Trump enfrenta a Biden en el debate final con la Corte Suprema como carta de triunfo





Las encuestas que apuntan a la derrota de Donald Trump en las elecciones de noviembre son como se√Īales de humo que advierten al republicano de que tendr√° que sacarse una carta de la manga para quedarse en la Casa Blanca.





Sin embargo, el humo tambi√©n es una se√Īal de fuego, y es posible que las √ļltimas llamadas de Trump a la reelecci√≥n no tengan el efecto deseado. El jueves, cuando se enfrente al dem√≥crata Joe Biden en el √ļltimo debate antes de las elecciones, el actual presidente deber√≠a usar la confirmaci√≥n de Amy Coney Barrett para un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos como un activo pol√≠tico y un gui√Īo a su base conservadora.

Dado que votar en los Estados Unidos no es obligatorio, parte del trabajo de los estrategas de campa√Īa es convencer a los votantes comprensivos de que voten por determinadas causas.

El profesor de relaciones internacionales de la FGV-SP, Eduardo Mello dice que esta caracter√≠stica de la pol√≠tica estadounidense es particularmente importante para los republicanos que, por tradici√≥n, tienen menos apoyo en n√ļmeros absolutos, pero son m√°s eficientes en movilizar las bases.

¬ęTrump usar√° esta tarjeta [a confirma√ß√£o de Barrett] para mostrar cu√°nto ha hecho por causas queridas por los conservadores ¬ę, dice el profesor.¬Ľ Probablemente ser√° un activo que le har√° ganar algunos republicanos m√°s entusiastas para salir de casa y votar ¬ę.

Como juez de la corte de apelaciones responsable de las decisiones en los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin, Barrett dejó un rastro de votos menos que progresistas, especialmente en temas relacionados con los derechos civiles, como la legislación sobre el aborto y el acceso a las armas.

Seg√ļn un modelo desarrollado por investigadores de la Universidad de Virginia, los votos de la jueza en la corte indican que tiene entre un 87% y un 95% de probabilidad de tomar decisiones consideradas conservadoras.





La reacci√≥n del p√ļblico a la nominaci√≥n de Barrett refleja la polarizaci√≥n pol√≠tica estadounidense. Una encuesta del Instituto Gallup publicada el martes (20) muestra que el 51% de los estadounidenses est√°n a favor de la confirmaci√≥n por parte del magistrado de la Corte Suprema. Este es un porcentaje de apoyo m√°s alto que el obtenido por otros dos jueces conservadores designados por Trump: Neil Gorsuch (45%) y Brett Kavanaugh (41%).

Sin embargo, seg√ļn Gallup, ning√ļn otro nominado ha recibido tanta oposici√≥n: el 46% de los estadounidenses no quiere que ella ocupe el asiento que perteneci√≥ a Ruth Bader Ginsburg, un √≠cono progresista de la justicia estadounidense que muri√≥ en septiembre a la edad de 87 a√Īos.

Con el Senado de mayor√≠a republicana, Barrett debe pasar el a√Īo sab√°tico sin grandes dificultades. Para Denilde Holzhacker, coordinadora del Centro de Estudios Estadounidenses ESPM, Trump no perder√° la oportunidad de convertir la aprobaci√≥n en apoyo pol√≠tico ya en el debate de este jueves.

‚ÄúLa confirmaci√≥n de Barrett refuerza una de las l√≠neas que defender√° en el debate, que es el discurso de la ley y el orden, la idea de que le preocupa la protecci√≥n de la moral de la sociedad‚ÄĚ, eval√ļa el experto.

Para Holzhacker, sin embargo, el nombre del juez podr√≠a abrir el camino para que Biden cuestione qu√© significa ese nombramiento en t√©rminos de su impacto en las pol√≠ticas p√ļblicas primarias para los estadounidenses.

El nominado de Trump ya ha criticado, por ejemplo, Obamacare, un programa responsable de ampliar la cobertura de salud para personas que nunca han tenido seguro; el l√≠der republicano ha estado tratando de revocarlo durante a√Īos.

Por contradictorio que sea, otro posible activo en el que Trump puede confiar son las preocupaciones por la pandemia de coronavirus, una agenda que, en general, ha sido bastante negativa para el presidente.

El jueves, los asesores de la FDA, la agencia reguladora de medicamentos de EE. UU., Se reunirán para tratar de tomar una decisión sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra Covid-19.

Aunque minimiz√≥ la gravedad de la pandemia desde el principio y tambi√©n despu√©s de que √©l mismo se contagiara, el l√≠der estadounidense plante√≥ la expectativa de que los estadounidenses podr√°n vacunarse antes que el resto del mundo. En entrevistas y eventos de campa√Īa, hizo promesas de que pondr√≠a a disposici√≥n de todos los ciudadanos millones de dosis a finales de este a√Īo.

El coronavirus infectó a 8,3 millones de personas en EE.UU. y provocó, hasta este miércoles (21), más de 221 mil muertes, colocando al país en lo más alto de un ranking que ninguna nación quisiera estar.

Si el consejo experto de la FDA se hace p√ļblico con informaci√≥n sobre cu√°ntas y qu√© vacunas son prometedoras, Trump deber√≠a intentar, en opini√≥n de Holzhacker, capitalizar alguna forma de ganancia pol√≠tica sobre la enfermedad que tanto ha minimizado. Si, por el contrario, las previsiones no se ajustan al cronograma que se considera positivo para la campa√Īa republicana, el presidente intentar√° eludir el tema.

En términos estratégicos, Trump tiene fuertes razones para mantener la pandemia fuera del debate político.

Al igual que otras encuestas en todo el país, una encuesta del Pew Research Center publicada a principios de este mes indica que el 57% de los estadounidenses confían en Biden para saber cómo lidiar con el impacto de las crisis de coronavirus. El índice de credibilidad de Trump a este respecto es del 40%.

A pesar de la cantidad de temas en juego en la recta final de la campa√Īa, los expertos escuchados por el hoja Tienen pocas expectativas sobre el debate final de la disputa. Para Mello, de FGV, hay poco que esperar y el duelo s√≥lo servir√° ¬ępara animar las bases republicanas y dem√≥cratas¬Ľ.

Seg√ļn el profesor, es evidente que los debates no consiguen cambiar dr√°sticamente la opini√≥n de los votantes, ni siquiera por una raz√≥n l√≥gica, ya que muchos estadounidenses ya han votado por adelantado.

Seg√ļn una encuesta del U.S. Election Project, 39,8 millones de votantes utilizaron esta modalidad para participar en la encuesta hasta el martes (20).

Luego de un primer debate caótico, con intercambios de ofensas y ataques personales entre los candidatos, la opinión de Holzhacker es que el evento también tendrá poca discusión política y mucha confrontación.

¬ęTrump ha demostrado que no cambiar√° su posici√≥n¬Ľ, dice. ¬ęSobre Biden, siempre hay dudas sobre su actuaci√≥n, ya que normalmente act√ļa de forma m√°s discreta¬Ľ.

Al menos esta vez, el comité organizador ya ha anunciado que apagará los micrófonos en momentos de interrupción y falta de respeto al tiempo del oponente. La estrategia de bloquear el discurso ajeno enciende debates y, a menudo, hace que el fuego se convierta en algo crucial para los políticos: cortina de humo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *