The Running (casi …) Dead









(Finalmente en la isla dorada, Porto Santo, rompo mi dieta de lapas, mar y muchas lecturas para escribir estas l√≠neas que son de inmensa revuelta. Fue precisamente aqu√≠ donde comenc√© a aprender que los verdaderos Comandantes no dejan atr√°s a la gente. Sal√≠ de Lisboa con im√°genes de los talibanes avanzando furiosamente por territorio afgano y yo llegu√© a Porto Santo con su entrada en Kabul. No puedo evitar pensar en el intento de √©xodo de millones. Los que huyen as√≠, huyen de la muerte. Ser sea ‚Äč‚Äčf√≠sico, ya sea espiritual, sean ambos. Y quien deja atr√°s a personas que confiaron en su destino, que lucharon al lado, que dieron la cara por cambios que ahora han desaparecido en un instante, no es un Comandante. A pesar de que est√° por delante del pa√≠s con m√°s poder del mundo. Incluso dir√≠a que sobre todo si lo es).

Sé que, tradicionalmente, la izquierda simpatiza con lo que allí está pasando y trata de justificarlo con la independencia de los pueblos, pero no puedo quedarme indiferente ni buscar justificar el comportamiento de una secta (sí, lo escribí adrede) que encarcela a las mujeres en sus casas, las mutila como castigo o las apedrea hasta la muerte y no les permite acceder a la educación más básica. Ideológicamente estaré de facto de izquierda pero, sobre todo, soy Mujer. Una mujer que ejerce el derecho a salir sola y vestirse como le plazca sin haberse cuestionado jamás. Una mujer que ha aprendido a leer, ejerce ambas profesiones y, como adulta, nunca ha pedido permiso a nadie para tener sus propias ideas.

Si en Portugal exijo derechos de maternidad, exijo igualdad salarial, lucho por la igualdad de oportunidades entre los dos sexos, no puedo permitir el m√°s m√≠nimo margen de inconsistencia para cualquiera que busque excusas para lo que ya est√° sucediendo en Afganist√°n. La ideolog√≠a sostiene al hombre, pero no hay ideolog√≠a que realmente est√© a expensas de los derechos humanos. E, digam o que disserem, fa√ßam as promessas que fizerem, os senhores que comp√Ķem o dito Governo t√™m como √ļltima, para n√£o dizer inexistente, preocupa√ß√£o salvaguardar qualquer um dos direitos dos civis que, de alguma forma, relacionem com a sua derrota de h√° veinte a√Īos.

Puedes decirme que es su autodeterminación, un argumento que incluso aceptaría si no fuera por el hecho de que representa un enorme retroceso en términos de los derechos humanos más básicos. En la actualidad, el derecho a la fe de algunos nunca puede prevalecer sobre la vida de otros. Cualquiera que piense lo contrario se limita a utilizar un ideal con fines espurios.

Termino casi dando gracias a Dios (oa alguien por √©l) porque, si yo hubiera nacido all√≠, seguramente m√°s que no poder (o incluso saber‚Ķ) escribir, hoy estar√≠a muerto. Y, por supuesto, pensar que si hay alguna deidad que ense√Īa eso, promueve la violencia por el bien de la violencia y promete v√≠rgenes en alg√ļn lugar para el sexo forzado, entonces estar√° m√°s cerca del diablo que de Dios.

Lo que damos por sentado a menudo no es cierto y es por inercia que el mal triunfa. La historia ha estado llena de ejemplos y no se recuerda que un problema de este tipo se resolviera por s√≠ solo y no a costa de innumerables v√≠ctimas. Podr√≠a valer la pena pensar en esto, incluso entre inmersiones. Un d√≠a, los herederos de estos se√Īores pueden tener el deseo de conquistar nuestro rect√°ngulo y, all√≠, no habr√° Porto Santo que nos salve a todos.





El autor escribe seg√ļn la ortograf√≠a antigua.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *