Un Ir√°n irado no es bueno para nadie





El ataque del pasado jueves a dos petroleros en el Golfo de Om√°n es otro incidente a escalar las tensiones de Oriente Medio, una regi√≥n donde la paz parece ser dif√≠cil de encontrar. Es el segundo incidente de este tipo en el √ļltimo mes y ha colocado a las varias potencias con intereses en la regi√≥n en una discusi√≥n sobre la autor√≠a y la responsabilidad de las explosiones, siendo que Ir√°n y Estados Unidos son los principales actores, tirando culpas el uno al otro.





La estrategia diplomática (si se puede apelar la "estrategia") de la administración Trump, que pasa mucho por la intimidación y abandonos unilaterales de acuerdos establecidos antes de su mandato, ha sido eficaz en acorralar a Irán, particularmente por la reposición de sanciones económicas, que hundieron la economía persa en una recesión profunda, aliada a valores escandalosos de inflación.

Este regreso a la política de sanciones ha sido visto con gran agrado por israelíes y sauditas, que desde el principio se opusieron al acuerdo nuclear iraní-especialmente los sauditas, que compiten en el mercado del petróleo con Irán, estando incluso en una clara guerra de precios. Pero la intimidación estadounidense no se restringe a la asfixia económica: en una acción sin precedente histórico, Washington declaró a la Guardia Revolucionaria Iraní como una organización terrorista, una designación nunca antes aplicada a una fuerza armada de un país. Curiosamente, al mismo tiempo que acusan a Irán de financiar y promover el terrorismo, los norteamericanos van vendiendo armas a los sauditas, un país donde la libertad impera y los radicalismos religiosos están claramente lejos de ser un problema. Consistente.

Si este "intimidaci√≥n"Me parece exagerado y contraproducente en la mayor√≠a de los casos, esto se vuelve a√ļn m√°s cierto cuando el consenso internacional era que Ir√°n no violar√≠a el acuerdo nuclear que le imped√≠a enriquecer uranio a la salida de Estados Unidos; ya no ser√° tan claro actualmente, dado que el propio pa√≠s ya ha dicho que los l√≠mites a las reservas de uranio y agua pesada impuestos por el pacto se superar√°n al final del mes.

La actitud norteamericana, y particularmente del Sr. Trump, parece por lo tanto ser un reflejo, por un lado, de los deseos e intereses de sus aliados más cercanos (sí, porque durante la administración Trump, Israel y Arabia Saudita han sido y continuarán sin duda, a ser socios prioritarios, en detrimento, por ejemplo, de la UE) y, por otro, de la casi obsesión en apagar todo y cualquier legado de su predecesor, algo que la base que apoya al actual Presidente valora y aprecia Рy que mejor legado para destruir que la mayor proeza diplomática de Obama?

A pesar de las afirmaciones del Presidente estadounidense de que "acabó con la amenaza nuclear de Corea del Norte", los hechos demuestran que Kim estará tan decidido a transformar al país en una potencia nuclear como el padre y el abuelo. Y, por mucha pompa que gestiona un encuentro televisado entre los dos líderes, los avances hacia una efectiva desnuclearización de la península fueron escasos o casi ninguno.

En realidad, los norcoreanos incluso habrán sacado los mayores dividendos, ya que la presencia militar norteamericana en el vecino del sur disminuyó sustancialmente a cambio de poco o casi nada (a pesar de no probar misiles de largo alcance desde el final de 2017, el mes pasado se probaron misiles de corto alcance y los ejercicios militares siguen siendo una rutina para la DPRK). Pero el caso norcoreano parece ser visto como un ejemplo a seguir por Trump, para quien la estrategia de intimidación es siempre el primer enfoque a seguir.





Sin embargo, el precio del petr√≥leo se resentir√°, especialmente si los incidentes en el Golfo de Om√°n contin√ļan, lo que obligar√≠a a un cambio en la siguiente ruta de exportaci√≥n petrolera. Ahora corresponde a la UE, junto a China e India (dos de los socios m√°s importantes del gobierno de Teher√°n), tratar de salvar el acuerdo, para no acorralar a√ļn m√°s el gigante persa.

Hay quien ve en este impasse demasiadas similitudes con las tensiones durante la administraci√≥n Bush que llevaron a la invasi√≥n de Irak (incluyendo la presencia de John Bolton, el actual Consejero de Seguridad de Trump y uno de los arquitectos de la guerra que m√°s bajas caus√≥ en la historia americana). Esperemos para ver el resultado – y esperamos tambi√©n que sea pac√≠fico, pues (m√°s) una guerra es la √ļltima cosa que necesita Oriente Medio.

El autor escribe de acuerdo con la antigua ortografía.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *