Todavía el maldito petróleo y la muy actual sanha anti-empresarial





Los nuevos y admirable medios tecnológicos de información y comunicación tienen algo de terrible, casi diabólico, empezando por la astucia de su innegable utilidad.





Si mucho no erramos, era Baudelaire quien decía ser exactamente esa la mayor astucia del Diablo, hacernos creer no existir.

Sí, tal vez fuera Baudelaire, tal vez no – no tenemos ya exacta memoria …

¿No tenemos?…

Google: "Baudelaire la mayor astucia del diablo" …

Pues, al final no estábamos tan desmemorados: «La plus belle des ruses du Diable est de vous persuader qu'il n'existe pas!», Spleen de París.

Muy bien, pero ¿qué tiene todo esto a ver todavía con el maldito petróleo y la muy actual sanha anti-empresarial?





Nada, directamente. Un poco, sólo, indirectamente.

Sucede que hace unos días alguien nos llamó la atención para un programa de Fátima Campos Ferreira, el conocido Pros y contrasde principios de septiembre, en que el tema en discusión había sido la cuestión de Aljezur y del respectivo agujero de prospección de Petróleo, muy cuestionado por unos y defendido por otros, como nosotros.

Entonces nos acordamos de la frase de Baudelaire.

Con los nuevos y admirables medios tecnológicos de información y comunicación, de algún modo, toda nuestra pasada existencia se vuelve perfectamente registrada, desde cuanto hemos hecho cuando y donde, hasta cuánto dicho o escrito, siendo siempre posible todo rememorar, o sea, nada olvidar. Ahora bien, si todo es pasible de exactamente rememorar, todo volver siempre de nuevo presente, sin olvido alguno, eso no tiene algo de diabólico, o sea, hacer irremisible e imperdonable todo el pasado, todo el perdón, una vez implicar el perdón, ¿algún modo, siempre un cierto olvido?

Y fue precisamente con ese algo melancólico pensamiento que allí partimos para ver, en aquellos extraños rectángulos planos a los que llamamos televisión, los muy enérgicos fantasmas de Fátima Campos Ferreira y de sus invitados, Pedro Sampaio Nunes, Amílcar Soares, Julia Seixas y, pontificando por encima de y que, por encima de todos, la más notable personalidad de Ricardo Pais Mamede, hablando, gesticulando y actuando en una perfecta ilusión de perfecta realidad, o sea, como si en muy efectiva y actual realidad todo estuviera, de hecho, a ocurrir.

Muy admirable nuevo mundo tecnológico en el que vivimos. Y sí, independientemente de todo lo demás, disponiendo y ofreciendo medios de una utilidad innegablemente única, como en el caso en que el programa valió realmente la pena ser atentamente visto, incluso casi tres meses después de realizado, como se mencionó o ya sospechoso, por encima de todo , por las notables declaraciones de Ricardo Pais Mamede al retirar, ante todo, e incluso algo inesperado y sorprendentemente, toda la carga ambientalista a la oposición al agujero de Aljezur, para todo poner en un plano estrictamente económico-financiero.

En vez de la gran mayoría de otros opositores conocidos, Ricardo Pais Mamede no defiende y aboga como primera prioridad la transformación del Algarve en una especie de gran latifundio Amish pero repudia y se manifiesta absolutamente contrario a la prosecución de la prospección y eventual subsiguiente explotación de Petróleo al Largo de Aljezur, por considerar, en gran síntesis, independientemente de otras cuestiones más técnicas y especciosas: a) ser una ilusión esperar cualquier beneficio directo de la misma explotación una vez, en su opinión, en las condiciones propuestas, el Petróleo no es nuestro; b) existiendo Petróleo y avanzando hacia la fase de explotación, por permitirse al consorcio resarcirse íntegramente de los costes de inversión antes de proceder a cualquier distribución de beneficios; c) por quedar los pagos al Estado a lo largo del período de concesión y explotación muy por debajo de lo que, según sus cuentas, debía ocurrir.

En lo que se refiere al primer argumento, confesamos temer no poder seguir a la perfección el muy alto razonamiento, aunque, por todo lo escuchado, admitimos que es legítimo y correcto sintetizar de la siguiente manera: el Petróleo extraído no se dirige inmediatamente al mercado nacional pero se vendrá el mercado internacional, los precios de un mismo mercado internacional que continuará adquiriendo los precios del petróleo al mismo mercado continuará imponiendo, no reflejando así, por tanto, que nos movemos para explorar petróleo en Portugal, en cualquiera de bajo precio el mercado nacional de los productos derivados del mismo Petróleo, con especial destaque, evidentemente, para los combustibles, por lo que no está justificado, en conclusión, proseguir con la prospección, ni, mucho menos, avanzar hacia cualquier fase de eventual explotación efectiva, manifiesta la ausencia de cualquier reflejo e inmediato beneficio de esta posible explotación en el precio de los combustibles, primordialmente, en el mercado nacional.

Si no hemos interpretado mal y éste es el razonamiento, no nos sorprenderá oír a Ricardo Pais Mamede defender pronto el fin de la Autoeuropa, una vez probado que sus automóviles se venden en territorio nacional a precios de acuerdo con el mercado internacional, sin cualquier muy especial atención a nuestros muy específicos intereses y necesidades, para permitirnos así considerarlos, por tanto, como nuestros, única razón que, aparentemente, justificaría, y justificaría verdaderamente la existencia de una Autoeuropa, poco más sirviendo sino, quizá, para el aumento de la precariedad del empleo en el puerto de Setúbal.

Con respecto al segundo argumento, ya no temen que o bien no pueden seguir el razonamiento igualmente alto, en comparación con el tercero, de repente si tanto la sospecha predominante de que siempre es toda la actividad de negocio en Portugal, así como toda la libre iniciativa o la más comúnmente designada iniciativa privada, en gran medida perfilada, incluso, por el actual Gobierno, aunque algo mitigada, a veces, por táctica necesidad, como sucede en este caso específico de la posible explotación de Petróleo al Largo de Aljezur.

Sin embargo, en Portugal, en contra de lo que eventualmente sería de esperar, no parece entender que el estado, además de sus funciones naturales regalistas sólo debe ejercer una función suplementaria en términos económicos, de la industria para la salud o incluso la instrucción, en el sentido de que, en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de la infancia y la adolescencia, de su interés por sí solo o en asociación, a que se agite.

Cuando se entiende que cumple al sacrosanto Estado la primordial función de reingeniería social y se confunde, además, la justicia con el absurdo ideal de una supuesta misma igualdad material para todos, hay coherencia de raciocinio, pero, evidentemente, con nefastas, o incluso, dramáticas consecuencias para la economía y, más aún, para la salud mental de la nación.

En el caso de que el consorcio sólo pague dividendos sobre los beneficios, independientemente de los valores pagados por la concesión, después de haber resarcido de las inversiones realizadas, i.e, cuando entrar verdaderamente en una fase de ganancia? Por lo tanto, no hay sorpresa si, más día menos, nos encontramos con la creación de una «tasa de equilibrio social», pagada a la cabeza, en el momento de constitución de una empresa, eventualmente progresiva, teniendo en cuenta las inversiones proyectadas y los eventuales los beneficios futuros, fácilmente accesibles, evidentemente, en el plan de negocios de la nueva empresa como sólo un coste de inversión inicial, entre otros

En cuanto a los pagos que se realizar posteriormente, a lo largo de la fase de explotación, si es poco o no, no estamos tan seguros, pero tal vez no sea completamente erróneo ver si están en línea con los más comunes estándares y prácticas internacionales en casos similares, que parece, debemos decir, suceder.

Todo esto puede parecer una cuestión menor, pero cuando percibimos cómo estas perspectivas son, de hecho, hoy prevalentes y profundamente nefastas, o incluso dramáticas, al desarrollo económico y salud mental de la nación, como se ha mencionado, es importante prestar más atención a donde todo esto también conduce .

Estando toda la libre iniciativa bajo sospechosidad, siendo siempre vista todo el gasto del Estado como virtuosa y todo el lucro empresarial como inicuo, o muy cerca de eso, parece justo sacar lo máximo posible a «quien acumula» para dar a quien necesita o se entiende, de acuerdo con el libre albedrío del Gobierno, necesitar.

¿Pero qué sucede cuando se retira 1 € de los beneficios de una empresa?

La empresa se queda con menos 1 € para reinvertir, para expandir el negocio, pagar mejor a sus empleados, o simplemente, proceder a un depósito en cualquier institución financiera.

En el caso del aumento de la remuneración de sus colaboradores, además de algunos probables efectos de mejora en la productividad por la satisfacción de la eventual recompensa, puede reinvertir y expandir su negocio, esto no dejaría de significar un aumento de producción y oferta, así como, así como el correlato aumento de poder adquisitivo de sus colaboradores no dejaría de tener también posibles efectos beneficiosos en la economía, lo que, en esta situación, yendo el beneficio para el Estado, resulta imposible suceder, así como cualquier posible reinversión indirecta en el lanzamiento o la ampliación de las terceras empresas, que se realizaría mediante la concesión de crØtico concedida por dicha institución financiera, en caso de que se efectuara dicho depósito, lo que, todo sumado, no dejaría de conducir también a un aumento cierto de la riqueza nacional, hasta el efecto multiplicador.

El Estado, por su parte, paga, ante todo, a la cabeza, la máquina administrativa montada en orden a la recaudación de ese mismo 1 € ya todos los funcionarios encargados de evaluar, estipular y determinar el modo, forma y forma sus destinatarios de su subsiguiente redistribución, ya no de ese mismo 1 €, sino de una parte de ese mismo 1 €, una vez deducidos todos los costes inherentes a todo este largo y complejo proceso, cumpliendo así su muy autoproclamada elevada función de justicia social y siempre creyendo conducir, por la entrega de una cuota parte de ese mismo 1 € inicial, al estímulo de la economía por el consumo.

No deja de ser potencialmente real este estímulo a la economía a través del consumo, sino que se encuentra el mercado en equilibrio, habiéndose disminuido la capacidad de expansión de las empresas y su capacidad de responder agilmente a las respectivas, siendo ese estímulo al consumo efectuado por el consumo a través de la reingeniería social, el verdadero efecto sólo puede ser uno, llevar a un aumento de las importaciones para satisfacer un aumento de la demanda imposible de satisfacer, en estas condiciones, por un similar aumento de oferta interna, conduciendo así, en tal circunstancia, igual e inevitablemente a una disminución de la riqueza nacional.

Por supuesto, pero, en esencia, es exactamente lo que pasa y lo que más cuesta es que, siendo de tan meridiana evidencia, gracias al condicionamiento y el sesgo mental anti-lucro y anti-empresas en que nos encontramos, parece pasar, en la gran mayoría de las discusiones, completamente desapercibido, aparte de una incomprensible visión, aparentemente, completamente estática del mundo, como si todo lo que allí está exactamente como allí para siempre quedará, exactamente como está, o poco más.

Recientemente, Galp, entidad, junto con ENI, el consorcio concesionario para la exploración y posible explotación de petróleo Largo Aljezur, presentado en la Primera Semana de envío de Portugal, su producción y suministro de combustible proyecto con un contenido de azufre inferior al 0,05%, que ha quedado completamente concluido y plenamente operativo, tal como fue impuesto por la OMI a partir de enero de 2020.

Un hecho notable que no dejó de exigir e implicar, con toda certeza, una significativa inversión en Investigación y Desarrollo.

En el caso de que se produzca un cambio en los precios de los bienes de consumo, los precios de las materias primas, las ganancias que le permiten invertir en el mismo proyecto, que no da lugar pero, al ser imposible Galp encontrar nuevos inversores para el proyecto, una gran pérdida para Portugal, términos económicos no sólo inmediatas como científica, técnica e incluso prestigio internacional, aspectos que, de una forma u otra, no dejan nunca, directa o indirectamente, más inmediata o inmediatamente, de representar y revertir también en un significativo aumento de riqueza nacional.

Más gravemente, esta tendencia para todo ver de forma estática, hoy tan extendida, es también cuánto ha impedido de atender debidamente a las denominadas externalidades de un proyecto como el de prospección y eventual explotación de Petróleo al Largo de Aljezur, o sea, como una oportunidad casi única para empezar a desarrollar, en serio, nuevas competencias en el ámbito del costa afueracomo es comúnmente conocido, ya sea en el desarrollo de nuevos buques, nuevas plataformas, robótica, el más variado tipo de sofisticados dispositivos y sensores, nuevas herramientas e incluso de desarrollo de nuevas competencias en términos de protección del medio ambiente marina.

Así pues, si se avanza, habrá, evidentemente, no sólo una inmediata ganancia económica, pero, mucho más importante que eso, la adquisición de una mediata ventaja competitiva y estratégica de la mayor importancia, eventualmente crucial incluso, para cuando la minería en mar profundo sea ya una ineluctable realidad.

La futura minería en el mar profundo es una inevitabilidad tanto porque muchos de los principales minerales indispensables para la vida moderna, tal como la conocemos, se están agotando en tierra, así como las reservas de algunos otros, como las Tierras Raras, por ejemplo, indispensables a la fabricación de muchos de los ya más comunes dispositivos de la actualidad, de un simple teléfono móvil a los vehículos eléctricos hasta los más sofisticados sistemas de armas, son detenidos por pocos países, como en este caso concreto, entre el 90% y el 95% de todas las reservas actualmente conocidas se encuentran en China, admitiéndose, sin embargo, de acuerdo con los estudios ya realizados, existir y disponer igualmente de las mismas Tierras Raras en nuestra Plataforma Continental.

En este marco, tenemos una capacidad científica y técnica efectiva para avanzar hacia la minería en aguas profundas, no será sólo una enorme ventaja económica como estratégica, que corre el riesgo, si no es así, no sólo de que se superen completamente como perdimos hasta incluso, incluso, la posibilidad de algún día recuperarse del eventual atraso por ocupación por terceros del espacio que dejamos vacío al no mostrar una efectiva capacidad para debidamente defender y ocupar.

Se dirá la actual situación de suspensión del agujero de prospección no se debe sino al aplazamiento de la Providencia Cautelar interpuesta por la Plataforma Algarve Libre de Petróleo, es decir, enteramente dependiente de los tribunales y no del Gobierno que, por la separación de poderes existente, y aún así, nada puede hacer, además de contraponer los argumentos que justificaron la decisión de dar luz verde al proyecto.

Así será, pero no deja de ser igualmente importante no olvidar que este ambiente anti-empresarial que hoy se vive también ha sido incentivado por este Gobierno y, muy especialmente, por los Partidos sus partidarios, y, más gravemente, la actual situación en con respecto a Aljezur tener precedente y no dejar de venir como consecuencia del incomprensible retroceso en la posibilidad de prospección y eventual explotación de Gas Natural al Largo do Algarve, por cesión a contestaciones, en cuanto a nosotros, tan sin sentido, o aún menos, cuanto las actuales en relación al petróleo.

Las repercusiones de erradas decisiones, de erradas perspectivas y erradas actitudes, no siempre se manifiestan de inmediato, es cierto, pero sobrevendrán siempre, tarde o temprano, incluso cuando ya menos se espera.

Es necesario saber ver más allá de lo inmediato.

Sin embargo, como es sabido, el consorcio ENI / Galp ya anunció la renuncia del proyecto. Una pequeña contrariedad para el consorcio? Claro, pero para Portugal, posiblemente mucho peor que eso, tal vez incluso un gran agujero.

Y lo que más sorprende es que todo esto no sólo poco sorprende como, tal vez hasta más gravemente, pasa prácticamente sin reacción, sobre todo en términos políticos, como si ya esperado y absolutamente normal, como si completamente dominados ya por una mala conciencia en relación a toda la iniciativa empresarial, fruto de esta actual estatismo y sanha anti-empresarial que todo controla, aplasta y corrompe, más no hay que hacer sino aceptar que así sea.

A la persuasión en esta vía, sin embargo, es fácil deducir el desastre a que se va a llevar inevitablemente, siendo la cuestión a formular igualmente muy simple: ¿cuán dispuestos estamos, al final, a dejarnos plácidamente conducir a tal desastre?

Director del Diario de Economía del Mar

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *