¬ŅUn mundo diferente? No realmente





Un momento de profunda crisis e incertidumbre, como el que estamos experimentando, debería requerir consideración, un análisis riguroso de la información que tenemos y prudencia y moderación al expresar opiniones.





Es esencial que todos conserven la libertad de pensamiento y la libertad de expresión intactas, pero es igualmente importante pensar antes de hablar, estar siempre en condiciones de asumir la responsabilidad de lo que dices. Esto es cierto para los funcionarios del gobierno y para los gobernados.

En un momento en que la uni√≥n de fuerzas ser√≠a fundamental para el √©xito de la lucha contra el enemigo com√ļn, persisten los que siguen comprometidos con la fractura y la polarizaci√≥n de la sociedad. Todos estos protagonistas est√°n siendo derrotados, pero mientras tanto, el costo en vidas no permite excusar las incursiones fatales que hicieron.

Se espera que los ciudadanos comunes cumplan con las mejores prácticas prescritas. Quedarse en casa de repente asumió un valor fundamental en el combate en curso. Estar atento a las prácticas de higiene, el comportamiento social y los detalles de las rutinas diarias, hace la diferencia entre la victoria y la derrota. Nunca, de una manera completamente generalizada, ha sentido que si nos protegemos, también estamos protegiendo a los demás.

El ego√≠smo que podr√≠a subsistir se transforma autom√°ticamente en altruismo por la naturaleza de la batalla. Podemos decir que en todo el mundo, la respuesta de la ciudadan√≠a, salvo excepciones ocasionales, ha sido notable. La comunicaci√≥n y la conciencia han estado funcionando a nivel global, y el nivel de evoluci√≥n tecnol√≥gica globalizada en el que nos encontramos no es extra√Īo. Este es un activo democr√°tico muy fuerte, la transmisi√≥n generalizada de conocimiento que salva vidas, incluso en los reg√≠menes m√°s cerrados y autoritarios de la actualidad.

Sin embargo, hay, por parte de los protagonistas pol√≠ticos, errores que persisten, en las circunstancias actuales, con costos abrumadores. No hay otra forma de decirlo, la gesti√≥n pol√≠tica de esta crisis por parte de Xi, de Bolsonaro, del d√ļo S√°nchez-Iglesias, de Trump, de Ra√ļl Castro, de Boris Johnson fue absolutamente irresponsable y pol√≠ticamente criminal.

Comienzo con Xi Jinping, y el pa√≠s donde todo comenz√≥, donde todo fue sofocado y negado, donde se aprovech√≥ para aumentar a√ļn m√°s el control estatal sobre el individuo, donde la opacidad es notoria y, a√ļn m√°s criminal, vuelve a la situaci√≥n de absoluta inseguridad alimentaria que caus√≥ todo esto; No existe una m√°scara que enmascare esta realidad. Bolsonaro, por su parte, persiste en el camino de la ignorancia irresponsable, yendo en contra de su propio gobierno, convirtiendo a Brasil en un verdadero barril de p√≥lvora.





En Espa√Īa, ten√≠amos a S√°nchez y su socio Iglesias pidiendo una participaci√≥n masiva en fen√≥menos de masas ideol√≥gicas, lo cual es absolutamente imperdonable, ya que el intento totalitario de silenciar a la prensa libre es condenable; Adem√°s de la brutal crisis de salud p√ļblica, Espa√Īa ha agregado un ataque a la democracia sin precedentes por parte del gobierno m√°s siniestro desde el final de la dictadura. La burla, la arrogancia, la negaci√≥n, la mala fe, la profunda ignorancia de las sucesivas declaraciones de Trump, est√°n costando miles de muertes, millones de desempleados y un colapso que Estados Unidos y el pueblo estadounidense no merecen.

Al lado, siempre fuera del mundo, Cuba contin√ļa aferr√°ndose al sistema comunista a expensas de sus propias vidas y prescribe la homeopat√≠a como una forma de enfrentar el virus. Finalmente, Boris Johnson, el l√≠der err√°tico y voluntario que arriesg√≥ lo que no permite la ligereza, que se retir√≥ demasiado tarde y sin convicci√≥n, y que, ir√≥nicamente, con una iron√≠a negra y aburrida, termin√≥ probando el veneno que relativiz√≥; Espero que se recupere r√°pidamente y corrija lo que a√ļn es posible corregir.

La descripci√≥n anterior es objetiva. Existe un registro de intervenciones p√ļblicas de todos los protagonistas mencionados. Existe una cronolog√≠a de la aparici√≥n y avance del virus de China a Am√©rica. Hay estad√≠sticas diarias accesibles para todos. Existe una correlaci√≥n obvia entre las acciones pol√≠ticas de estos protagonistas y la forma en que el virus afecta al pa√≠s que gobiernan, en el caso de China con implicaciones globales √ļnicas.

Aun as√≠, con la polarizaci√≥n y la fractura que mencion√© al principio, los ej√©rcitos de ignorancia no est√°n listos para blanquear o relativizar el mal de sus comandantes. A√ļn as√≠, todav√≠a hay un atractivo fren√©tico para noticias falsas de un lado y del otro. A√ļn as√≠, el fanatismo de la secta sigue siendo m√°s importante que hacerlo bien y salvar vidas.

Si criticamos a Trump o Bolsonaro, pronto los seguidores de la secta nos hablan de la extrema izquierda y nos disparan con S√°nchez o Xi, como si su culpa resolviera el problema de estadounidenses y brasile√Īos. Si atacamos a S√°nchez o Castro, pronto los camaradas fan√°ticos nos llaman fascistas, disparando con Trump y Bolsonaro, como si eso resolviera el problema espa√Īol o diera poderes milagrosos a la homeopat√≠a cubana. Desde Xi y desde China, incluso hay quienes hablan de la naci√≥n modelo, la dictadura salv√≠fica, el pa√≠s de solidaridad … Impactante, por decir lo menos.

Resulta que, en esencia, hay muy poco que cambiar. Los viejos dogmas, el esp√≠ritu de secta, la militancia fan√°tica, estos, permanecen absolutamente inmunes al virus. Mientras contin√ļen, el mundo no ser√° muy diferente. Deteng√°monos con ilusiones.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *