Un pedófilo sospechoso de violar y matar a dos niños tramado por el ADN 30 años después





Una correspondencia de ADN y una prueba "catastrócticamente convincente" pueden comprobar la culpa de un predador sexual condenado que, hasta ahora, es considerado inocente del asesinato de dos niños de nueve años en 1986 en Brighton, Inglaterra.





Russell Bishop, británico de 52 años, es sospechoso de haber abusado sexualmente y estrangulado hasta la muerte Karen Hadaway y Nicola Fellows, hace 32 años, en un parque público de la ciudad inglesa de Brighton. Las menores de nueve años desaparecieron de sus hogares el 9 de octubre de 1986. Los cuerpos fueron encontrados al día siguiente en las colinas de South Downs, en el sureste de Inglaterra. Nunca nadie llegó a ser responsabilizado por los crímenes.

Más de tres décadas después de haber sido inocentado por un juez, en 1987, un Tribunal de Recurso decidió la anulación de la absolución ante nuevos avances en pruebas de ADN. El hombre, que sigue negando la autoría de los homicidios, enfrenta ahora un segundo juicio, en el Tribunal Central Criminal (Old Bailey).

El fiscal Brian Altman QC dijo en un tribunal que había un conjunto de pruebas que apuntaban al hombre como único culpable posible por el doble homicidio. "Hay fuertes evidencias de una conexión física entre Bishop y aquellas chicas. La persona que usaba la camiseta acostada a la basura era el autor del crimen y fue el reo quien la usó", afirmó, refiriéndose a una prenda supuestamente descartada por " Russell Bishop, que había estado en contacto con las ropas de las niñas.

Según Altman, las evidencias se basaron en la transferencia de fibras, comparaciones de tinta y análisis al ADN. "Puede concluirse que la camiseta pertenecía obviamente al acusado, que había estado recientemente en contacto con las ropas de las niñas y que ese contacto reciente sólo pudo haber ocurrido en el momento de sus homicidios", constató.

Además de esta evidencia, y de "más indicios circunstanciales" que apuntan a la culpa del acusado, una cinta adhesiva del antebrazo izquierdo de Karen, anteriormente no examinada, proporcionó una correspondencia de 1 en un millón entre el ADN de Bishop y el ADN encontrado en el objeto .





Tres años después de la absolución, en febrero de 1990, Bishop raptó a una niña de siete años de la calle, la llevó en el maletero de un coche robado y la estranguló y la agredió sexualmente, antes de dejarla morir en el valle de Devil's Dyke, en Sussex. Acabó condenado por el crimen. En un tribunal, el fiscal destacó las similitudes entre los ataques y concluyó: "Es la naturaleza abrumadora convincente y poderosa de todas las pruebas que pueden dar la certeza de que el acusado es culpable".

El juicio fue aplazado.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *