Un peso y dos medidas





El kilogramo se defini√≥ hasta ahora como la masa de un cilindro de platino que se conserva en un laboratorio de la Agencia Internacional de Pesos y Medidas en las afueras de Par√≠s. Era √©ste el modelo de referencia que nos permit√≠a afirmar que un kilo de plomo posee la misma masa que un kilo de algod√≥n. La masa de seis copias oficiales de este modelo disminuy√≥ a lo largo de los a√Īos, por motivo desconocido, probablemente debido al desgaste del tiempo, llevando a suponer que la masa del kilogramo original haya decrecido tambi√©n. Al mantener como referencia un objeto f√≠sico, es inevitable que, a lo largo de los a√Īos, su masa sufra variaciones que, aunque diminutas, sufren un efecto acumulativo a largo plazo.





Por consiguiente, la Agencia Internacional de Pesas y Medidas anunció la pasada semana que el valor de un kilogramo pasará a ser calculado a partir de la constante de Planck, valor matemático que permite establecer una relación entre la energía y un fotón de luz. Un artículo en la revista El Economista subraya la ironía de que una constante proveniente de la mecánica cuántica-donde reina el principio de la incertidumbre- venga a contribuir a una determinación más exacta de la masa de un cuerpo. Sin embargo, esta alteración de la definición de kilogramo, no tendrá ninguna implicación en la vida cotidiana.

La utilizaci√≥n de unidades de medida permite superar la subjetividad de la mirada, ya que "mis ojos son unos ojos" y "cada uno es sus caminos" (Ant√≥nio Gede√≥n, Impresi√≥n digital). La medici√≥n constituye, as√≠, una herramienta imprescindible en cualquier √°rea cient√≠fica, posibilitando el estudio cuantitativo de los fen√≥menos. No debe parecer extra√Īo que, medir el mundo que lo rodeaba, el hombre haya comenzado por utilizar el propio cuerpo, despu√©s de todo medida de todas las cosas. Se recorre a los palmos para medir las longitudes. Siendo inc√≥modo llevar las manos hasta el suelo, se media con pies a distancia de los caminos. En una √©poca en que los pasos del palacio eran los que m√°s val√≠an, en el a√Īo 790 dC, fue adoptada, por defecto, la verdadera huella del emperador Carlos Magno.

Pero la idea de un sistema de medidas unificado fue sobre todo impulsado despu√©s de la Revoluci√≥n Francesa, ante las contiendas que ten√≠an lugar entre comerciantes, ciudadanos y cobradores de impuestos. La Academia Francesa de Ciencias cre√≥ entonces un sistema de medidas basadas en un patr√≥n fijo, definiendo que la unidad de metro deb√≠a corresponder a una fracci√≥n de la distancia entre el ecuador y el polo norte. Al mismo tiempo, se estableci√≥ que un kilogramo representar√≠a la masa de un dec√≠metro c√ļbico de agua destilada a 3,98 grados Celsius, la temperatura a que el agua alcanza mayor densidad a la presi√≥n atmosf√©rica. Desde entonces, el kilogramo pas√≥ a representar la unidad de medida para masa, y el metro la unidad de medida para la longitud. Se crearon entonces dos prototipos de platino iridizados, que fueron depositados en los Archivos de la Rep√ļblica, en Par√≠s.

Hasta que en 1983 el metro dejó de ser definido teniendo como base la barra de platino para pasar a corresponder a la distancia recorrida por la luz en un determinado intervalo de tiempo adoptando como referencia la velocidad de la luz respecto a la velocidad de la luz en el vacío , que presenta el valor constante de 3 × 108 metros por segundo.

También el tiempo, con las perturbaciones que suscita en la mente de los filósofos, no salió incólume de esta discusión. A pesar de dividir en el pasado, presente y futuro, la descripción del tiempo que alcanzó mayor celebridad fue formulada, en el s. IV. C., por San Agustín: "Si nadie me pregunta, lo sé; si se quiere explicar a quien me haga la pregunta, ya no sé. "Siglos más tarde, el segundo fue definido en relación al movimiento de rotación de la tierra en torno a su eje pero, no siendo esta referencia suficientemente precisa, se tomó como referencia la revolución del planeta tierra alrededor del Sol. En nuestros días, con el desarrollo de relojes atómicos, el segundo pasó a definirse teniendo como base la duración de la transición de un átomo de cesio entre dos niveles de energía.

De este modo, las unidades del Sistema Internacional dejan de ser definidas por objetos concretos, materiales, pasando a ser inferidas a partir de constantes num√©ricas, abstractas. Estas constantes presentan la ventaja de mantenerse inmutable. Esto significa que, a partir de ahora, los patrones de medici√≥n se mantendr√°n igual para siempre. Se establecieron est√°ndares "m√°s duraderos que el bronce", en el sentido de Horacio y, podemos a√Īadir, m√°s duraderos que el platino.





médica; asistente invitado en la Universidad de Lisboa

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *