Triatleta asesinado. La clave del misterio estaría, después de todo, dentro de casa





Durante 2 meses, la PJ admitió todas las hipótesis: accidente, desaparición voluntaria o crimen. El cuerpo acabó por apuntar a un caso pasional. La mujer y otro hombre son los principales sospechosos.





Los inspectores de la Polic√≠a Judicial llegaron a Cachoeiras, municipio de Vila Franca de Xira, por la ma√Īana. Se llevaba una lista de diligencias para cumplir – y la incertidumbre sobre si, a√ļn este mi√©rcoles, har√≠an detenciones. La operaci√≥n, rodeada de un enorme secreto, ten√≠a un primer objetivo: Rosa Grilo, la mujer del triatleta encontrado muerto en el borde de un camino de tierra, en Avis, al final del mes de agosto.

No era la primera vez que hablaban con ella, al contrario. A lo largo de 10 semanas, la viuda de Luis Grilo prestó declaraciones varias veces en el proceso que investigaba la desaparición y la muerte de su marido, como testigo. pero ahora, era diferente. Con la lista de diligencias, los inspectores llevaban también la convicción de estar ante el autor del crimen. O uno de los autores Рademás de Rosa Grilo, había otro objetivo: un hombre con quien la sospechosa tendrá una relación "de gran proximidad", cuenta la fuente de la PJ al Observador, y cuya identidad no ha sido revelada.

La operaci√≥n de este mi√©rcoles servir√≠a para sacar todas las dudas. Durante todo el d√≠a, despu√©s de b√ļsquedas hechas en las casas de ambos, los dos sospechosos se enfrentaban a dudas, extremidades sueltas e indicios encontrados por la investigaci√≥n. Las respuestas que dieron – o no lo dieron – acabar√°n por expusirlos y los elementos recogidos por los inspectores bastaron para que se diera el paso siguiente: ya la noche hab√≠a ca√≠do cuando se emitieron dos √≥rdenes de detenci√≥n. Pink Cricket y cualquier otro hombre pronto fueron detenidos y llevados a la sede de la Polic√≠a Judicial en Lisboa, sospechosos del homicidio y de la ocultaci√≥n del cad√°ver de Luis Grilo.

Rosa Grillo, mujer del triatleta Luís Grilo, fotografiada durante el funeral, el 30 de agosto (GUSTAVO BOM / Global Imágenes)





Durante semanas, el caso fue un rompecabezas, no s√≥lo para la Polic√≠a Judicial, como para los amigos m√°s cercanos al triatleta. Nadie pod√≠a explicar una desaparici√≥n tan inusitada. Pistas sobre c√≥mo fue aquel d√≠a 16 de julio, s√≥lo las contadas por Rosa Grillo, ahora apuntada como alegada coautora del crimen. Fue la misma mujer de Lu√≠s Grilo quien cont√≥ al Observador los contornos de la supuesta desaparici√≥n del marido. Todo habr√≠a ocurrido alrededor de las 16 horas, cuando Lu√≠s, un ingeniero inform√°tico de 50 a√Īos, se despidi√≥ para un entrenamiento de bicicleta que deb√≠a tardar, como m√°ximo, dos horas.

Fue la misma mujer de Luís Grilo quien contó al Observador los contornos de la supuesta desaparición del marido. Todo habría ocurrido alrededor de las 16 horas, cuando Luis se despidió para un entrenamiento de bicicleta que debía tardar, como máximo, dos horas.

"Est√°bamos de vacaciones, pero como yo iba a hacer un examen al d√≠a siguiente, que exig√≠a alguna preparaci√≥n y acompa√Īamiento, √©l se qued√≥ conmigo en casa. Si no, estar√≠amos fuera. Excepcionalmente, fue a entrenar a esa hora", Dijo en ese momento. Rosa revel√≥ tambi√©n que cuando su marido sali√≥ de casa en su bicicleta Cannondale roja y negra, no llevaba documentos – s√≥lo el reloj, para marcar los tiempos, y el tel√©fono m√≥vil, que sol√≠a acondicionar en una bolsa de pl√°stico en el interior de la ropa de entrenamiento, para proteger el aparato del sudor. En el caso de que se trate de un ni√Īo de 12 a√Īos, un ni√Īo de 12 a√Īos de edad,.

Rosa asegur√≥ al Observador que Luis se "despidi√≥ normalmente". Cuando las dos horas previstas pasaron, no extra√Ī√≥ luego la demora. "Era normal prolongar un poco el entrenamiento", explic√≥ en ese momento. S√≥lo particip√≥ la desaparici√≥n a la GNR de Castanheira do Ribatejo cuatro horas despu√©s – cuando, seg√ļn dijo, comenz√≥ a anochecer y las llamadas que, insistentemente, alegaba haber hecho al marido continuaron sin respuesta.

Las b√ļsquedas en la zona de Cascadas arrancaron luego en la noche de la desaparici√≥n, pero s√≥lo al d√≠a siguiente los medios fueron reforzados. Adem√°s de la petici√≥n de localizaci√≥n celular del tel√©fono m√≥vil, fueron destacados cerca de 20 militares de la Guardia Nacional Republicana – incluyendo binomios hombre-perro. La Polic√≠a Judicial se unir a las operaciones y hubo tambi√©n la ayuda de los Bomberos y hasta de una asociaci√≥n cinot√©cnica (con varios perros). este adem√°s del grupo de amigos de Luis, que recorri√≥, d√≠a y noche, durante semanas, toda la zona – desde los recorridos m√°s obvios hasta los m√°s descabellados.

En una entrevista al Observador, Rosa Grillo decía no tener palabras para agradecer la movilización en torno a la desaparición del marido. "El grupo de amigos de él es muy grande. Son atletas aficionados, muy unidos. Se quedaron sensibilizados y vinieron todos para acá Рy cuando digo todos, digo a los hijos, a las mujeres, a las familias todas. Eran inmensas personas, ni sé cómo agradecer a esta gente toda", Dijo en ese momento. Al igual que los amigos más cercanos, también Rosa se mostraba incrédula por la falta de pistas. "Ya hemos recorrido todo en un rayo enorme, los sitios donde solía andar y hasta saliendo un poco de las carreteras. Pero nada…".

Adem√°s de buscar en el terreno, los amigos fijaron panfletos y carteles por toda la zona circundante – desde la puerta de la iglesia, a las paradas de autob√ļs. En ellos pod√≠a leerse el mensaje: "Donde est√°s, aguanta. No vamos a desistir y vamos a encontrarte ". El n√ļmero de contacto que aparec√≠a en esos papeles era el de Rosa Grilo. Tambi√©n se fijaron tres al aire libre, colocados estrat√©gicamente al borde de la carretera – uno en Alverca, otro en la Arruda dos Vinos y otro en Castanheira do Ribatejo, entre Arenas de Arriba y Arenas de Baixo. Los d√≠as pasaron a semanas y todos continuaron sin noticias.

Estos primeros d√≠as de b√ļsquedas trajeron una mano llena de nada. Algunos dijeron que vio un jinete en el camino de Born (pero sin poner adelante detalles pertinentes de la persona que afirm√≥ haber visto) un vidente residente en Irlanda portugu√©s dej√≥ un comentario en la p√°gina de Facebook de Luis Grillo diciendo tiene la ubicaci√≥n precisa de el cuerpo y el relato de una profesora que dec√≠a haber visto a Luis, el d√≠a de la desaparici√≥n, por las 18 horas, a discutir con un hombre en la Arruda de los Vinos, a unos 20 kil√≥metros de las Cataratas. Supuestas pistas que acaben por revelarse callejones sin salida.

Las dudas eran muchas, pero hab√≠a, entre la mayor√≠a, una convicci√≥n: la desaparici√≥n estar√≠a ligada a un accidente oa un azar. "O √©l est√° secuestrado en alg√ļn sitio, o ha visto algo que no deber√≠a haber visto, o estaba en el sitio equivocado a la hora equivocada …", especulaba en ese momento V√≠tor Cunha, amigo y compa√Īero de equipo de Luis Grilo. Estaba seguro de que la hip√≥tesis de fuga estaba fuera de reflexi√≥n. "No hay un indicador de problemas, ni financieros, ni de salud, ni a nivel familiar. Nada ".

Tambi√©n Jos√© Gabriel Quaresma, periodista de TVI y amigo de infancia de Luis Grillo, alinea en la misma teor√≠a. "√Čl pudo haber sido atropellado, asaltado para robar la bicicleta, secuestrado por una mafia… Pero aunque sea para robar … se tarda por lo menos cinco minutos. ¬ŅNadie ha visto nada? Es una impotencia total porque todas las hip√≥tesis van a golpear en el mismo: no hay pistas ", dijo en el momento al Observador. "Parece que vino un objeto volador no identificado, lo cogi√≥ y en la bicicleta, los levant√≥ y desapareci√≥ con ellos", sintetiz√≥. El cuerpo vendr√≠a m√°s tarde a aparecer. La bicicleta se qued√≥ por encontrar.

La propia Rosa Grilo admit√≠a la hip√≥tesis de un accidente al Observador – aunque fue algo vaga en la respuesta. "O fue alg√ļn atropellamiento … no veo otra raz√≥n. No creo que haya salido por su iniciativa ", dijo.

La primera pista de mayor porte lleg√≥ s√≥lo al tercer d√≠a de b√ļsquedas, el mi√©rcoles por la noche. A trav√©s del sistema de localizaci√≥n GPS, se encontr√≥ el tel√©fono m√≥vil de Luis Grillo. Estaba apagado, fuera de la bolsa de pl√°stico donde sol√≠a ser transportado y arrojado a un borde de carretera en Casais da Marmeleira – a seis kil√≥metros de la casa del hombre desaparecido.

Al mismo tiempo, las c√°maras de videovigilancia de una f√°brica, a unos 100 metros del lugar donde se encontr√≥ el aparato, mostraron un ciclista a seguir en direcci√≥n a las cascadas. Las im√°genes fueron captadas por vueltas de las 17:40, a unos 20 minutos de la hora a la que se supon√≠a que Lu√≠s Grilo hab√≠a regresado a casa – pero, a√ļn as√≠, no permit√≠an percibir, con exactitud, la identidad del ciclista.

El hecho de que el tel√©fono m√≥vil se haya encontrado – y sobre todo la forma en que se ha encontrado – pero cambi√≥ el rumbo de la investigaci√≥n. No s√≥lo el per√≠metro fue reducido – antes de eso las b√ļsquedas se extend√≠an por los municipios de Arruda dos Vinos, Sobral de Monte Agra√ßo y Vila Franca de Xira -, como se levant√≥ por primera vez la sospechosa de que la desaparici√≥n estaba asociada a un crimen. Por eso, el caso pas√≥ a la alzada de la Polic√≠a Judicial.

En una primera fase, el proceso a√ļn estuvo a cargo de la unidad de desaparecidos, seg√ļn constat√≥ en aquel momento el Observador, despu√©s de haber pasado al equipo de homicidios. Aunque, al igual que los amigos m√°s cercanos, sin ning√ļn indicio que apunte en otro sentido, tambi√©n la PJ cre√≠a que la hip√≥tesis m√°s fuerte era la de haber habido un accidente y el cuerpo a√ļn no ha sido encontrado. Despu√©s de todo, Luis Grilo era descrito como "un hombre sin enemigos".

La historia iba cayendo en el olvido. La desaparici√≥n de Luis Grillo parec√≠a ganar el mismo destino de tantos otros que quedaron por explicar. Hasta la ma√Īana del 24 de agosto. En ese d√≠a, un accidente cambi√≥ el rumbo a la historia. Lu√≠s Martins, habitante de Alc√≥rguego, en Avis, "calado" de pasar en una carretera de tierra batida, salida del camino municipal 1070, al fondo de la cual encontr√≥ el cad√°ver del triatleta. No se dio cuenta de que era el cuerpo de una persona y sigui√≥ adelante. Pensativo, recorri√≥ pocos metros. "Par√©, volv√≠ hacia atr√°s, fui a comprobar. Despu√©s de todo, aquello era una persona", Dijo en el momento al Observador. Alerta "inmediatamente" a GNR de Avis y desconfi√≥ inmediatamente, sin saber que hab√≠a encontrado el cuerpo del triatleta desaparecido, que no se trataba de un accidente.

El misterio pas√≥ a ser otro. La desaparici√≥n estaba esclarecida. Lu√≠s Grilo hab√≠a sido encontrado suelto en aquel borde de camino de tierra batida. El escenario poco com√ļn en que se encontr√≥ impon√≠a nuevas preguntas: ¬Ņqui√©n asesin√≥ al triatleta y c√≥mo lo hizo?

La escena del crimen era compleja. El ingeniero inform√°tico estaba desnudo y con una bolsa negra en la cabeza. Ten√≠a heridas del cuerpo que mostraban se√Īales de gran violencia. El cr√°neo estaba parcialmente deshecho. Al lado del cad√°ver, hab√≠a un alfombra negra ca√≠do en uno de los arbustos.

La PJ sabía que estos elementos podían haber sido propiamente colocados en el escenario del crimen para desviar la atención de las autoridades. Pero sabía también que podían ser símbolos con influencia directa en el rumbo de la investigación, explicados hasta por la psicología forense. Y, por eso, todas las hipótesis fueron colocadas sobre la mesa: del robo que acabó mal, al accidente; del homicidio pasional, a la venganza. Aunque la mayoría de los los símbolos parecían apuntar a la hipótesis de un crimen pasional.

El cuerpo fue dejado con los brazos abiertos y los pies llegaban pr√°cticamente al l√≠mite de la carretera-a m√°s de 130 kil√≥metros del lugar donde hab√≠a sido visto por √ļltima vez ya 17 kil√≥metros de Benavila, donde viven familiares de Rosa Grilo. Aquel lugar era, adem√°s, un destino hacia donde el triatleta sol√≠a pedalear, desde Vila Franca de Xira, y donde, despu√©s, pernoctaba en casa de familiares. Muchas veces, la mujer le acompa√Īaba en coche.

Adem√°s de sitio del crimen estar relacionado con Rosa Grillo, el hecho de que Luis Grillo fuera dejado sin ropa sosten√≠a la tesis de un crimen pasional. "En casos de crimen pasional, el individuo, masculino o femenino, puede ser dejado o completamente desnudo o con la zona p√ļbica destapada, justamente para una especie de castigo", explic√≥ en ese momento Carlos Poiares, psic√≥logo y director de la Escuela de Psicolog√≠a y Ciencias de la Vida de la Universidad Lus√≥fona. Tambi√©n la bolsa negra en la cabeza y la alfombra al lado del cuerpo parec√≠an indicar que el homicida ten√≠a una relaci√≥n de proximidad, amorosa o familiar, con Lu√≠s Grilo. La bolsa y la alfombra pod√≠an haber sido utilizados para ocultar el rostro de la v√≠ctima, en un intento por el homicida de protegerse de la propia culpa. Ser√≠a como si no quisiera mirar la cara de quien estaba matando.

Pero el bolso y la alfombra pueden también haber tenido una función más práctica. Luís Grilo fue agredido con mucha violencia en la cabeza. Si esto ocurrió antes de que el cuerpo fuera llevado a allí, entonces el autor (o los autores) del crimen puede haber buscado una forma impedir que quedaran huellas de sangre en el coche usado para transportarlo.

A medida que se iban abriendo nuevos rumbos en la investigaci√≥n, algunos hechos presentados a la hora de la desaparici√≥n tambi√©n fueron cuestionados. El entrenamiento que Luis Grillo habr√≠a hecho antes de desaparecer dej√≥ dudas al propio entrenador, que fue hasta inquirido por la PJ. D√≠as despu√©s de que el cuerpo fue encontrado, el t√©cnico revel√≥ al diario de Noticias que, al final, el entrenamiento hecho en aquel d√≠a no s√≥lo no era tan habitual como era hasta "extra√Īo". Lu√≠s Grilo no sol√≠a entrenar en carretera despu√©s de una competici√≥n. Estaba, por lo dem√°s, en per√≠odo de recuperaci√≥n, despu√©s de una prueba que hab√≠a hecho en Alemania. Este hecho puede haber tenido alg√ļn peso en la investigaci√≥n de la PJ, que no dej√≥ de considerar importante saber si el entrenador "ten√≠a conocimiento previo de todos los entrenamientos o s√≥lo acompa√Īaba semanalmente o mensualmente", para comprobar hasta qu√© punto estas consideraciones ser√≠an importantes.

Las hipótesis sobre la mesa no sólo se referían al móvil del crimen. La PJ buscaba también saber si Luís Grilo había muerto a manos de un solo homicida o si fue muerto por dos o más personas. La víctima tenía una buena capacidad física, resultado de su actividad de triatleta. Las marcas en el cráneo parecían revelar que Luis también habría golpeado agresor, que tendría que tener una robustez física equivalente a la del triatleta para matarlo. Era poco probable ser una mujer, asumiendo que habría sido sólo una persona a cometer el crimen.

En los d√≠as que siguieron al descubrimiento del cuerpo -y con la certeza de que, al final, est√°bamos ante un escenario de crimen, Rosa Grilo volvi√≥ a hablar con los periodistas. En dos entrevistas, a la SIC ya TVI, rechaz√≥ de forma perentoria cualquier implicaci√≥n en la muerte de su marido. "No tengo nada que ver con eso", dijo a la estaci√≥n de Queluz. "Luis me hace mucha falta, es parte de mi vida desde siempre. Dif√≠cil es imaginar el resto de nuestra vida sin √©l", A√Īadi√≥.

A la SIC, critic√≥ tambi√©n a los que, sin conocer la pareja, avanzaban teor√≠as sobre lo que habr√≠a sucedido. "En ese momento, todo el mundo habla todo, la gente dice todo, sin fundamento, lo que es una cosa extraordinaria. "No tenemos ninguna pista, no hay nada que apunte hacia ninguna y las personas inventan las m√°s grandes barbaridades sin ning√ļn fundamento", asegur√≥.

M√°s que eso, en ambas entrevistas (en las que no acept√≥ mostrar la cara) mantuvo siempre la misma tesis: la desaparici√≥n de Luis Grilo era inexplicable, la muerte a√ļn m√°s. "Honestamente, no creo que alguien le haya hecho mal intencionalmente o que haya sido una cosa premeditada ", explic√≥, adelantando escenarios posibles:" El robo corri√≥ mal a causa de la bicicleta, no es la m√°s valiosa que tiene, pero val√≠a algo. O, entonces, lo atropellaron y las cosas despu√©s corrieron mal.

El tono de la entrevista a la SIC se hizo más leve cuando Rosa Grilo, responsable del área administrativa de la empresa de informática del marido, fue cuestionada sobre si sería posible que él tuviera una doble vida que explicara lo que ocurrió. La mujer se rió de la idea"¡Imposible una situación de esas, Luis no tenía tiempo casi para entrenar!".

Las entrevistas fueron dadas ya despu√©s del funeral del triatleta, en el que Rosa Grilo us√≥ la camiseta que el marido gan√≥ en la √ļltima prueba que hizo en Alemania. La revelaci√≥n fue hecha por ella misma, en la entrevista a TVI, cuando lament√≥ que algunos la hubieran criticado por haber ido de blanco.

Despu√©s del descubrimiento del cuerpo -y en las semanas que siguieron-, Rosa Grilo fue llamada varias veces por la Polic√≠a Judicial. Prest√≥ declaraciones y aclaraciones adicionales cuando la PJ tuvo dudas sobre determinado indicio o informaci√≥n entretanto recogida por los investigadores y siempre en calidad de testigo. A la SIC, ella misma confirm√≥ estas conversaciones: "Percibo que ellos est√°n trabajando, est√°n haciendo lo mejor que pueden y siempre he estado en contacto con ellos, y me siento muy √ļtil porque esto es desesperante".

Las encuestas terminaron siendo determinantes para el desenlace conocido este miércoles. La historia contada desde el principio, en los detalles y explicaciones solicitados por los inspectores, comenzó a no golpear bien. Las puntas sueltas indicaron el camino y nuevas diligencias habrían permitido comenzar a construir una tesis radicalmente diferente a la presentada por la viuda. Por el camino, acabó por surgir la figura de otro hombre y la sospechosa de una relación extraconjugal.

Por aquel entonces, ya se había dado la certeza de que el crimen difícilmente habría sido cometido sólo por una mujer. La violencia de las agresiones, revelada por la autopsia, y el hecho de que el cuerpo fue transportado al lugar donde fue encontrado (sobre todo teniendo en cuenta la completitud física de la víctima) apuntaban más a la presencia de un " elemento masculinoque tuviera la capacidad de hacerlo. Nuevas diligencias acabaría por llevar a la PJ a concluir que ese otro elemento masculino sería el tal hombre supuestamente cerca de Rosa Grilo, en una relación que, hasta aquí, nadie conocería.

Tambi√©n por eso, la noticia de las detenciones habr√° cogido a todos por sorpresa. Al observador, uno de los amigos del triatleta que estuvieron involucrados en las operaciones de b√ļsqueda rechaz√≥ hacer comentarios sobre los nuevos descubrimientos, diciendo s√≥lo que "Nunca m√°s" hablar√° sobre el asunto y que esto fue "el mayor fraude" de su vida. El sentimiento entre los que conoc√≠an Lu√≠s Grilo es, sobre todo, de revuelta, despu√©s de haber superado el choque por la noticia de la muerte. Aparentemente, nunca hab√≠an o√≠do hablar o sospechado de problemas en la boda del amigo, mucho menos de la existencia de una tercera persona.

La supuesta relación entre Rosa Grilo y ese hombre también detenido estará, naturalmente, relacionada con el alegado móvil del crimen, pero para ya no es conocida la tesis de los investigadores en cuanto al motivo exacto para el homicidio. Las detenciones de este miércoles no cierran, por cierto, la investigación, que seguirá tratando de apurar todas las circunstancias que llevaron a la muerte de Luis Grilo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *