades de São Paulo, solo el 25% tenía valores de glucosa en sangre dentro de los objetivos recomendados.

Qué es la diabetes y cuál es su impacto entre las personas mayores

Es una enfermedad crónica, que se caracteriza por niveles constantemente altos de glucosa en sangre. Los síntomas principales son sed, pérdida de peso rápida, hambre constante, cansancio inexplicable, muchas ganas de orinar, dificultad para curar, infecciones frecuentes, visión borrosa. Resulta que, especialmente al principio, estas manifestaciones pueden ser sutiles o incluso inexistentes. Por lo tanto, el diagnóstico requiere exámenes clínicos.

Además de la obesidad y la inactividad física, la presión arterial alta, el colesterol alto o el uso de ciertos medicamentos contribuyen al desarrollo de la enfermedad.
La diabetes se considera el tercer factor de riesgo m√°s importante de enfermedades ateroscler√≥ticas cardiovasculares, como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, seg√ļn la Directriz Brasile√Īa de Prevenci√≥n de Enfermedades Cardiovasculares en Pacientes con Diabetes. A pesar de esto, solo uno de cada cuatro pacientes se somete a un tratamiento adecuado. El impacto de esta negligencia es grande: las estimaciones indican que la enfermedad est√° vinculada al 11% de las muertes entre los 20 y 79 a√Īos.





Precisamente por estar m√°s sujeta a factores de riesgo, la poblaci√≥n mayor de 65 a√Īos es la que tiene m√°s probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. La prevalencia alcanza el 20%, aproximadamente uno de cada cinco ancianos, lo que corresponde a 5 millones de personas. ancianos diab√©ticos en Brasil y 100 millones en el mundo. Los estudios nacionales indican una incidencia de la enfermedad un 60% mayor entre la poblaci√≥n anciana en la √ļltima d√©cada.

Y hay algo más. Los efectos naturales del envejecimiento y la funcionalidad reducida de varios órganos, así como la pérdida de masa muscular, agravan la diabetes.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Seg√ļn la Gu√≠a de Cardiogeriatr√≠a, la mortalidad por diabetes aumenta seg√ļn los grupos de mayor edad. Entre los 65 y los 75 a√Īos, alrededor del 20% de las muertes est√°n relacionadas con la enfermedad. En el rango de 75 a 85, el √≠ndice sube al 30%. Y despu√©s de los 85, llega al 35%.
Las personas mayores con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir s√≠ndromes geri√°tricos, como polifarmacia (uso de cuatro o m√°s medicamentos), deterioro cognitivo, incontinencia urinaria, ca√≠das y dolor cr√≥nico. ¬ŅVale la pena o no tomar precauciones?

Falta de control y complicaciones

Cuando se descuida la diabetes, puede desencadenar complicaciones graves. Entre las principales consecuencias de un control ineficiente se encuentran: enfermedad renal, retinopat√≠a (ceguera, glaucoma y cataratas) y mala circulaci√≥n en los miembros inferiores, que en ocasiones requiere amputaci√≥n, ya que la enfermedad provoca da√Īos en los nervios de los pies.

Y si el cigarrillo ya es un mal, para el diab√©tico aumenta el da√Īo. Esto se debe a que afecta a√ļn m√°s la circulaci√≥n sangu√≠nea ya deteriorada. Algunos estudios tambi√©n han relacionado los niveles bajos de vitamina D con la aparici√≥n de enfermedades, como la diabetes.

Dia mundial de la diabetes

Como he mencionado, se celebra el 14 de noviembre y tiene como objetivo alertar a la poblaci√≥n sobre los riesgos de la enfermedad y se√Īalar formas de prevenci√≥n y diagn√≥stico precoz.

Los riesgos cardiovasculares derivados de la diabetes hacen que SOCESP tambi√©n abrace la campa√Īa. Los pacientes deben tomar el control de esta enfermedad en serio, lo que reduce el riesgo de ataque card√≠aco o accidente cerebrovascular hasta en un 20%. Adem√°s, el inicio inmediato del tratamiento reduce el da√Īo al sistema cardiovascular y al cuerpo en general.

LOS Asociaci√≥n Americana de Diabetes (ADA) recomienda que las personas con sobrepeso y todos los adultos mayores de 45 a√Īos se sometan a an√°lisis cl√≠nicos (de sangre) para la diabetes a m√°s tardar cada tres a√Īos. Las personas mayores deben hacer estas pruebas a intervalos m√°s cortos.

La calidad de vida, con una alimentación sana y actividad física desde la infancia, es la mejor forma de combatir la diabetes. Y conviene recordar que siempre es momento de empezar: incluso para las personas mayores que nunca han practicado, el inicio del entrenamiento en la vejez trae excelentes ganancias, mejorando la masa muscular y disminuyendo la fragilidad característica del grupo de edad. Es una forma de crear un escudo natural contra éste y otros males.

* Ronaldo Fernandes Rosa es especialista en cardiología y asesor científico de SOCESP

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *