Thom Yorke es un amor que nunca termina. Este sábado los NOS Alive bailaron una distopía.





No hubo concierto como el suyo. Este sábado, en el escenario Sagres (el secundario) de NOS Alive, Thom Yorke hizo lo que aquellos que no lo conocen bien no esperaban. Es cierto que él era el vocalista y líder de Radiohead, pero esa no sería la razón por la que daría un concierto. lo mejor de carrera, con toda la golpes en el lugar correcto JohnnyMarr, el ex guitarrista de The Smiths, lo había hecho el día anterior y con tremenda efectividad, pero Thom Yorke es, y siempre fue, diferente. Incluso cuando predijeron un futuro de irrelevancia, generalmente destinado a estrellas caídas, se reinventó, lo hizo diferente y creó nuevos caminos. Hoy en día, es sobre todo el pasado lo que le da notoriedad, pero es el presente y el futuro lo que le preocupa y le ocupa el tiempo.





La carpa de la etapa secundaria estaba casi llena cuando llegó (y estuvo realmente llena unos minutos más tarde). Sin grandes palabras, excluyendo el "Gracias" repetido de vez en cuando, Thom Yorke estaba dividido entre teclado, piano, guitarra y maquinaria electrónica para mostrar su música que a veces se extiende a más paradas de baile (en el camino de un Aphex Twin o un Four Tet) Atmosférico, casi ambiental, con los agudos y el falsete de Yorke añadiendo drama a sus distopías y pesadillas.

Todo el concierto tuvo un aspecto performativo natural: Thom Yorke se paseaba por el escenario, gesticulando al público con sus manos, balanceando su cuerpo como un baile lánguido. La iluminación, que casi siempre era oscura, era de un blanco brillante y rojo, y Yorke estaba ahora sirviendo a MC (cantando sobre ritmos electrónicos, como en un género muy diferente al que generalmente ocupa MC), o como músico: las teclas , la guitarra en sus brazos que no llora, los innumerables botones e hilos con los que logró los ritmos de baile. Incluso una manzana tenía en el escenario, sin embargo, no le dio un uso visible.



Con una camiseta negra, apoyada por dos elementos que lo apoyaban en la producción electrónica, incluso saltó, primero, e incluso saltó a las palmas que crecían con el final de cada canción. "Amok", el tema del Átomo para la paz, fue uno de los aspectos más destacados, pero fue "Not The News" y el hermoso "Dawn Chorus", que incluía, por ejemplo, Flea from the Red Hot Chili Peppers. "(Este último tocaba en el piano al comienzo de un Encore de tres canciones, añadiendo al espectáculo una intimidad acústica hasta entonces para ser explorada) para elevar el rendimiento a los pináculos. Curiosamente, dos canciones que lanzó en el álbum que acaba de editar, Amina, otro paso adelante en las exploraciones de otro mundo de un músico que permanece tan inquieto como vanguardista.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *