Un año después del referendo, Barcelona se llena de manifestantes



Calles, carreteras y ferrocarriles en Cataluña comenzaron a ser cortadas por las primeras horas de la mañana de este lunes por activistas pro-independencia el día en que se completa un año sobre el referendo considerado ilegal por el Tribunal Constitucional español. El 1 de octubre de 2017, los catalanes acudieron a las urnas convocados por el Gobierno Regional para responder a la pregunta "¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?". Más del 90% de los votantes responden que sí.

Un año después, los disturbios se apoderaron de las calles de varias ciudades de Cataluña. En Girona -según información avanzada por los diarios El País y El Mundo, que citan a la policía catalana (Mossos d'Esquadra) -, los activistas cortaron varios ferrocarriles del AVE, el tren de alta velocidad español, lo que llevó a la suspensión de varias conexiones ferroviario. La protesta duró alrededor de dos horas, y militantes desmovilizados alrededor de las 9:00 (8:00 a.m. de Lisboa).

Al frente de la mayoría de estas protestas están, según los diarios españoles, grupos de ciudadanos agrupados en los llamados Comités de Defensa de la República (CDR). En la estación de Girona, aparecieron cerca de 200 activistas y la policía no pudo contener su avance, relata la agencia de noticias Efe.



Se sabe también que los CDR cortaron la autopista A2 en Lérida, y la AP7 en Cambrils (Tarragona). Otras noticias en la prensa española dan cuenta de concentraciones junto a las torres del CaixaBank, en Barcelona, ​​ciudad catalana donde hay al menos tres concentraciones de manifestantes. Los activistas intentaron impedir que los trabajadores entrar en el edificio del banco.

A lo largo de todo el día están previstas innumerables acciones de los movimientos separatistas para señalar el 1 de octubre de 2017, exigiendo la creación de una República independiente y la liberación de aquellos que llaman "presos políticos".

Las diversas concentraciones de este lunes se producirá después de que el 11 de septiembre un millón de personas participar en una manifestación en las avenidas del centro de Barcelona con ocasión de "La Diada", el Día de Cataluña. La pasada semana, hubo informes de varios enfrentamientos entre policías e independentistas que terminaron con 24 heridos y dos detenidos en las calles de Barcelona.

Mientras los ciudadanos se manifiestan en las calles, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado de otros miembros del gobierno regional, celebra la fecha en Sant Julià de Ramis, ciudad donde su antecesor, Carles Puigdemont, no puede votar en las últimas elecciones, a raíz de las acusaciones que se le hicieron.

Después de conocidos los resultados del referéndum, Puigdemont, que era a la fecha presidente de la Generalitat, declaró la independencia catalana de forma unilateral. Acabaría acusado, por el Tribunal Supremo español, de rebelión, peculado y desobediencia. Puigdemont vive exiliado en Bélgica, después de que la justicia española no consiguiera su extradición de Alemania.

La ceremonia oficial de este lunes tiene lugar exactamente en el pabellón deportivo donde, hace un año, estaban instaladas las urnas de votación. La primera fila de sillas está reservada a los presos ligados a la causa independentista ya los líderes catalanes que tuvieron que abandonar el país para no ser llevados a la justicia. De forma simbólica, sus retratos ocupan los lugares dejados vagos.

Nueve dirigentes independentistas están presos a la espera de juicio por delitos de rebelión, sedición y / o peculato por su implicación en el intento separatista fallado.

Quim Torra (centro), Roger Torrent (izquierda) y el alcalde de Sant Julià de Ramis, Marc Puigtio (AFP / Getty Images)

Los independentistas reclaman desde hace tiempo un referéndum regional sobre la independencia de Cataluña, de forma similar a los que se realizaron en Quebec (Canadá) o en Escocia (Reino Unido), pero la Constitución española sólo permite una consulta electoral de este tipo si se realiza a nivel nacional.

Durante su mandato, Carles Puigdemont, apoyado desde 2015 por una mayoría parlamentaria de partidos separatistas, organizó y realizó un referéndum el 1 de octubre de 2017, que fue considerado ilegal por el Tribunal Constitucional español. El proceso de independencia fue interrumpido el 27 de octubre de 2017, cuando el Gobierno central español decidió intervenir en la Comunidad Autónoma. Las elecciones regionales, que se celebraron el pasado 21 de diciembre, volvieron a ser ganadas por los partidos separatistas.


Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *