Un caso récord en Florida refleja el miedo a los efectos de pandemia en el sur de los EE. UU.





La región noreste de los Estados Unidos fue la más afectada por la primera ola de casos de coronavirus en el país. La ciudad de Nueva York, por ejemplo, llegó a ser considerada, en abril, el epicentro de la pandemia en el mundo, cuando concentraba casi la mitad de los nuevos casos diarios.





Meses después, la distribución geográfica de Covid-19 en los Estados Unidos cambió. Los estados de la región sur, que aparentemente se salvaron al comienzo de la pandemia, hoy concentran los niveles más altos de contaminación.

¬ęLos picos anteriores fueron sembrados por viajeros de China y Europa. Y a medida que muchos viajes internacionales pasan por el noreste y la costa oeste, los estados en estas √°reas han visto un aumento m√°s intenso en los casos¬Ľ, dice Taison Bell, profesor de la divisi√≥n de enfermedades. enfermedades infecciosas y salud internacional en la Universidad de Virginia.

Para él, la migración del virus a la región sur es el resultado de una combinación de relajación de las medidas de restricción y la adherencia inconsistente a las prácticas de prevención, como la distancia social y el uso de máscaras.

¬ęMuchos de los estados del sur han utilizado la baja incidencia de Covid-19 como justificaci√≥n para volver r√°pidamente a la vida normal. Sin embargo, la urgencia de reabrir la econom√≠a se ha suspendido ante la necesidad de continuar tomando el virus en serio¬Ľ.

Este es el caso en Florida, por ejemplo. El sábado (4), el estado confirmó 11,458 nuevos casos de coronavirus, después de días en que la tasa superaba los 10,000 registros diarios. La cifra alcanza un récord que supera las tasas de cualquier país de Europa, incluso durante los picos de pandemia, y limita con el 20% del total de casos diarios en los EE. UU.

Ron DeSantis, el gobernador del estado, permitió una reapertura parcial de Florida en la primera semana de mayo. Sin embargo, a fines de junio, DeSantis dio un paso atrás y ordenó un nuevo bloqueo para bares y lugares de entretenimiento, que estuvieron completos durante el período de autorización.





El s√°bado (4), el alcalde del condado de Miami-Dade, el m√°s grande del estado, decret√≥ el toque de queda. Nadie puede salir de la casa entre las 10 de la noche y las 6 de la ma√Īana. Muchas de las playas de Florida, que tradicionalmente habr√≠an estado abarrotadas en las vacaciones del 4 de julio, estaban cerradas y desiertas.

Seg√ļn una encuesta realizada por The New York Times, entre los 17 estados de la regi√≥n sur, solo Florida y Texas est√°n revirtiendo las medidas de relajaci√≥n de la econom√≠a.

Texas, el segundo estado más poblado del país, cerró los bares nuevamente a fines de junio y redujo el límite de audiencia para los restaurantes.

Arkansas, Carolina del Norte, Delaware, Louisiana y Mississippi pausaron sus horarios de reapertura, mientras que Alabama, Carolina del Sur, Georgia, Maryland, Tennessee, Virginia y Virginia Occidental mantuvieron la reapertura gradual.

Kentucky, Missouri y Oklahoma han reanudado todas las actividades, y han visto aumentos considerables en el n√ļmero de casos de Covid-19.

El viernes (3), siete estados estadounidenses superaron sus propios registros diarios de contaminación por coronavirus; cinco de ellos están en la región sur.

Para el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, los aumentos en el n√ļmero de casos nuevos no est√°n relacionados con la reapertura de los estados, sino con la capacidad de prueba del pa√≠s.

¬ęCasos, Casos, Casos! Si no prob√°ramos tanto y con tanto √©xito, tendr√≠amos muy pocos casos. Si eval√ļa a 40 millones de personas, tendr√° muchos casos que, sin el examen (como en otros pa√≠ses), no aparecer√≠an todas las noches en el Fake Evening News [refer√™ncia aos telejornais noturnos dos EUA]¬Ľescribi√≥ Trump en Twitter.

¬ęEn cierto modo, nuestro tremendo √©xito en las pruebas le da a los medios de comunicaci√≥n falsos lo que quiere, CASOS. Mientras tanto, las muertes y la tasa de mortalidad importante est√°n disminuyendo¬Ľ.

La l√≥gica del l√≠der estadounidense, seg√ļn la cual Estados Unidos solo est√° registrando m√°s casos porque est√° evaluando a m√°s personas, es cuestionable, dice Olivia Carter-Pokras, profesora del departamento de epidemiolog√≠a y bioestad√≠stica de la Universidad de Maryland.

¬ęS√≠, hubo un aumento en el n√ļmero de pruebas que se llevan a cabo, pero el aumento en el n√ļmero de casos nuevos no se debe a esto. De hecho, si observa, ver√° que el porcentaje de resultados positivos ha aumentado¬Ľ, dice el epidemi√≥logo.

Los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins muestran que la capacidad de evaluaci√≥n de los EE. UU. Ha aumentado de 100,000 ex√°menes diarios a fines de marzo a m√°s de 600,000 en las √ļltimas semanas. El viernes (3), el pa√≠s registr√≥ su mayor n√ļmero de pruebas realizadas en 24 horas, m√°s de 720 mil.

Por otro lado, el porcentaje de pruebas con resultados positivos alcanz√≥ un m√°ximo de 21.9% a principios de abril, cuando las pruebas se concentraron m√°s en casos severos y cayeron al nivel m√°s bajo (4.4%) a mediados de junio. . La cifra volvi√≥ a subir en la √ļltima semana, alcanzando el 7,6% el s√°bado (4).

Sin embargo, las cifras muestran una imagen m√°s delicada en la regi√≥n Sur. En Florida, hubo un aumento importante en el n√ļmero de pruebas, y el porcentaje de resultados positivos contin√ļa creciendo.

Cuando el estado rompió su récord de casos diarios el sábado, se realizaron más de 65,000 pruebas, y el 18.1% dio positivo por Covid-19.

Para Carter-Pokras, quien analizó el cronograma de medidas restrictivas y de alivio en los estados del sur, la razón de los aumentos es la precipitación en la reapertura.

¬ęFlorida y otros estados en la misma situaci√≥n delicada no han seguido las pautas nacionales sobre c√≥mo y cu√°ndo abrir¬Ľ, dice Carter-Pokras. ¬ęNo se lo tomaron en serio y lo abrieron demasiado pronto¬Ľ.

En su estado, Maryland, la profesora reconoce las buenas acciones de los funcionarios de salud, pero no exagera el optimismo.

¬ęA medida que avanza la pandemia, las personas pueden volverse complacientes y relajar las pr√°cticas de seguridad. En nuestro estado, nos estamos moviendo en la direcci√≥n correcta. Sin embargo, no estamos fuera de peligro¬Ľ.

Tanto ella como el profesor Bell, de la Universidad de Virginia, eval√ļan negativamente las reacciones de la administraci√≥n Trump a la crisis de salud p√ļblica del coronavirus.

¬ęMe entristece ver c√≥mo no se utiliz√≥ la vasta experiencia del gobierno federal como deber√≠a haber sido durante esta pandemia¬Ľ, dice Carter-Pokras.

Para Bell, la administraci√≥n Trump ha estado involucrada en el enga√Īo, subestim√≥ la crisis, ignor√≥ la orientaci√≥n de sus propias agencias y dio consejos peligrosos.

¬ęLa respuesta federal fue atroz y es una l√°stima que nos superar√° cuando se vuelva a contar esta historia¬Ľ, dice el profesor. ¬ęSe supone que nuestros l√≠deres representan lo mejor de nosotros, pero est√°n fallando miserablemente en cumplir con ese est√°ndar¬Ľ.

Bell dice que los funcionarios tampoco tienen en cuenta los aspectos demogr√°ficos para la toma de decisiones en el sur de los Estados Unidos.

Seg√ļn el √ļltimo censo estadounidense, 7 de los 10 estados con la mayor poblaci√≥n negra se encuentran en el Sur. Juntos, los 17 estados albergan al 58% de los negros en los Estados Unidos, hist√≥ricamente marginados y v√≠ctimas de un d√©ficit en el acceso a servicios esenciales, como el Salud.

¬ęPara ser honesto, debemos comenzar a preocuparnos¬Ľ, dice el m√©dico. ¬ęDeber√≠amos comenzar a invertir recursos en estas comunidades para asegurarnos de que tenemos pruebas adecuadas, procedimientos de aislamiento adecuados y acceso a la atenci√≥n¬Ľ.

Cuando los datos sobre las v√≠ctimas de coronavirus en los Estados Unidos comenzaron a analizarse desde perspectivas sociales y raciales, se hizo evidente que la pandemia es a√ļn m√°s grave para las minor√≠as.

Las comunidades negras y de bajos ingresos concentran casos y muertes de manera desproporcionada. Aunque son el 13% de la poblaci√≥n estadounidense total, los negros son el 34% de los asesinados por Covid-19, seg√ļn datos de Johns Hopkins.

¬ęEsta pandemia expuso desigualdades de larga data y una serie de injusticias sociales¬Ľ, dice Carter-Pokras. ¬ęSolo podemos esperar que haya voluntad pol√≠tica para hacer los cambios necesarios en nuestro sistema de salud.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *