Twitter y Facebook cambiaron su forma de intervenir en política





El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, quien también controla Whatsapp e Instagram, no solo dijo que estaba preparado para luchar contra los progresistas que intentan imponer nuevas regulaciones en la industria, sino que se reinventó a sí mismo como un defensor de la libertad.





De ahora en adelante, Facebook se negará a restringir las publicaciones de políticos que violen las reglas básicas de la cortesía, lo que equivale a un llamado velado a la calumnia y la mentira.

Jack Dorsey ha elegido un camino diferente.

Sin pasar por el debate inextricable sobre la libertad de expresi√≥n, el jefe de Twitter anunci√≥ el abandono del sistema de pago de todos los mensajes pol√≠ticos. Una medida dif√≠cil de implementar, pero potencialmente revolucionaria. En teor√≠a, puede evitar la organizaci√≥n de campa√Īas de noticias falsas con el nivel de agresi√≥n visto durante las elecciones en Brasil.

El momento de anunciar estas medidas clave fue elegido a mano. Hace diez a√Īos, en medio de la Primavera √Ārabe, el advenimiento de las redes sociales se celebr√≥ como un factor decisivo para la liberalizaci√≥n y democratizaci√≥n de la esfera p√ļblica. Las situaciones insurreccionales contin√ļan extendi√©ndose y recientemente han llegado a Espa√Īa, Hong Kong y Chile, pero las redes sociales se han convertido en villanos. Facilitaron el surgimiento de movimientos extremistas que vinieron a guiar las narrativas nacionales y mundiales.

Como resultado, Silicon Valley ya no es visto como la burbuja progresiva del capitalismo, y sus ejecutivos como jóvenes idealistas angustiados por las implicaciones éticas de sus negocios. El deterioro de las democracias más grandes del mundo obligó a Mark Zuckerberg y Jack Dorsey a soltar la máscara de la inocencia.





Pero a diferencia de Dorsey, que parece dispuesto a tratar de mitigar los riesgos inherentes a Twitter, Zuckerberg llevaba la m√°scara del cinismo y asumi√≥ que era un plut√≥crata. Especializado en el drenaje de recursos de otras industrias, su grupo se ha convertido en extractivista, rentista y monopolista en su n√ļcleo.

La nueva pol√≠tica de no intervencionismo le permite a Facebook lavarse las manos de las graves acusaciones y otorgar una especie de inmunidad a las que la compa√Ī√≠a dice luchar, pero que, de hecho, fueron indispensables para su √©xito: los radicales, los demagogos y los populistas

Debatir la calidad de la democracia en Facebook en estos días equivale a discutir el alcohol en la sociedad dentro de un bar.

Una verdadera amenaza existencial para las democracias liberales, Facebook estar√° en el centro del debate pol√≠tico el pr√≥ximo a√Īo. Si Donald Trump o cualquier otro defensor del laissez-faire de las redes sociales gana las elecciones de 2020, la descomposici√≥n de la esfera p√ļblica tender√° a continuar e incluso a profundizarse.

Para sobrevivir, los demócratas estadounidenses del siglo XXI deberán vencer a los barones de los datos, al igual que sus predecesores vencieron a los magnates de Standard Oil, el imperio petrolero desmantelado de principios del siglo XX.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *