Trump mantiene la tesis del fraude electoral pero aún tiene que obtener pruebas





Elementos de la candidatura del todavía presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, continúan intentando encontrar evidencias de fraude electoral para revertir los resultados presidenciales, pero hasta el momento todos los intentos han fracasado.





Durante una audiencia judicial en Pensilvania esta semana, un juez interrogó al abogado Jonathan Goldstein sobre si se había encontrado alguna evidencia de fraude electoral entre las 592 papeletas impugnadas por la candidatura de Trump.

Pensilvania fue uno de los estados que el candidato demócrata y ahora presidente electo, Joe Biden, logró ‘dar la vuelta’, consiguiendo los 20 votos del colegio electoral que dictaron la victoria presidencial del 3 de noviembre, según proyecciones de diversos medios. Medios norteamericanos, incluidos The New York Times o CNN, entre otros.

Para que uno de los candidatos gane, debe alcanzar al menos 270 votos del colegio electoral, de un total de 538.

Por eso, este estado tan importante en la ‘matemática electoral’ fue uno de los que vieron el conteo como blanco de un proceso que cuestiona la veracidad de los resultados y que apunta a los demócratas como presuntos autores de manipulación. Sin embargo, respecto de la presunta adulteración de las 592 papeletas impugnadas en ese estado, el fiscal respondió que no se encontró evidencia de fraude electoral.

«Acusar a personas de fraude [eleitoral] es un gran paso «, dijo Goldstein, citado por Associated Press (AP).

Trump, por su parte, no ha sido cauteloso con las acusaciones, alegando sistemáticamente que los resultados electorales son fraudulentos y que él sería el justo ganador si solo se contaran los ‘votos reales’.





Estos votos a los que se refiere el todavía jefe de estado estadounidense se refieren a los votos de los votantes que optaron por votar el día de las elecciones, el 3 de noviembre. Sin embargo, los estadounidenses tenían otros tipos de métodos de votación disponibles, a saber, votación anticipada y por correo.

Sin pruebas plausibles de que efectivamente hubo fraude electoral, el presidente mantiene los cargos, a pesar de Elementos de la comisión electoral estadounidense a nivel nacional, de ambos partidos, ya han refutado los alegatos y han confirmado que no hubo conspiraciones. para ‘robarle’ la victoria a Trump.

El miércoles, el presidente centró su atención en Filadelfia, uno de los bastiones de los demócratas y que ayudó a Biden a conseguir los 20 votos del colegio electoral de Pensilvania.

Donald Trump acusó en Twitter a Al Schmidt, un funcionario electoral republicano, de ignorar «una montaña de corrupción y deshonestidad». Twitter agregó a esta publicación un mensaje de que el contenido difundido por el Presidente es controvertido y no sirve como un hecho. En total, los partidarios de Trump presentaron 15 demandas en Pensilvania para intentar reclamar los 20 votos del colegio electoral.

Los estados de Georgia (16 votos), Arizona (11), Nevada (seis) y Michigan (16) también fueron objeto de demandas similares. Biden también ganó en estos cuatro estados.

La legalidad y ética de la participación de abogados en este reclamo basado en alegatos infundados ha sido impugnada, en un momento en que la división verificada en los Estados Unidos de América antes de las elecciones parece continuar, con Trump queriendo aferrarse al poder y Biden por desarrollarse la agenda para los próximos cuatro años.

Según Justin Levitt, profesor de la Facultad de Derecho de Layola y ex funcionario electoral del Departamento de Justicia, esto puede «ser un intento de apaciguar el ego de Trump», sin embargo, tiene «consecuencias reales».

«Intentar apaciguar el ego del presidente no es un crimen sin víctimas», él advirtió.

Al Schmidt, por ejemplo, dijo al programa «60 Minutes» de CBS que su oficina republicana recibió amenazas de muerte simplemente por contar los votos.

«Contar los votos registrados el día de las elecciones o antes por votantes calificados no es corrupción. No es trampa. Es democracia»., ya que Estados Unidos contempla esta posibilidad, dijo Schmidt durante la entrevista, transmitida el pasado domingo.

Los partidarios de Trump no están de acuerdo, aunque la ley electoral estadounidense prevé este tipo de procedimiento, y están financiando el fondo promovido por el Presidente para esta campaña.

Una campaña en la que también están involucrados el abogado particular de Trump, Rudy Giuliani, Jay Sekulow, fiscal que también estuvo involucrado en el proceso de destitución que enfrentó el presidente, y David Bossie, candidato no abogado. Si los partidarios de Trump encuentran evidencia de fraude electoral, el caso podría llegar a los tribunales más altos.

Rick Hasen, profesor e investigador de la Universidad de California, dijo que la aparición de grandes nombres en la Corte Suprema en este escenario podría indicar que hubo evidencia contundente de fraude electoral, pero con Giuliani y Bossie a la cabeza del caso, la gravedad del fraude permanece. contestable.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *