¿TikTok está robando datos para China o simplemente robando nuestro tiempo?





Si me hubieran preguntado en la década de 1990 si el molesto baile coreografiado y la mala actuación de voz se convertirían en un problema de seguridad nacional para los Estados Unidos, habría pensado que Saddam Hussein estaba cantando con las Spice Girls.





Según una audiencia en el Congreso que aumentó la presión sobre EE. UU. para prohibir la aplicación para compartir videos, el problema de seguridad nacional es TikTok. Shou Zi Chew, director ejecutivo de TikTok, de propiedad china, fue convocado y pasó cinco horas siendo intimidado por legisladores de ambos partidos.

En un momento en que las tensiones entre EE. UU. y China aumentan día a día, mis preguntas sobre la prohibición de TikTok son: ¿TikTok es realmente una amenaza para la seguridad nacional? ¿Y puede el Congreso hablar de ello a sabiendas sin haber bailado nunca «The Laffy Taffy»?

El cargo principal fue la conexión de TikTok con el régimen chino a través de su empresa matriz, ByteDance; muchos de sus altos ejecutivos están acusados ​​​​de tener vínculos con el Partido Comunista Chino. Además, Chew es el ex director financiero de ByteDance y todavía tiene reuniones periódicas de consultoría con la empresa.

La base de esta preocupación fue la idea de que TikTok compartiera datos sobre estadounidenses con China. Se citaron leyes chinas que exigen que las empresas compartan información con el régimen. La presidenta del comité del Congreso, Cathy McMorris Rodgers, llegó a decir: «TikTok es un arma del Partido Comunista Chino para espiarlo, manipular lo que ve y explotarlo para las generaciones futuras». La sensación de quienes asistieron a la audiencia fue que iban a encontrarse con sus suegros que están armados con una escopeta y quieren preguntarle cuáles son sus intenciones con respecto a sus datos.

Chew dijo que aunque TikTok es una subsidiaria de ByteDance, es una entidad autónoma, con el 60% de sus acciones distribuidas globalmente, y que Beijing nunca ha pedido datos de TikTok y nunca lo hará. También describió los planes para el llamado «Proyecto Texas» de TikTok, una iniciativa mediante la cual Oracle, de propiedad estadounidense, almacenaría los datos de los suscriptores estadounidenses. Para el votante típico de Trump, eso probablemente suene mejor que si hubieran llamado a la iniciativa el «Proyecto Wuhan», por ejemplo.





También hubo una multitud de críticas que podrían dirigirse a casi cualquier empresa de tecnología, como su capacidad para compartir información errónea, reconocimiento facial y efectos en la salud mental de adolescentes y adultos jóvenes. Mi propia salud mental se vio afectada cuando, mientras investigaba para esta columna en TikTok, terminé siendo absorbido por un agujero en el cerebro mientras miraba dos horas de Laffy Taffy. Cuando terminó, estaba teniendo pensamientos suicidas, pero vaya, sabía bailar.

Una parte interesante de la preocupación por los datos es que 47 de nuestros 50 estados de EE. UU. tienen leyes de protección de la privacidad deficientes o inexistentes. Entre ellos, los estados de casi todos los parlamentarios que criticaron a TikTok en la audiencia.

Meta, el competidor estadounidense en disminución de TikTok y propietario de Facebook, WhatsApp e Instagram, desembolsó $ 20 millones para cabildear a TikTok en el Congreso y pagar artículos de opinión y editoriales que critican a TikTok por muchas de las prácticas antes mencionadas… que Meta también comete.

Como vender nuestros datos a cualquier entidad global dispuesta a comprarlos. De hecho, Facebook, Twitter, YouTube, Gmail y Snapchat tienen acuerdos con empresas chinas de tecnología publicitaria, lo que expone nuestros datos al mismo riesgo. Todo esto es apropiado para una conversación sobre TikTok, ya que puede hacer que algunos de los bailes verbales aquí parezcan un poco… coreografiados. Posiblemente incluso repetido literalmente por los cabilderos.

No quiero minimizar la importancia de las señales de advertencia de la compañía o las preocupaciones de seguridad con respecto a un país con el que estamos en desacuerdo, y uno cuyos globos espía hemos tenido que derribar recientemente. Tal vez una prohibición es lo correcto.

Pero si la seguridad personal y nacional son los temas en juego, y no son el único riesgo presente en el mercado, ¿no sería el mercado el lugar apropiado para comenzar a endurecer las regulaciones, las leyes de transparencia y las auditorías independientes obligatorias para cualquier plataforma que opere en el mercado? ¿país? De lo contrario, ¿cómo podemos asegurarnos de que los gobiernos de todo el mundo no tengan acceso a datos estadounidenses confidenciales? Como la precisión de mi Laffy Taffy.


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *