Trabajo de detective: los verdaderos orígenes del coronavirus





‚ÄúEliminando las hip√≥tesis inveros√≠miles, lo que queda debe ser la real‚ÄĚ. La frase del detective Sherlock Holmes es la herramienta m√°s √ļtil para descifrar la mayor controversia sobre el nuevo coronavirus: despu√©s de todo, ¬Ņcu√°l es su origen?





EL genoma de Sars-CoV-2 tiene accidentes genéticos ausentes en otros coronavirus (hay varios de ellos) y solo salieron a la luz cuando la receta molecular del virus se esclareció por completo a principios de 2020. Los elementos que componen el genoma de un virus, o un ser humano o un planta: tienen que trabajar de forma orquestada, organizada en el orden correcto, sin interrupciones ni atropellamientos en su secuencia. Las peculiaridades del genoma Sars-CoV-2 son las que le confieren las características ya observadas allí: alta afinidad por las células humanas, capacidad para producir descendientes de forma viable y capacidad para provocar una enfermedad respiratoria que puede volverse sistémica.

El genoma del coronavirus tiene un tama√Īo de aproximadamente 30.000 bases. Es como un texto con 30 mil palabras, que debe escribirse en una secuencia correcta para que tenga sentido. Poder montar un coronavirus con todas estas letras y caracter√≠sticas ordenadas con tanta precisi√≥n ser√≠a un trabajo con pocas posibilidades de √©xito para nosotros los cient√≠ficos, lo que hace que el hip√≥tesis de la fabricaci√≥n del virus en un.

De hecho, los coronavirus son comunes en la naturaleza y tienen murci√©lagos tus anfitriones favoritos. Los murci√©lagos representan una cuarta parte de todas las especies de mam√≠feros del planeta. Est√°n presentes en todo el mundo, excepto en los hubs. Y son fundamentales para el equilibrio de los ecosistemas porque son polinizadores, diseminadores de semillas y comedores de insectos, por ejemplo. Han evolucionado conjuntamente con los coronavirus durante millones de a√Īos sin sufrir da√Īos ni s√≠ntomas.

Pero algunos virus pueden pasar de los murciélagos a la humanidad. Otros agentes infecciosos, como virus de la rabia, ébola, nipah y hendravirus, tienen su origen en los murciélagos y han logrado adaptarse a los humanos a lo largo de saltos entre especies, pudiendo utilizar cerdos, caballos y otros animales como intermediarios. Es lo que llamamos zoonosis, una enfermedad transmisible entre humanos y otros animales.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Los coronavirus de Sars (síndrome respiratorio agudo severo) y Mers (Síndrome respiratorio de Oriente Medio), detectado en personas en 2002 y 2012, respectivamente, provino de murciélagos. Este es un hecho consolidado en la comunidad científica internacional. Con el causante de COVID-19 no es diferente.





Con la rapidez con la que se obtuvieron los datos genéticos de Sars-CoV-2 en todo el mundo desde el inicio de la pandemia, descubrimos que el antepasado de este virus ha estado presente en los murciélagos del sudeste asiático desde la década de 1940 (¡al menos!). Siguiendo el árbol genealógico del coronavirus hasta hoy, el nacimiento de Sars-CoV-2 es compatible con una evolución esperada en la naturaleza y su adaptación a la especie humana.

Durante estas d√©cadas, el ancestral Sars-CoV-2 pudo haber tenido varios encuentros con personas, algunos sin √©xito para el virus, otros conduciendo a un ajuste fino de su encaje con las c√©lulas humanas, mecanismo que le permite infectar nuestro organismo. Poco a poco, el virus gan√≥ fuerza y ‚Äč‚Äčaprendi√≥ a transmitirse entre humanos. Hasta que las mutaciones gen√©ticas decisivas dieron como resultado la versi√≥n actual y ¬ępuramente humana¬Ľ.

Incluso la hip√≥tesis de que un hu√©sped intermedio perdi√≥ su validez con los nuevos hallazgos, liberando al pangol√≠n, otro mam√≠fero, de cualquier culpa. La necesidad de sintonizaci√≥n continua y presencia en la naturaleza tambi√©n hace que la teor√≠a de que Sars-CoV-2 se haya escapado accidentalmente de alg√ļn laboratorio de investigaci√≥n chino sea poco probable.

Los encuentros entre personas y murciélagos no son infrecuentes. Los contactos cercanos pueden exponer a las personas a heces, orina y secreciones respiratorias de estos mamíferos. Y pueden estar llenos de virus. Cuevas, árboles y refugios artificiales como los techos pueden proporcionar estos encuentros, que son aleatorios o deliberados, como en una actividad de investigación o en el caso de alguien que busca murciélagos como alimento. Por cierto: no es el hábito de comer murciélagos en sí lo que transmite el virus, sino el contacto durante la captura.

El nuevo coronavirus realmente vino de naturaleza. ¬°Elemental!

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *