Un estudio revela los altibajos de la diabetes en la vida cotidiana





Hace casi 100 a√Īos, los cient√≠ficos canadienses hicieron uno de los mayores descubrimientos de la historia m√©dica: identificaron una hormona esencial para la supervivencia de cualquier ser humano, la insulina. Gracias a su hallazgo, no solo entendemos mejor c√≥mo el cuerpo usa la glucosa de las comidas, sino que se inici√≥ el tratamiento de una enfermedad que, en ese momento, era letal. diabetes.





Un siglo despu√©s, los avances en la investigaci√≥n y en el sector farmac√©utico han permitido que millones de personas con el problema vivan a√Īos y a√Īos de manera digna. Si en el pasado las inyecciones utilizaban hormonas extra√≠das de animales y depend√≠an de agujas gruesas y dolorosas, hoy las mol√©culas dise√Īadas en el laboratorio y los bol√≠grafos de aplicaci√≥n con punta muy fina han hecho la vida cotidiana m√°s tranquila.

Pero eso no quiere decir que retos. Especialmente porque no existe una píldora (o inyección) mágica para curar la diabetes. Su control depende de la conciencia, el uso correcto de los medicamentos y la adopción de hábitos saludables. Y aquí es donde nos enfrentamos a las dificultades que persiguen rutina de pacientes y familiares.

Comprender el impacto de la enfermedad, los fracasos y las barreras al tratamiento y otras percepciones y comportamientos de los brasile√Īos que viven con la condici√≥n y el uso de insulina, VER SALUD y la inteligencia de mercado Grupo Abril realiz√≥, con el apoyo de Novo Nordisk, la investigaci√≥n ‚ÄúLos altibajos de la diabetes en la familia brasile√Īa‚ÄĚ.

Mediante cuestionarios respondidos en Internet por m√°s de 1300 personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 y c√≥nyuges, hijos o padres de pacientes, el estudio dibuja un panorama de lo que puede o debe cambiar en la lista de cuidados para mejorar la salud de quienes padecen la enfermedad y el bienestar de toda la casa. ‚ÄúLa investigaci√≥n muestra cuellos de botella en la educaci√≥n del paciente y aporta informaci√≥n √ļtil no solo para empoderarlo sino tambi√©n para sensibilizar a quienes lo rodean‚ÄĚ, eval√ļa el endocrin√≥logo, curador de proyectos y columnista de VEJA SA√öDE, Carlos Eduardo Barra Couri.

‚ÄúY nos llama como m√©dicos para mejorar la orientaci√≥n que se da en el consultorio y de otras formas‚ÄĚ, agrega el coordinador de Endodebate, evento en el que se present√≥ la encuesta a pr√°cticamente m√°s de 3.000 profesionales. La mayor√≠a de los pacientes entrevistados tienen al menos cinco a√Īos de diagn√≥stico y uso de insulina, lo que presupone un mayor conocimiento y pr√°ctica con el tratamiento. Aun as√≠, se identificaron situaciones preocupantes que involucran la correcta aplicaci√≥n de la hormona, el control de la glucosa, el manejo de la hipoglucemia y la adherencia a los h√°bitos de bienvenida.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad





Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital
Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

Uso de insulina: entre fallos y barreras

‚ÄúLa investigaci√≥n muestra que un buen n√ļmero de pacientes con diabetes reconocen las actitudes que ayudan a controlar el problema pero no son capaces de aplicarlas en su rutina‚ÄĚ, concluye Couri, quien es investigador de la Facultad de Medicina de Ribeir√£o Preto de la Universidad de S√£o Paulo ( USP). Esta paradoja entre conocimiento y h√°bito se siente en el tratamiento paso a paso y en el propio estilo de vida – casi la mitad de los encuestados ven en el alimentaci√≥n y en la practica de Ejercicios los mayores desaf√≠os para el control de enfermedades.

√Čl mismo uso de insulina todav√≠a est√° rodeado de errores, adicciones y obst√°culos. Para quienes no est√©n familiarizados con el tema, conviene aclarar que las insulinas, prescritas para todas las personas con diabetes tipo 1 y en general aquellas que han vivido con el tipo 2 durante m√°s tiempo, se dividen en medicamentos de acci√≥n lenta y r√°pida.

La primera clase tiene un efecto de largo alcance durante 12 o 24 horas; el segundo se presta a enviar glucosa a las células tan pronto como el individuo come. La insulina rápida debe aplicarse unos 15 minutos antes de una comida y le pide al paciente que vigile la glucosa en sangre durante este período y calcule la dosis correcta de acuerdo con lo que se consumirá.

Y debe hacer esto siempre para no inyectar muy poca hormona, que dejar√° az√ļcar en sangre en la sangre, ni demasiada, lo que puede provocar ca√≠das bruscas. hipoglucemia.

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

En la encuesta, se destaca que la cantidad de personas que no se postula en el momento adecuado es significativa y el 44% usa una dosis fija de medicaci√≥n, es decir, no se reajusta seg√ļn la necesidad de ese momento. ‚ÄúOtro punto es que la mayor√≠a no cuenta los carbohidratos, un c√°lculo dirigido a las comidas para definir la dosis de insulina y para el que incluso existen aplicaciones en el celular‚ÄĚ, apunta Couri.

Adem√°s, el 43% de los participantes admite que no usa la inyecci√≥n en algunas circunstancias, la mayor√≠a por olvido. ¬ęTodo esto aumenta el riesgo de efectos inmediatos de enfermedades no controladas, como hipoglucemias, y de complicaciones a largo plazo, en caso de problemas con el coraz√≥n, ojos, ri√Īones …¬Ľ, advierte el m√©dico.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

Otro dato crítico es el monitoreo de glucosa por debajo del ideal: el 60% revisa el valor menos de cuatro veces al día; El 82% no lo hace en medio de la noche, durante la cual pueden ocurrir episodios de hipoglucemia; y el 41% no mide después de las comidas. Para quienes usan insulina rápida, este descuido puede afectar directamente el éxito del tratamiento y sus efectos secundarios, como las infames caídas repentinas de los niveles de glucosa en sangre.

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

No toda la diabetes es igual

Aunque tienen el mismo nombre, la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 son enfermedades diferentes. En el primero, que suele detectarse en la infancia o la adolescencia, la Sistema inmunológico se vuelve contra el páncreas, nuestra fábrica de insulina, que deja de producir la hormona, entonces hay que aplicar el medicamento desde el principio.

El tipo 2 es el tipo que suele aparecer con a√Īos o con aumento de peso. Al principio, est√° domesticado con un estilo de vida y pastillas, pero existe la posibilidad de que el m√©dico tenga que solicitar insulina cuando el p√°ncreas ya no pueda realizar el trabajo.

En la encuesta ‚ÄúLos altos y bajos de la diabetes en la familia brasile√Īa‚ÄĚ, como se mencion√≥, se escuch√≥ a personas con ambas condiciones. Aunque los pacientes con diabetes tipo 1 sufren m√°s de hipoglucemia, el estudio muestra que son m√°s conscientes y activos en el tratamiento.

El fantasma de la hipoglucemia

No medir la glucosa o usar insulina como requiere el disfraz es un plato lleno para el tormento en la vida de quienes tienen diabetes (y sus familias): hipoglucemia. Aparecen cuando la glucosa está por debajo de 70 mg / dl y, aunque no siempre presentan síntomas, suelen manifestarse con sudor frío, temblores, malestar e incluso pérdida del conocimiento.

En la investigaci√≥n, cuatro de cada diez pacientes informan tener episodios al menos una vez por semana. ¬ęLo que lo hace a√ļn m√°s complicado es que muchas personas dicen que pasan por esto cuando trabajan, hacen ejercicio o conducen¬Ľ, dice Couri.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

¬ęAunque no tenemos que medir esfuerzos para evitar la hipoglucemia, es muy dif√≠cil que no aparezca cuando salimos de la rutina¬Ľ, eval√ļa Vanessa Pirolo, coordinadora de incidencia de la Asociaci√≥n de Diabetes Juvenil (ADJ). La periodista y activista habla sobre la experiencia y propiedad de quienes viven con diabetes tipo 1 y el uso de insulina durante dos d√©cadas, desde que ten√≠a 18 a√Īos.

Para mantener la enfermedad bajo riendas cortas y minimizar el riesgo de hipoglucemia, mide la glucosa al menos siete veces al d√≠a y es inteligente ante cualquier cambio en la vida diaria. ¬ęSi pido pizza en un lugar diferente al habitual, necesito ajustarme y estar m√°s atento¬Ľ, ejemplifica.

Vanessa, quien tambi√©n es coautora del libro. Enfermedades cr√≥nicas: ¬°aprenda a prevenirlas! (Editora Labrador), lamenta el hallazgo del estudio de que m√°s del 20% de los pacientes solo consideran una hipoglucemia cuando el az√ļcar cae por debajo de 54 mg / dl: ‚ÄúEsto demuestra que algunas personas no saben qu√© decisi√≥n tomar con el valor de glucosa ‚ÄĚ.

Los episodios de hipoglucemia en la oficina, en el gimnasio e incluso en el tr√°fico tambi√©n nos recuerdan la necesidad de preparar mejor el c√≠rculo social para que las personas puedan identificar un episodio de este tipo. Seg√ļn los participantes, queda mucho por hacer al respecto. Los propios miembros de la familia reconocen que necesitan estar mejor capacitados: la mitad dice que no son completamente capaces de lidiar con una crisis.

Ante una hipoglucemia, los expertos sugieren darle al paciente una fuente de glucosa lo antes posible, preferiblemente el sobre de az√ļcar l√≠quido. ‚ÄúEs fundamental que el paciente salga de casa con esto y el tarjeta de identificaci√≥n que tienes diabetes, puntos que dejaron mucho que desear en nuestra investigaci√≥n ‚ÄĚ, apunta la investigadora de la USP.

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

¡Mira el corazón!

En el estudio, se pidi√≥ a los pacientes y familiares que se√Īalaran qu√© complicaciones de la diabetes les provocaban m√°s temor. Para quienes tienen la enfermedad, el primer lugar fue con problemas de visi√≥n, seguido de amputaciones e insuficiencia renal. En la familia, lideraron las crisis de hipoglucemia.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Sin embargo, en ambos grupos, la enfermedad cardiovascular no fue la principal preocupaci√≥n. ‚ÄúNecesitamos revertir esta percepci√≥n, ya que los problemas card√≠acos son la principal causa de muerte entre quienes tienen diabetes‚ÄĚ, interpreta Couri.

Con el tiempo, el exceso de az√ļcar en sangre puede da√Īar los vasos. Cuando esto se suma a factores como hipertensi√≥n y colesterol alto, elimina el riesgo de ataque card√≠aco, accidente cerebrovascular y otros peligros a trav√©s de las arterias.

La orientación del médico

Estamos de acuerdo en que no es fácil adherirse a tantas recomendaciones a diario, pero los beneficios para la salud demuestran que vale la pena la inversión. Sin embargo, para que las personas con diabetes comprendan cómo cuidarse y sepan cómo tratar a las personas en el tratamiento, la orientación médica también es decisiva.

¬°Y luego el bicho atrapa! M√°s de la mitad de los pacientes dicen que no canal de comunicaci√≥n con el m√©dico adem√°s de las consultas cara a cara, ¬Ņc√≥mo puede estar seguro del reajuste de la dosis de insulina sin hablar con el m√©dico? Y el 36% dice que la primera consulta no fue satisfactoria en relaci√≥n a las explicaciones sobre la aplicaci√≥n de la hormona.

¬ęUna consulta detallada y el contacto con el m√©dico marcan la diferencia en el control de la enfermedad, pero sabemos que no todos los brasile√Īos tienen acceso a esto¬Ľ, analiza el coordinador de Endodebate. Vanessa recuerda que, en el SUS, el paciente apenas tendr√° m√°s de 15 minutos con el profesional y se marchar√° con su n√ļmero de celular. ‚ÄúNecesitamos educar a pacientes y m√©dicos e invertir en un enfoque multidisciplinar‚ÄĚ, defiende el representante de ADJ, que lucha por aumentar el acceso de los pacientes a la informaci√≥n y los medicamentos.

Infografía: André Moscatelli / LA SALUD es vital

El papel de la familia

En este contexto, la familia puede ayudar. La investigación sugiere que, al igual que se ve afectado por la enfermedad y su tratamiento, los padres, hijos y cónyuges participan en la rutina de cuidados y pueden ayudar a crear un entorno propicio para los buenos hábitos y el cumplimiento de las prescripciones médicas.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

‚ÄúBromeo diciendo que si hay un paciente con diabetes en casa, la familia tiene que volverse diab√©tica. Esto significa que debe actuar no solo en la aceptaci√≥n y realizaci√≥n del tratamiento, sino tambi√©n en la adopci√≥n de comportamientos saludables ‚ÄĚ, argumenta Couri. ¬ęHacer ejercicio, dormir bien y comer de forma equilibrada valen la pena tanto para quienes tienen diabetes como para quienes no la padecen¬Ľ.

El abrazo de familia es el empoderamiento del paciente cuenta puntos incluso cuando el d√≠a a d√≠a se pone patas arriba, como en pandemia de coronavirus. ‚ÄúEl estr√©s de la cuarentena me hizo atacar la despensa y comer m√°s. Para cuidar la glucosa, tuve que aumentar la insulina. Con m√°s insulina, tuve m√°s hambre, gan√© peso y tuve hiperglucemia. Pero recuper√© el control sobre la rutina, la alimentaci√≥n y la actividad f√≠sica, y las cosas mejoraron ‚ÄĚ, comparte Vanessa.

Ahora, el (auto) conocimiento también es parte de la receta del éxito contra la diabetes. Hoy y adelante.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *