Tres o cuatro Marcelos y Derecha ninguna





Hay el Marcelo periodista y comentador, el Marcelo amigo del gobierno, el Marcelo constituciomalista, el Marcelo cr√≠tico de los malos pasos. Hay el Marcelo de los afectos y de las selfies que es el paraguas de ellos todos. Y hay el Marcelo del discurso estructurado que advierte contra los "radicalismos". Los que, seg√ļn sea, son precisos.





El antiguo periodista y la decadencia de los medios

El pasado 2 de diciembre, la derecha puso fin a 40 a√Īos de gobierno socialista en la comunidad aut√≥noma de Andaluc√≠a, territorialmente la segunda mayor de Espa√Īa, y mayor en t√©rminos poblacionales con sus 8 millones de habitantes. El Partido Popular (27,95%), Ciudadanos (18,27%) y Vox, una escisi√≥n del PP, (10,97%) sumaron la mitad del total de votos y eligieron a 59 diputados del total de 109.

Por entre clamores de que ¬ęla extrema derecha¬Ľ entr√≥ en el Parlamento andaluz, se destac√≥ en el acierto militante a TVI, que en el lunes anunciaba la aparici√≥n all√≠ de un nuevo partido ¬ęxen√≥fobo y anti-feminista¬Ľ. Ninguna organizaci√≥n de medios portugu√©s dio ninguna informaci√≥n sobre las propuestas nacionales Vox eran bajos "radical" del IRS, y las exenciones y beneficios por ni√Īo aumentado; era la creaci√≥n del cheque escolar, para que sean las familias, y no el Estado, a elegir la escuela; fuese la desburocratizaci√≥n y el apoyo a las PYME; era la reducci√≥n de organismos del Estado y el recorte en el gasto corriente; era el cierre de las mezquitas fundamentalistas y el control de la inmigraci√≥n. El programa est√° en l√≠nea en la versi√≥n completa y en otra m√°s accesible a ¬ęperiodistas¬Ľ, resumida y con mu√Īecos. Pero no as√≠. Lo que es de cosas de fascista.

Los dolores que nuestros medios asumen acerca de acontecimientos extra√Īos a ellos -existen, literalmente, son menos reveladores de esos acontecimientos que de la naturaleza de esos medios. Esta vez, se ha voluntariado el expresar para explicar donde dol√≠a. Despu√©s de titular que "Extrema derecha entra en el parlamento de Andaluc√≠a en elecciones ganadas por PSOE", despu√©s de hacer consideraciones enternecedoras sobre las dificultades de constituir un gobierno minoritario socialista, el peri√≥dico se olvida de sumar los votos de la derecha mayoritaria. Bueno, expresar (y le cuesta tanto que lo omite) que los adversarios tambi√©n pueden formar geringonzas mucho menos atractivas de la que la habilidad de Costa engendr√≥ y el semanario reverencia.

Si el portugués "medios de comunicación", fueron los medios de comunicación realmente nunca sería derrotado por un resultado electoral o su opuesto. Pero, siendo lo que son, sucede que después de derrotados por Trump, después de derrotados por el Brexit, después de derrotados por Bolsonaro, después de derrotados en diversos países de Europa, he aquí que acabaron de ser derrotados por la vecina Andalucía.

Sobre estos medios sesgados y en declive, no consigui√≥, sin embargo, el se√Īor Presidente de la Rep√ļblica contener la voz de Marcelo Rebelo de Sousa, antiguo y notable comentarista televisivo, antiguo y notable periodista. Fue √©ste el que lo hizo aludir que el declive de estos medios es un peligro para la democracia, y no, por el contrario, un signo de vitalidad en √©sta.

Hay este Marcelo de las nostalgias de la juventud.





Norte, Sur, Este y Oeste

Hay m√°s Marcelos … adem√°s, hay m√°s se√Īores Presidentes de la Rep√ļblica.

Hay el Marcelo institucional, amigo de la distensi√≥n, del ¬ęregular funcionamiento¬Ľ, y del gobierno.

Este es el Marcelo que en mayo de 2016, en el Hospital de Santa Mar√≠a, celebraba el entonces ministro de Salud, Adalberto Campos Fernandes, por el "√©xito que tiene" ya quien vaticinaba "otros triunfos". (¬°Viva el SNS!) Que en mayo de este a√Īo, en una entrevista expresar, aplaud√≠a Centeno, que ¬ęsuper√≥ las expectativas cr√≠ticas (…) en medios financieros y econ√≥micos internos y externos¬Ľ. (Vivan las Finanzas!) Que en agosto de 2018 defend√≠a al ministro de la Administraci√≥n Interna, Eduardo Cabrita, ante las cr√≠ticas certeras y feroces de una v√≠ctima de los fuegos de Monchique. (Vive el Interior y el Bosque!) Que en septiembre elogiaba al ministro de Educaci√≥n por haber ¬ęcorrido el pa√≠s¬Ľ, y porque ¬ęeste a√Īo lectivo tenemos un poco por todas partes obras que van a durar (…) arrancar (…) acabar ¬Ľ. (Vive el eduqu√™s y la escuela p√ļblica!) Que en ese mismo mes destacaba ¬ęla correcci√≥n de la orientaci√≥n pol√≠tica¬Ľ en las relaciones con Venezuela. (¬°Viva la diplomacia de Santos Silva!) Que, el 30 de noviembre, encontr√≥ ¬ęmuy bien¬Ľ el anuncio de Costa de que pagar√° la deuda al FMI hasta el final del a√Īo (Viva Costa!), Y decidi√≥ ignorar el hecho de que mismo d√≠a o semana, el Banco de Portugal anunci√≥ que la deuda p√ļblica alcanz√≥ un nuevo r√©cord de 251,1 mil millones de euros.

Es, en definitiva, la estabilidad Marcelo, para quien "era fundamental que el legislador llegó a su fin," porque había un propósito del presidente, "por razones de entorno económico portugués y extranjera. (Y viva la geringonza!)

Hay el Marcelo crítico Рel de Pedrógão, Tancos y Borba. Este es el Marcelo que hace estallar el fino barniz de Costa, como Lobo Xavier lo hacía chascar en la. Cuadratura del Círculo, cada vez que ponía al descubierto la asombrosa ignorancia sobre temas económicos y financieros. Este es el Marcelo que suscita en Costa groserías sobre estados de ansiedad, o amenazas resentidas sobre quién sabría qué sobre cierto robo de armas.

Hay, es cierto y a√ļn, el Marcelo que se enreda y tropieza en los hilos de la propia mediada, como en el caso de la sustituci√≥n de la Procuradora General, en que era demasiado temprano, o nada sab√≠a, o ten√≠a una posici√≥n pero se hab√≠a olvidado de decir -la, o no hab√≠a recibido nada, pero al final ten√≠a, y en que acab√≥ subalternizado y justific√°ndose.

Y hay el Marcelo de las selfies y de los afectos, el Marcelo que abraza y besa, se sumerge en los océanos y en los ríos, y se envuelve en el bosque para arrancar con vigor eucaliptos. Es un Marcelo popular, e injustamente desvalorizado. Porque ese es el paraguas y la fuerza (el poder, si quieren) de los otros Marcelos todos. Del Marcelo principal, sobre todo, el Marcelo del pensamiento político estructurado.

Cambiar para que quede en la misma

Al PS no hace falta un ideario, basta con tener una idea que se enuncia en tres f√≥legos: mantenerse en el poder / para dar lugares a los suyos / mediante la satisfacci√≥n de las clientelas. A esto se resume ¬ęla pol√≠tica¬Ľ y son esas ¬ęlas personas¬Ľ.

El PCP jura por la misma ideología y métodos, pero calla; sólo podrá ser recordado de ellos quien asista a un mitin de los comunistas, y reconozca el mismo arcaísmo y asombro de siempre. Para afuera, sirve la imagen de integración en la democracia, responsabilidad, respeto de la palabra dada, y patriotismo.

Si el BE enunciara su proyecto para el país, espantaría la mitad de los urbanitos y urbanettes que hallan consistentes las Mortáguas, sagaz y coherente a Catalina, y todo muy gracioso. Comprensiblemente, el BE no enuncia.

El CDS deriva entre el antiliberalismo de la democracia cristiana, la crítica a la estatización de todo, y la desaparición en combate.

El PSD de Rui R√≠o no existe. Se ven restos esdr√ļbulos de √©l en las circunstancias m√°s inesperadas: restos que en la habitaci√≥n est√°n con el Bloque en defensa de m√°s cangas sobre la propiedad; que en el alojamiento local, quieren m√°s tasas, aunque el PS no se haya acordado de ellas; que en las huelgas, est√°n con el clic de los estibadores de Set√ļbal a gritar contra la precariedad, y, por reflejo, contra el mayor exportador nacional; que quieren m√°s dinero para los profesores, aunque la deuda dispare; que quieren ser m√°s socialistas que los socialistas, o, si no lo consiguen, se proponen ayudarlos.

En esta mezcla de omisiones, intermitencia y tonter√≠as s√≥lo hay una entidad con un ideario y un discurso pol√≠tico p√ļblico y estructurado: el Presidente de la Rep√ļblica, Marcelo, el conservador, el propugnador de lo que est√°, el defensor del sistema.

Lo que pas√≥ en los Estados Unidos, en Brasil, en Italia, en Inglaterra, en Andaluc√≠a, en Hungr√≠a, en Francia, no ser√° una revoluci√≥n, pero es seguramente una revuelta. La revoluci√≥n o revuelta, no contiene con Marcelo para ellas. Marcelo es el pr√≠ncipe Fabrizio. Quiere cambiar lo que sea indispensable en nombre de la estabilidad. A veces, cuando se celebra la excelencia de los profesores en particular, o el pueblo portugu√©s, en general, parece que los invite a ser como el pr√≠ncipe en su tono m√°s pesado c√≠nica, dijo que los sicilianos fueron: decidido a no mejorar " por la simple raz√≥n de que se consideran perfectos ¬Ľ, y porque¬ę su vanidad es m√°s fuerte que su miseria ¬Ľ.

Los discursos oficiales de Marcelo son eso: cambiar para no tener que cambiar demasiado. Y fue una pena que los comentaristas y los periodistas no los hayan leído como un cuerpo.

Todo el discurso de Marcelo el 5 de octubre fue contra ¬ęlas tentaciones radicales, ego√≠stas, chauvinistas o xen√≥fobas¬Ľ, recurriendo hasta la argumentaci√≥n ad terroren, al alentarse, d√©cada por d√©cada, los horrores de las transiciones bruscas: en 1918, ¬ęlas divisiones fratricidas, debilidades partidistas (…), incapacidad para enfrentar crisis econ√≥micas y sociales¬Ľ; en 1928, el inicio de ¬ęcuatro d√©cadas de r√©gimen antidemocr√°tico¬Ľ; en 1938, ¬ęel crecimiento en Europa de las fuerzas hipernacionalistas, xen√≥fobas y racistas¬Ľ.

Todo el discurso de Marcelo fue la "unidad nacional", la "convergencia", no "la democracia pol√≠tica, econ√≥mica, social y cultural", la "verdadera idea de Portugal (…) como una plataforma a trav√©s de culturas y continentes, oc√©anos Portugal y partidario de la idea europea.

Todo el discurso del 28 de octubre, la presentación de un libro, en el Aula Magna en Lisboa, insiste disgusto del 'radicalismo' a 'movimientos inorgánicos' a' partes críticos, escépticos, manifestantes del proyecto europeo ".

En el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim√°tico, que se celebrar√° en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim√°tico, y advirti√≥ a la oposici√≥n contra su propia apat√≠a (¬ęQuien se retrasa o falte a la llamada¬Ľ no se queje despu√©s de su fado).

¬ŅD√≥nde se detiene a la derecha?

Es curioso e inteligente que el Marcelo constitucionalista aproveche su deber de velar por el ¬ęregular funcionamiento de las instituciones¬Ľ para exponer un manual de pol√≠tica conservadora. La duda es si el conservadurismo querr√≠a conservar esto, o si es precisamente en nombre de valores conservadores y liberales que la quiebra se vuelve apetecible.

Pero pregunta bien Marcelo, cuando pregunta sobre atrasos y faltas a la llamada: excepto en los breves momentos en que aparece a atacarlo, donde para, realmente, la derecha?

Donde para la derecha defensora de la propiedad y de la iniciativa privada; del mérito y de la competencia; de la moderación fiscal; de la autonomía y albedrío personal; de la historia, tradiciones, cultura y valores; del Estado-nación fuerte, pero mínimo?

En el PSD o no est√° o no se ve. En el CDS, es conforme a los d√≠as. Y aun estando en uno de ellos o en ambos, se da a√ļn el caso de que insist√≠an en que continuase dispersa. En cuanto a la Alianza me parece demasiado vieja, pero es un prejuicio m√≠o, ciertamente. Y de la Iniciativa Liberal recuerdo s√≥lo que hab√≠a entre los fundadores un socialista – pero es ignorancia m√≠a, sin duda.

Tal vez pese a la abstenci√≥n, ¬Ņqui√©n sabe? – mientras nadie de all√≠ la tira. Y si se quiere llamar ¬ęradicalismo¬Ľ a aquello que de all√≠ la consiga sacar para sumarla al resto de la derecha que por ah√≠ anda votando a rega√Īadientes, y m√°s a los indiferentes que consiga despertar, entonces – digo yo, respetuosamente y al contrario del se√Īor Presidente de Rep√ļblica – que sea con ¬ęradicalismo¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *