Todavía hay quien no quiera saber





Avance por las calles, son pocas las personas que están afuera y que van saludando las que, sorprendentemente, todavía pasan por aquí. Les faltan las palabras, es cierto. Es cruel la realidad. Son paisajes olvidados, edificios totalmente degradados y abandonados, son casas vacías. Tantos obligados a migrar, tantos que se quedan sin empleo, los que no lo llegan a encontrar, la falta de infraestructuras, la inexistencia de transportes, la falta de cuidados básicos. Pero todavía hay quien no quiera saber.





Es urgente hacer de esta realidad un problema con la dimensión que merece, urge hacer de ella una prioridad para el país. Acaba de salir de la proximidad de las dos áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto para comprender el alcance real de la desertificación en el interior. No da más para cerrar los ojos, aunque haya siempre quien lo intente ignorar dejándolo con lo que sobra, con los restos, con las migajas. El corte que se adapte a la apreciación del interior de Portugal en el presupuesto del estado es bastante esclarecedor prioridades.

Continuar creyendo que es un problema menor es enterrar un pa√≠s entero en dos √°reas urbanas. ¬ŅEl resultado? Una sociedad dividida, dos centros de poblaci√≥n insostenibles, la existencia de portugu√©s y portugu√©s primer segundo. Es triste, pero es la verdad, en un pa√≠s donde unos merecen m√°s que otros, donde unos son recordados y otros terriblemente olvidados.

La creaci√≥n de la nueva Secretar√≠a de Estado para la valorizaci√≥n del interior es una plusval√≠a, pero no basta si se queda por media docena de formalidades y de buenas voluntades. Recuerdo que el 45% de la poblaci√≥n se ha fijado en Lisboa y Oporto y se necesita un esfuerzo para combatir este problema es enorme y no es con la atenci√≥n calcetines que puede poner remedio a un pa√≠s olvidado por mucho tiempo y muchos a√Īos.

La fijaci√≥n de personas en el interior s√≥lo es posible a trav√©s de la creaci√≥n de empleo y para ello es necesario que las personas y las empresas sientan que hay un pa√≠s que les protege y que les da razones para fijarse. Piden j√≥venes e inversi√≥n hacia el interior, pero ¬Ņc√≥mo? ¬ŅC√≥mo no se les dan las condiciones necesarias? Ser√° un problema sin fin mientras no haya plena conciencia de lo que este grave problema implica y va a seguir implicando para las generaciones futuras.

¬ŅLa culpa? Es de quien coloca intereses personales al frente de los intereses nacionales. ¬ŅLa culpa? Es de quien no comparte de igual forma los recursos por un pa√≠s que merece todo por igual. ¬ŅLa culpa? De quien sigue ignorando el problema, hall√°ndolo poco merecedor de atenci√≥n. De quien no sabe manejar prioridades, de quien no asume la verdadera responsabilidad de cuidar y de proteger a un pa√≠s. ¬ŅLa culpa? Son aquellos que han olvidado Portugal. Y ellos saben qui√©nes son. Son los mismos que se suceden Gobierno tras Gobierno y que contin√ļan hundiendo el pa√≠s.

Siendo yo de Oporto y viviendo en Oporto, no puedo encontrar que este problema no me pertenece. Portugal debe sentir todo responsable y comprometida con el tema. Espero que el Gobierno y los valores acorde Portugal. Portugal va mucho m√°s all√° de la Gran Oporto y Lisboa. Todo Portugal es grande!





Estudiante, 22 a√Īos

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *