Teletrabajo, estudios infantiles y tareas domésticas. El sufrimiento de los padres en tiempos de encierro.





La clase de portugués de tercer año se puede escuchar en voz alta en una sala de 16 metros cuadrados. La madre tiene una computadora abierta en la mesa familiar. Con la mano izquierda, levante el teléfono y verifique Whatsapp. Haga clic derecho en el mouse para abrir otro correo electrónico. El padre está en la cocina, tiene una video conferencia, y el hijo mayor está en su habitación, encerrado, estudiando. El padre tiene la tarea de verificar, de vez en cuando, si está trabajando o jugando. La tabla de planchar armada, la plancha y la pila de ropa acumulada en el azafrán, pero hecha de plástico, esperan en el pasillo un mejor momento, tal vez el sábado por la mañana cuando su esposo va al supermercado.





Este podría ser el retrato de una familia portuguesa, encerrada en un apartamento en tiempos de pandemia, pero es solo un escenario ficticio con el que podemos identificarnos fácilmente y que sirve como ilustración de un estudio que midió la forma en que padres e hijos enfrentaron dos meses de aislamiento. .

La investigación de BabyLab en la Universidad de Coimbra es reveladora: el 80% de los padres consideran haber tenido «menos tiempo para sí mismos» en el período de confinamiento y las madres son aún más sacrificadas. En la encuesta coordinada por el psicólogo Eduardo Sá, las respuestas dicen que, en más del 60% de los casos, la distribución de tareas no es homogénea. Este desequilibrio «se hizo más y más cuando la escuela les pidió que fueran maestros auxiliares».

Las madres se fueron de aquí aún más abrumadas y con la conciencia de que son multifuncionales ”, destaca el investigador.

Los padres se dividieron entre tareas domésticas, tareas escolares, requisitos profesionales, y esto se reflejó en los horarios. Para el 46.4% de los encuestados, las tareas comenzaron a las 8 a.m. y no a las 7 a.m., como era habitual, pero también terminaron entre una y dos horas más tarde, cuando el reloj marcaba las 10 p.m. / 11 p.m. en el 67.7% de los casos.

Para este estudio, se registraron 4,153 consultas, de las cuales el 97.2% fueron respondidas por mujeres, entre el 22 de abril y el 3 de mayo, la víspera del inicio de la primera fase de deflación. Esta investigación es el tema central de un episodio del Explicador especial de Coronavirus, que puedes escuchar aquí.

Antes de la pandemia, padres, maestros y psicólogos, entre otros, estuvieron involucrados en una cruzada contra el abuso de pantallas por parte de niños y adolescentes. Las horas que pasaron frente a televisores, teléfonos móviles, tabletas o computadoras fueron suficientes para asustar incluso a los padres más distraídos, pero en tiempos de pandemia, la pantalla demostró ser un amigo para ayudar a entretener. El 77% de los encuestados en el estudio reconoce que se han entregado al uso de dispositivos electrónicos, que a menudo sirvieron para aliviar los conflictos familiares durante el período de confinamiento. El coordinador del estudio, que también defiende menos pantallas y más carreras, dice que «es perfectamente comprensible».





Sin embargo, enfatiza Eduardo Sá, «ahora es importante que los padres tengan la noción de que habrá una especie de falta de definición de estas adicciones a las formas». Lo que los padres esperan, agrega, es «ser lo suficientemente persuasivo como para revertir lo que, por razones obvias, fue un salvavidas para muchos». Y aquí está la advertencia: los niños a menudo funcionan como un «centro sindical en relación con los derechos adquiridos».

▲ Eduardo Sá, coordinador del estudio BabyLab de la Universidad de Coimbra.

ANDRÉ MARQUES / OBSERVADOR

Ser madre, ser padre, ser maestra, educar, ser un animador sociocultural, limpiar la casa, la lista de funciones concentradas en los padres durante estos días podría continuar, pero nos detendremos aquí para evitar acumular más fatiga.

Con el cierre de las escuelas y el comienzo del estudio, las escuelas enviaron docenas de trabajos a casa, demasiados para el 22.8% de los padres escuchados en este estudio de BabyLab, que consideran que la escuela reacciona de forma exagerada. Sin embargo, la mayoría (55.4%) clasifica la cantidad de trabajo escolar como «moderada o adecuada».

Se esperaría un mayor valor de «protesta», teniendo en cuenta que la tarea que trajo la mayor dificultad para los padres fue «acompañar a sus hijos en el telescopio y en el trabajo escolar», con el 48.7% de las respuestas. Solo más tarde surgieron las preguntas de «saber cómo ocupar el tiempo de los niños» y «manejar los conflictos familiares».

▲ El 22.8% de los padres considera que la escuela exageró su trabajo.

João Pedro Morais / Observador

Al cruzar la experiencia clínica con los resultados de este estudio, Eduardo Sá dice que «las escuelas acentúan cada vez más las solicitudes de tarea y hacen cosas que los padres consideran más allá de lo razonable». El psicólogo explica que son «páginas y páginas de tareas, en tiempo récord, lo que a menudo significa que los niños no tienen tiempo para nada, ni siquiera para ser niños».

Como si, básicamente, lo que la escuela no puede asumir tuviera que ser asumido por los padres, con todos los costos que esto implica ”, concluye.

Durante el aislamiento, en un día laborable, el 77.9% de los padres pasaban una o más horas al día ayudando a sus hijos con la tarea, el 46.4% pasaba más de dos horas al día jugando con sus hijos. Y 40, 1% reconoce que pasaban más de dos horas al día mirando televisión.

Muchas personas encerradas en poco espacio son pastos de confusión, argumentos y conflictos, que, en algunos casos, pueden terminar en separación o divorcio, pero estas cuentas aún no se han hecho.

Lo que se sabe es que los padres dicen que se sintieron particularmente solos durante este período, sin contar con la ayuda de abuelos, tíos o amigos. El 54,6% de los encuestados en este estudio revelaron que tenían menos o ningún apoyo. Aun así, la actuación fue ejemplar en la gran mayoría de las casas portuguesas.

Pero y ahora?

El psicólogo Eduardo Sá explica que la presión ha aumentado y que no se quedará en la olla para siempre:

Desde el momento en que comienzan a sospechar paciencia y poder respirar profundamente, [os pais] Necesitarán tener cambios de humor, ser más impulsivos, más berrinche, y necesitarán tener todas las protuberancias típicas de las personas que luego respiran profundamente y finalmente sacan lo que lograron tragar hasta que ya no pueden «.

▲ Eduardo Sá predice un «aumento de la tensión» debido al encierro

Sónia Simões

El coordinador de este estudio explica que este período de encierro trajo un aumento inevitable de la tensión: “Los padres tenían que responder a las solicitudes familiares y profesionales, sin derecho a tiempo libre, vacaciones o fines de semana. Los padres intentaron, sobre todo, adaptarse a sus hijos y responder a las solicitudes de las empresas ”, agrega el psicólogo.

Ahora, el sol ya está brillando, el calor se está calentando, podemos ir con una máscara a caminar y ver el mar, pero Eduardo Sá advierte que «una deflación social no implica que los padres ya no estén en una especie de alarma parental y todo esto causa son más exigentes, están más encima de sus hijos ”.

Naturalmente, los niños están comenzando a mostrar un cierto celo en relación con las demandas de sus padres. Tanta tensión provocará circunstancias de algunos fuegos artificiales allí ”.

Según el estudio, las tareas que los padres identifican como las que les dan más placer, antes y después del aislamiento, son jugar y enseñar a sus hijos. Lo que menos les gusta hacer: cuidar la ropa de los niños, con todo lo que esto implica.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *