¬ŅTiene sentido participar en tantos grupos en WhatsApp?









WhatsApp, creado en 2009 por Brian Acton y Jan Koum, mientras tanto vendido en 2014 a Facebook, es utilizado diariamente por millones de personas en todo el mundo para hacer videollamadas, enviar mensajes, fotos, videos, etc., revelando por qu√© Una aplicaci√≥n muy √ļtil. Durante el confinamiento, ayud√≥ a mitigar el aislamiento social, aportando enormes beneficios e impacto en las relaciones humanas. Sin embargo, si es cierto que hay un lado bueno y positivo, tambi√©n es cierto que puede haber un lado oscuro y potencialmente negativo al usar esta aplicaci√≥n.

Recientemente ha habido una proliferaci√≥n de grupos en WhatsApp. Adem√°s de los grupos de familiares y amigos cercanos, se crearon todo tipo de grupos: grupo de antiguos estudiantes de secundaria o universitarios, grupo de f√ļtbol el s√°bado, grupo de pesca el domingo, grupo de gimnasia, etc. Las empresas se convirtieron a la moda y la pol√≠tica no fue indiferente al fen√≥meno, se crearon grupos y grupos en la aplicaci√≥n para todo y bajo todos los pretextos. Para un ciudadano normal, sin hacer un gran esfuerzo, es probable que participe en varios grupos de WhatsApp y reciba cientos de mensajes por d√≠a.

¬ŅNo estamos perdiendo demasiado tiempo en mensajes in√ļtiles y devaluando el contacto social cara a cara? Se observa cada vez m√°s personas adictas a esta enorme burbuja social que se comunican sin cesar sin encontrarse cara a cara. Nunca antes las personas hab√≠an tenido tantas posibilidades de comunicarse entre s√≠, pero, sin embargo, nunca ha habido tantas personas quej√°ndose de sentimientos de soledad y aislamiento.

Además, hay otros aspectos negativos. El uso excesivo de las redes sociales y las sucesivas notificaciones de mensajes pueden hacer que algunas personas experimenten un trastorno de adicción auténtico (por ejemplo, la activación de sistemas de recompensa similares a los activados por drogas de abuso en el cerebro), causando ansiedad y la necesidad de estar constantemente viendo nuevos mensajes.

Creo que, en la mayor√≠a de los casos, el contenido de los mensajes compartidos en estos grupos no es importante ni de gran valor. Una parte importante de esta comunicaci√≥n es basura, y preferir√≠amos no haber perdido tanto tiempo leyendo todos esos mensajes, en una b√ļsqueda laber√≠ntica para identificar lo que es relevante.

La incomodidad est√° creciendo, pero la falta de coraje para abandonar algunos grupos de WhatsApp lleva a una actitud pasiva; tal vez por verg√ľenza o miedo a ser malentendido. A pesar de esto, el desperdicio comunicativo est√° aumentando y nos estamos convirtiendo gradualmente en ‚Äúrecolectores compulsivos de desperdicios electr√≥nicos‚ÄĚ. Nos resistimos a eliminar mensajes antiguos en grupos inactivos, y la basura se est√° acumulando. El aumento constante en la capacidad de memoria de los tel√©fonos m√≥viles termina ocultando esta basura comunicativa que sigue creciendo.





Adem√°s de la dimensi√≥n ¬ęecol√≥gica¬Ľ, el uso de esta forma de comunicaci√≥n tiene un lado potencialmente peligroso. Los mensajes escritos en las redes sociales a menudo se malinterpretan. Es f√°cil entrar en una escalada de agresividad verbal, generar argumentos, enojo y crear un enorme resentimiento entre las personas involucradas. Creo que muchos de estos desacuerdos se habr√≠an evitado si la conversaci√≥n hubiera tenido lugar en persona. Por esta raz√≥n, la comunicaci√≥n electr√≥nica no solo es m√°s pobre, sino que tambi√©n conlleva un enorme riesgo de ser capaz de provocar interpretaciones err√≥neas de otras personas sobre lo que escribimos y reacciones indeseables. Es importante comprender las limitaciones de este tipo de comunicaci√≥n, evitando abordar ciertos problemas, ya que pueden surgir conflictos y malentendidos innecesarios que perjudican a las personas.

Debemos aprender a decir ¬ęno¬Ľ en las redes sociales, neg√°ndonos a aceptar autom√°ticamente todas las invitaciones que nos llegan para participar en los grupos de WhatsApp. El objetivo principal de las empresas con redes sociales es mantenernos a todos bajo ¬ęhipnosis controlada¬Ľ, sin tener en cuenta lo que la gente pierde al no vivir en el mundo real. Debemos preservar nuestra salud mental, resistiendo este tiempo vicioso en el que vivimos, con libertad y responsabilidad. Debemos asegurar un equilibrio, evitando que nuestra vida social migre excesivamente a este mundo virtual que es enga√Īoso, mucho m√°s pobre e inhumano.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *