Testimonio: Conocida como & # 039; ciudad de furia & # 039;, Buenos Aires estuvo en silencio todo el día





Llamada ¬ęla ciudad de la furia¬Ľ, debido a una famosa canci√≥n de la d√©cada de 1980, de la banda de rock Soda Stereo, Buenos Aires amaneci√≥ y anocheci√≥ este viernes (20) totalmente en silencio. Un silencio agonizante, como lo expresaron algunos en las redes sociales, y eso se sinti√≥ en lo que ser√≠a la ¬ęhora pico¬Ľ.





Alrededor de las 6:30 p.m., en la Avenida del Libertador, por ejemplo, se podía escuchar que uno u otro automóvil pasaba, rompiendo lo que parecía una postal, estaba tan inmóvil.

No se escucharon insultos de tráfico, peleas entre taxistas y ciclistas, ni vendedores ambulantes que llamaban a los peatones para vender productos, ni a los peatones que pedían respeto por los carriles de tráfico para cruzar. Escenas que ocurren todos los días. Porque ninguno de ellos estaba allí.

En la Plaza de Mayo, se sabía que dentro de la Casa Rosada, la sede del gobierno argentino, había reuniones para definir cómo estaba siendo el control de la cuarentena obligatoria debido a la pandemia de coronavirus, a lo que todos los argentinos y residentes han sido sometidos desde entonces. la medianoche anterior, y qué pasos tomar para que la actividad económica no se derrumbe.

Una de las respuestas que a√ļn no se ha dado, aunque citada por el presidente Alberto Fern√°ndez la noche anterior, es c√≥mo se compensar√° a quienes viven fuera de la calle.

Afuera, en la plaza donde tienen lugar manifestaciones pol√≠ticas que re√ļnen a miles de personas, era posible ver, alrededor de las 5 pm, solo tres tr√≠podes y tres grupos de periodistas de televisi√≥n y sus c√°maras que, como yo, presenciaban lo que parec√≠a un Buenos Aires afectado. por una bomba qu√≠mica de pel√≠culas de ciencia ficci√≥n, de aquellas que eliminan a las personas pero mantienen intactos los edificios.

No hab√≠a turistas tomando selfies frente a la bandera. Ni las parejas que tratan de ver a los ¬ęgranaderos¬Ľ que custodian el lugar, como lo hacen los oficiales que custodian el Palacio de Buckingham en Londres. Hoy, no se molestaron en posar para las fotos, solo miraron un horizonte inm√≥vil, como nosotros.





Hubo problemas, por supuesto. En la plaza Miserere, donde se encuentra una de las estaciones de metro más concurridas, y que siempre está poblada por vendedores ambulantes y personas que pasan a toda prisa, se vio una escena inusual. Solo había una persona, aislada en un lugar, cerrada por bandas de seguridad y rodeada de miembros de las autoridades sanitarias y la policía.

Contada por un oficial que gritaba, ya que no pod√≠amos acercarnos, la historia era la siguiente: era un ni√Īo argentino de 27 a√Īos que dijo que necesitaba irse a casa, en el interior de la provincia de Buenos Aires. Pero afirm√≥ que hab√≠a venido de Brasil (uno de los pa√≠ses considerados en riesgo por Argentina) y, por lo tanto, deber√≠a estar en cuarentena obligatoria.

Pidió agua a los oficiales, dijo que quería que lo llevaran a casa y que tenía síntomas. La policía lo trasladó, poco después, a uno de los hoteles prestados por la ciudad para servir como sitios de cuarentena y hospitales, ya que no había forma de transportarlo a Mercedes, la ciudad donde vive en ese momento.

La cuarentena tambi√©n vaci√≥ los caminos. La idea del gobierno era precisamente que la gente no ir√≠a a la costa, ya que el lunes ser√° feriado y el clima a√ļn es c√°lido y agradable a fines del verano.

En las casetas de peaje, había vehículos y ambulancias, y todos tuvieron que detenerse y explicar a dónde iban. Si alguien no tenía forma de demostrar que regresaba a casa o que tenía que visitar a un pariente enfermo, lo enviaban de regreso a Buenos Aires con una notificación.

Con el aviso, su residencia fue registrada y, en unos pocos días, un oficial verificaría si la persona o la familia en cuestión cumplieron con el confinamiento obligatorio.

De acuerdo con datos oficiales, se verificaron otras 90 quejas de personas que no cumplían con la cuarentena en la ciudad y casi 400 en el país. Algunos, los que resistieron, fueron detenidos, pero la mayoría fueron llevados a casa con la notificación de que serían visitados nuevamente.

El informe de Hoja se detuvo dos veces durante la ruta, realizada principalmente a pie o en autobuses (que circulaban en n√ļmeros m√°s peque√Īos y solo con el l√≠mite de pasajeros que pueden sentarse). Mostrando la identificaci√≥n de un periodista, era posible caminar sin problemas, pero la gu√≠a era: ¬ęhaz lo que necesites y vete a casa pronto¬Ľ.

Las farmacias y los peque√Īos mercados ten√≠an l√≠neas cortas. Para eso, las personas pueden irse, pero la polic√≠a puede presentarse para pedir documentos y verificar si los que viven all√≠ est√°n cerca. Est√° prohibido hacer estas compras fuera de casa. No hay gel de alcohol en casi cualquier comercio. La carne era escasa al final del d√≠a.

Los gimnasios, clubes, bares, restaurantes y clubes permanecieron cerrados. Al comienzo del viernes por la noche (20), cuando generalmente se vuelve a escuchar el ruido de la ¬ęciudad de la furia¬Ľ, prepar√°ndose para el fin de semana, con j√≥venes llenando los bares en la hora feliz, vendedores ambulantes vendiendo cosas a quienes , apresuradamente, trata de subirse a los vagones del metro, o personas del mismo barrio, que pasean y se encuentran en las plazas para ver la puesta de sol, no estaban en el paisaje.

Al amanecer, la ¬ęciudad de la furia¬Ľ qued√≥ en silencio en silencio.

La cuarentena se extiende hasta el 31 de marzo y puede extenderse si el n√ļmero de casos contin√ļa aumentando. Actualmente, 127 est√°n confirmados y tres est√°n muertos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *