Trump escuchó a los escépticos y resolvió suspender el ataque contra Irán





√Čl oy√≥ a los generales ya los diplom√°ticos. Los legisladores expresaron su opini√≥n, y los asesores del presidente tambi√©n. Pero entre las voces que resonaron m√°s poderosamente para el presidente Donald Trump estaba la de uno de sus presentadores favorito del canal de noticias por cable Fox News: Tucker Carlson.





Mientras su equipo de seguridad nacional instaba por un ataque militar a Ir√°n, Carlson dijo a Trump recientemente que usar la fuerza para responder a las provocaciones de Teher√°n era una locura. √Čl afirm√≥ que la l√≠nea dura no ten√≠a en mente los mejores intereses del presidente. Y que si Trump entrara en una guerra contra Ir√°n, estar√≠a destruyendo su oportunidad de reelecci√≥n.

Tanto si ese consejo no hubiera influido en la elecci√≥n, el sentimiento expresado por Carlson ciertamente ha reforzado las dudas que Trump a√ļn alberga en cuanto a una de las m√°s importantes decisiones de pol√≠tica exterior de su presidencia. De acuerdo con su relato, el presidente cancel√≥ el ataque que estaba "armado y listo", en la noche del jueves, a s√≥lo 10 minutos del horario marcado para su lanzamiento. El ataque podr√≠a haber causado hasta 150 v√≠ctimas.

Las preocupaciones que Carlson expres√≥ a Trump reflejan aquella parte del id presidente que siempre duda en apretar el gatillo. Por m√°s que su persona p√ļblica sea belicosa e intransigente, Trump en diversos momentos retrocedi√≥ en cuanto al uso de la fuerza, convencido de que Estados Unidos ya desperdici√≥ dinero y demasiadas vidas en guerras in√ļtiles en Oriente Medio, y optando por la cautela en cuanto a repetir lo que ve como errores de sus predecesores.

Como argumentaron Carlson y otros escépticos, un ataque contra Irán podría fácilmente descamblar para una guerra abierta, sin victoria fácil. Y fue exactamente a eso que él se opuso en su candidatura, ellos dijeron a Trump. Así, el presidente dudó hasta el comienzo de la noche, primero decidido a actuar ya mostrarse resuelto, y luego decidiendo contra el ataque y cancelando las órdenes a los aviones y lanzadores de misiles.

"Para aquellos que desean criticar al presidente, yo diría que deberían sentirse agradecidos por la decisión no caber a ellos", dijo el senador Jim Risch, republicano de Idaho y presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, uno de los legisladores que visitaron la Casa Blanca durante el día. "Me di cuenta de cuánto la decisión fue sufrida para él."

Una cosa que qued√≥ clara una vez m√°s, sin embargo, es cu√°nto el proceso decisorio de Trump difiere de lo adoptado por presidentes anteriores, a√ļn en cuanto a las cuestiones m√°s importantes que el comandante en jefe tiene que resolver.





√Čl suele desconsiderar reuniones y memorandos y confiar m√°s en sus instintos que en las instituciones; busca fuentes heterodoxas de orientaci√≥n; y no duda en confrontar una sala repleta de asesores. Hace casi seis meses, Trump viene gobernando sin un secretario de Defensa confirmado por el Senado, y el secretario interino anunci√≥ su renuncia esta semana. Y los asesores que el presidente tienen parecen estar siempre ocupados tratando de ganar ventaja unos sobre otros.

Trump ya ven√≠a resistiendo desde hace semanas a una respuesta militar a provocaciones repetidas por parte de Ir√°n cuando se despert√≥ la ma√Īana del jueves y se inform√≥ de que una aeronave de espionaje no tripulada de Estados Unidos hab√≠a sido abatida. Ahora, presionado por John Bolton, su asesor l√≠nea dura de seguridad nacional, el presidente tendr√≠a que elegir c√≥mo responder.

A las 7 de la ma√Īana del jueves, horas despu√©s de que el drone fue abatido, Bolton se reuni√≥ a las 7:00 para un desayuno en la Casa Blanca con Patrick Shanahan, el secretario interino de Defensa; Mark Esper, el secretario del ej√©rcito; Mike Pompeo, el secretario de Estado; y el general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas. (Shanahan hab√≠a anunciado su dimisi√≥n al puesto tres d√≠as antes, y Esper debe ser su sustituto.)

El grupo discuti√≥ el episodio del drone y ponder√≥ una posible respuesta militar a ser recomendada al presidente. A las 11h, el mismo grupo, en compa√Ī√≠a de otros integrantes del equipo de seguridad nacional de la Casa Blanca, se reuni√≥ con Trump para informarle sobre las opciones en cuanto a un ataque a Ir√°n. Seg√ļn un representante del gobierno, las posibles bajas causadas por un ataque fueron discutidas en la reuni√≥n.

Pero Trump, como de costumbre, no confi√≥ exclusivamente en su equipo oficial. Entre las personas de fuera con quienes habl√≥ aquella ma√Īana estaba el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, uno de sus aliados m√°s cercanos. Graham lo inst√≥ a considerar una respuesta militar al ataque que sacudi√≥ el drone.

A las 15:00, Trump recibió a líderes del Congreso en la sala de la Casa Blanca para informarles sobre el episodio. Al menos algunos de los presentes dejaron la reunión presumiendo que él era ordenar un ataque.

Trump recibió una lista de al menos una docena de opciones de ataque, generadas este mes después de ataques a petroleros en la región. La lista se redujo a al menos dos alternativas. Entre los blancos había instalaciones como centrales de radar y baterías de misiles.

Funcionarios del gobierno dijeron el viernes que el equipo de seguridad nacional del presidente fue unánime en preferir una respuesta armada, y que todos los integrantes concordaban con la opción final recomendada a Trump. Pero varios oficiales de las fuerzas armadas dijeron que Dunford advirtió sobre las posibles repercusiones de un ataque, alertando que eso podría poner en riesgo a las fuerzas y los aliados de Estados Unidos en la región. Una reunión a las 18h en la oficina de Shanahan en el Pentágono, de la cual Dunford participó, fue descrita como especialmente tensa.

En cuanto a Pompeo, él argumentó durante las reuniones en la Casa Blanca que las sanciones estaban ejerciendo un efecto poderoso al reducir los ingresos de Irán con las ventas de petróleo, de acuerdo con un funcionario importante del gobierno informado sobre la discusión. Aunque expresaba apoyo a un ataque militar limitado, enfatizó que las sanciones estaban causando el efecto a largo plazo que el gobierno esperaba. Algunos de los asesores de Trump cuestionaron si un ataque no podría tener efecto negativo sobre una estrategia que ya estaba funcionando.

A las 19, los principales funcionarios del gobierno estadounidense fueron informados de que el ataque ocurrir, entre las 21h y las 22h, o poco antes del amanecer en Ir√°n. Pero menos de una hora m√°s tarde, fue cancelado.

En Twitter y en una entrevista con la cadena de televisión NBC, Trump atribuyó su cambio de idea al deseo de evitar bajas.

"Quiero saber una cosa, antes de que comiencen", dijo haber preguntado a sus generales. "¬ŅCu√°ntas personas morir, en ese caso iran√≠es?"

Los generales, él dijo, respondieron que cerca de 150 personas morir.

"Pensé en eso por un segundo y pensé que ellos habían derribado un drone, o un avión sin piloto, llame como quiera, y aquí estamos hablando de 150 muertes, que habrían ocurrido media hora después de que yo diga sí", dijo Trump a Chuck Todd, de la NBC. "No me gustó la idea, no me pareció buena, no me pareció proporcional".

Pero un funcionario del gobierno informado sobre las discusiones contest√≥ esa descripci√≥n, hablando en modo privado. La estimaci√≥n sobre 150 muertes no vino de un general, sino de un abogado, de acuerdo con √©l. La estimaci√≥n fue desarrollada por abogados del Departamento de Defensa que estaban calculando las peores consecuencias posibles, y no ten√≠a en cuenta el horario de realizaci√≥n del ataque; si por la ma√Īana, cuando m√°s gente estar√≠a presente en los blancos, o en las horas anteriores al amanecer, como planeaban los militares.

La estimación fue encaminada a Pat Cippolone, asesor jurídico de la Casa Blanca, sin que Shanahan o Dunford la aprobar. En seguida fue enviada al presidente por los abogados de la Casa Blanca, y fue entonces que Trump cambió de idea y canceló el ataque.

Pero la implicación de los abogados fue visto por algunos de los asesores de Trump como maniobra para eludir a Bolton e influir en el presidente. En la práctica, tanto si llegó a su conocimiento de propósito, o no, la estimación de bajas se encuadrar en las preocupaciones que Trump había mencionado a Carlson ya otros escépticos en cuanto a acciones militares en Oriente Medio.

El general retirado Jack Keane, que fue vice-jefe del Estado Mayor del ej√©rcito y est√° cerca de la Casa Blanca de Trump, dijo que otro factor influy√≥ en las deliberaciones. El presidente fue informado de que el ataque al drone fue en realidad un error, como Trump insinu√≥ p√ļblicamente hablando a periodistas horas antes.

"El presidente recibió información adicional de que los líderes nacionales iraníes estaban furiosos o frustrados con el comandante táctico que tomó la decisión de abatir al drone estadounidense", dijo Keane. Entre los líderes supuestamente irritados estaba Qasem Soleimani, el poderoso comandante de la Fuerza Quds (la unidad de la Guardia Revolucionaria iraní que responde por acciones militares no convencionales).

Keane dijo que no estaba claro si el comandante que ordenó el derribo del drone estaba operando dentro de los límites de su autoridad o si actuó sin órdenes. De cualquier forma, dijo Keane, Trump fue informado de que corría el riesgo de promover una escalada peligrosa por cuenta de algo que los principales líderes iraníes no habían pretendido como ataque.

"No creo que eso haya sido decisivo para el presidente", dijo Keane, pero el hecho contribuy√≥ a la decisi√≥n, que seg√ļn el general fue motivada principalmente por la preocupaci√≥n por las bajas. "Lo decisivo para √©l fue la comparaci√≥n que se hizo entre destruir las bater√≠as de misiles y matar a las personas, por un lado, y abatir un drone, del otro".

El plazo se estaba agotando, en aquel momento. Graham, que presionó por un ataque, estaba a bordo de un avión, camino de la costa oeste, y fuera de contacto. Trump canceló la misión.

Con la decisi√≥n, las fuerzas armadas ordenaron que los aviones y el barco en la regi√≥n salieran de la prontitud. En la Casa Blanca, Trump llam√≥ a la televisi√≥n para asistir al comienzo del programa de Carlson, a las 20h, y escuch√≥ una declaraci√≥n que, para √©l, debe haber parecido un endoso. "Las mismas personas que nos arrastraron al atolladero de Irak hace 16 a√Īos est√°n exigiendo una nueva guerra, esta vez con Ir√°n", dijo Carlson. "El presidente merece mucho cr√©dito por haberse mantenido esc√©ptico a ese respecto – muy esc√©ptico".

Pero si hubiera seguido viendo televisión, Trump habría escuchado un mensaje radicalmente diferente desde otro amigo en Fox News, a las 21h. La noticia sobre la suspensión del ataque no había circulado todavía, y el presentador Sean Hannity declaró que Trump podía "no tener elección" a no ser "llenarlos de bombas".

Por una noche al menos, eso no se confirm√≥. Pero la batalla por la atenci√≥n de Trump a√ļn no ha terminado.

The New York Times, traducción de Pablo Migliacci

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *