Una carta sobre intolerancia





Hace unas semanas, mis colegas me invitaron a participar en una carta de denuncia sobre la intolerancia de la derecha, pero también del centro y la izquierda. El texto parecía indescriptible e incluso aburrido, como suele ocurrir con este tipo de petición. Pero sus consecuencias fueron más allá del estilo y ahora se están discutiendo en todo el mundo. En términos concretos, esta es una intervención de 152 intelectuales en defensa de la libertad de prensa y de pensamiento en la era de Donald Trump.





La carta fue firmada por escritores e intelectuales como Margaret Atwood, Salman Rushdie, Noam Chomsky, JK Rowling y Martin Amis, el jugador de ajedrez Gary Kasparov y el músico de jazz Wynton Marsalis. También recibió el apoyo de académicos e intelectuales trans como Jennifer Finney Boylan (que pronto se arrepintió de haber participado) y Deirdre McCloskey, así como poetas, historiadores y periodistas de los principales medios de comunicación de los Estados Unidos.

Aun así, la «carta», como se la conoció en este país del norte, también incluye intelectuales de derecha como David Frum (quien escribió el infame discurso de George Bush sobre los tres ejes del mal) y otros personajes que rechazo con todo mi corazón. Pensé, pero cuya compañía como firmantes de un texto no me molesta.

Y aquí está el centro de la discusión y el debate. ¿Debería haber solo uniformidad intelectual? ¿Deberíamos hablar solo con aquellos con quienes ya estamos de acuerdo?

La carta sostiene que el peligro es la falta de discusión, promovida no solo por los autoritarios de todo el mundo sino también por quienes se resisten a ellos; “Las fuerzas del iliberalismo están ganando terreno en todo el mundo y tienen un poderoso aliado en Donald Trump, que representa una amenaza real para la democracia. No se puede permitir que la resistencia imponga su propio estilo de dogma y coerción, algo que los demagogos de derecha ya están explorando. La inclusión democrática que queremos solo se puede lograr si nos expresamos contra el clima intolerante que se ha establecido en todas partes ”.

La carta fue publicada por los principales medios de comunicación del planeta y fue objeto de artículos en The New York Times y The Washington Post. Las críticas fueron feroces. Confieso que aún me cuesta entender el impacto y la ira, pero la razón es muy simple.

El texto está a favor de la libertad de expresión y período. Pero el problema es que muchos de los que lo firman son «desagradables» para los demás. También me disgustan muchos de estos personajes, pero, de nuevo, esto no significa que debamos ignorarlos o que, en mi caso particular, no quiero firmar una petición en compañía de personas que no tolero. Por el contrario: las ideas que rechazamos solo pueden rechazarse cuando las entendemos.





El texto hace una referencia implícita y muy crítica a la renuncia de un editor de opinión del New York Times por publicar un texto (en mi opinión despreciable) por un senador republicano que pidió la represión violenta de los manifestantes antirracistas del movimiento Black Lives Matter. ¿Era necesario despedirlo?

Entre los firmantes se encuentran personas que fueron asesores de Tony Blair, intelectuales republicanos opuestos a Trump y, por supuesto, el autor antes mencionado de la saga de Harry Potter, acusado de «transfobia» por pensar «Sé y amo a las personas trans, pero elimino El concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de hablar significativamente sobre sus vidas ”.

Cuando hizo estas declaraciones, surgió un llamado al boicot de sus obras, lo cual sé porque mi hija mayor leyó y releyó los libros apasionadamente, lo cual confieso que no leí. No considero que una obra literaria deba ser censurada por las opiniones de su autor. Si ese fuera el caso, nos veríamos privados de muchas obras centrales de literatura o arte.

En nuestra región, uno de los más grandes escritores, Jorge Luis Borges, elogió la última dictadura militar argentina antes de rechazarla, al final de su vida. Hizo lo mismo con respecto a la dictadura de Pinochet en Chile, pero sus historias siguen siendo lo que son, a pesar de la lamentable postura del autor. ¿Sería justificado censurar tu trabajo por eso?

Borges, en su mejor momento, que fue su fase antifascista, dijo que era imposible dialogar con los fascistas porque sus argumentos eran irracionales y no se puede discutir sin razón.

Para mí, hablar con los fascistas es como hablar con un muro, pero un muro que quiere demolernos. El corte a la libertad de expresión debe ocurrir en algún momento, y es bueno que discutamos cómo y cuándo. Pero sin mucha discusión, en muchos casos las opiniones de los firmantes fueron rechazadas e incluso comparadas con el fascismo.

El argumento, en este caso, girará en torno a la publicación de una petición que contenga la firma de Hitler, pero nadie es Hitler (o nazi) en la lista de signatarios. Si ese fuera el caso, no lo habría firmado. Todos los firmantes se declaran opositores de Trump, lo que, en el marco de los Estados Unidos, significa ser antifascista y antirracista.

Vivimos en momentos que no son típicos en la vida de la democracia, y está seriamente amenazada no solo por quienes la atacan, sino también a veces por la falta de discusión entre quienes la defienden.

Federico Finchelstein Es historiador y profesor de historia en la New School for Social Research en Nueva York.

www.latinoamerica21.com, un proyecto plural que difunde diferentes puntos de vista sobre América Latina.

Traducción de Paulo Migliacci

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *