Trump y Biden buscan atraer votantes que no est√°n interesados ‚Äč‚Äčen el primer debate de EE. UU.





El presidente Donald Trump y su oponente, Joe Biden, se enfrentan la noche del martes (29) en el primer debate entre candidatos a la Casa Blanca, en un intento por dominar la narrativa y la atención del votante cada vez menos interesado en este tipo. evento.





El debut en vivo -y retransmitido por televisi√≥n- es la oportunidad para que republicanos y dem√≥cratas amplifiquen sus estrategias 35 d√≠as antes de las elecciones, pero las encuestas indican que el n√ļmero de indecisos est√° por debajo del 10% en EE. UU. Y el grupo que puede hacerlo. influenciado por el debate es el m√°s bajo en 20 a√Īos.

Seg√ļn una encuesta del Wall Street Journal / NBC News, m√°s del 70% de los estadounidenses dicen que no consideran que el debate sea demasiado importante para decidir la votaci√≥n, y el 44% dice que el evento de ninguna manera influye en su elecci√≥n para noviembre.

Las tasas de quienes ven en los debates la posibilidad de decidir el candidato han caído drásticamente desde 2012, cuando el 38% dijo que el evento era demasiado importante para batir el martillo en la votación; hoy es del 29%.

A√ļn as√≠, los asesores de Trump y Biden creen que el primer debate ser√° relevante en medio de la pandemia que ya ha matado a m√°s de 200.000 personas en Estados Unidos y ha agregado un nuevo impulso a la campa√Īa, provocando la mayor√≠a de los eventos, principalmente en el lado dem√≥crata. que suceda de forma virtual.

Biden lidera el promedio de la encuesta nacional, pero Trump ha ido ganando terreno en estados clave como Florida y Pensilvania. Ante el escenario cada vez más disputado, la estrategia del demócrata será cristalizar el mensaje de que la elección debe ser un referéndum sobre la conducta errática e ineficaz del presidente ante la pandemia.

Trump, por su parte, quiere cambiar de tema y debe insistir en la idea de que el exdiputado de Barack Obama es viejo y carece de la capacidad mental para gobernar el pa√≠s: el presidente tiene 74 a√Īos, mientras que Biden cumplir√° 78 en noviembre.





Este fin de semana, Trump volvi√≥ a pedirle a su oponente que se hiciera una prueba de drogas antes o despu√©s del debate presidencial. Dice que ¬ęla energ√≠a y el desempe√Īo¬Ľ del dem√≥crata han cambiado dr√°sticamente despu√©s de un comienzo d√©bil de la campa√Īa, lo que implica, sin evidencia, que Biden usa drogas.

Los asesores dicen que el exdiputado de Obama no debería perder el tiempo luchando contra todos los ataques y la información falsa expresada por el presidente, en el guión de distracción habitual que tiende a favorecer al republicano, pero que tampoco puede estar a la defensiva y debe responder a cuestiones importantes.

Sin embargo, entre bastidores, los ayudantes de Biden no ocultan su aprensi√≥n. El exdiputado de Obama es conocido por cometer errores en p√ļblico y ya ha perdido la paciencia con los votantes que lo contradicen; en marzo, por ejemplo, Biden maldijo y amenaz√≥ con abofetear a un trabajador que lo interrog√≥ sobre el control de armas.

Debido a la pandemia, los candidatos no se saludarán con el tradicional apretón de manos al comienzo del debate, que se llevará a cabo en Cleveland, Ohio, con la mediación del periodista de Fox News Chris Wallace.

Se espera que la audiencia, generalmente de casi mil personas, baje a unas 80, que estar√°n en el sitio de la m√°scara y respetando la distancia social, luego de someterse a pruebas para detectar Covid-19.

Adem√°s de los ataques personales y el discurso nacionalista, se espera que el presidente explore su nombramiento de la jueza conservadora Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, confirmada el s√°bado (26).

Con la medida, considerada una de las m√°s importantes en la carrera por la Casa Blanca, Trump salud√≥ a su base, muy sensible a la composici√≥n de la corte, y desvi√≥ parte de la atenci√≥n p√ļblica de su manejo de la pandemia, adem√°s de intentar impactar una posible judicializaci√≥n del Noviembre.

Por el lado de Biden, tambi√©n hay un hecho nuevo que debe analizarse. El domingo (27), The New York Times revel√≥ que Trump pas√≥ 10 a√Īos sin pagar impuestos y pag√≥ solo $ 750 en 2016, cuando venci√≥ a Hillary Clinton.

El presidente niega las acusaciones, pero Biden quiere aprovechar el episodio para intentar sacar al electorado obrero de Trump, argumentando que el republicano elude las leyes para mantener privilegios y paga menos impuestos que muchos estadounidenses de clase media.

El Partido Demócrata llegó a pedir que haya un verificador independiente en el estudio para impugnar la información en vivo entregada por los dos candidatos, lo que fue rechazado por los organizadores del evento.

La idea era que Biden no perdería mucho tiempo o energía negando al presidente o, en el peor de los casos, no sería tragado por la retórica a menudo mentirosa de Trump.

Ahora, dicen aliados, Biden necesita un desempe√Īo al menos promedio de cara a la ardua tarea de equilibrar ataque y defensa, sin perder la postura de candidato presidencial.

Los dem√≥cratas recuerdan que a Obama no le fue bien en el primer debate en 2012, pero a√ļn as√≠ fue reelegido ese a√Īo. Los republicanos, por su parte, recuerdan que Hillary Clinton fue considerada la ganadora de todos los enfrentamientos con Trump en 2016, pero termin√≥ derrotada en noviembre.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *