¬ŅTe has cuidado los pies hoy?









Milenios antes de que aparecieran las zapatillas para correr, nuestros antepasados ‚Äč‚Äčya caminaban a gran velocidad. No por deporte: eran tiempos de caza o de caza. En medio de la competencia con otros animales, los humanos tambi√©n saltaron, treparon y escaparon de obst√°culos en el camino. Para tener √©xito en sus viajes diarios, nuestra especie depend√≠a de la tecnolog√≠a avanzada que ven√≠a de la f√°brica: propios pies.

Pero a lo largo de los siglos, los zapatos que se inventaron inicialmente para protegerlos del frío o de las piedras y las espinas se han convertido en algo más. Caminamos dentro de la casa en pantuflas, vamos a la oficina en nuestros zapatos y todavía hacemos ejercicio con Zapatillas deportivas que mejoran nuestras habilidades naturales. Por lo tanto, los pies ya no tienen que hacer el trabajo duro que solían hacer. Y eso puede convertirse en un problema.

‚ÄúNuestros pies tienen m√°s de 150 elementos, incluidos m√ļsculos, articulaciones y ligamentos. Pero hoy est√°n acomodados durante mucho tiempo con zapatos m√°s r√≠gidos y estructurados ‚ÄĚ, explica la educadora f√≠sica Isabel Sacco, coordinadora del Laboratorio de Postura y Movimiento Humano de la Universidad de S√£o Paulo (USP).

‚ÄúTodo lo que no uso, lo pierdo. Si no hago ejercicio con regularidad, pierdo masa muscular, pierdo la elasticidad de los tejidos musculoesquel√©ticos‚Ķ Y, con el pie, es lo mismo ‚ÄĚ, resume.

Pensando en esta realidad, la investigadora y su equipo desarrollaron un serie de ejercicios enfocados a fortalecer los pies y sus innumerables estructuras, una parte del cuerpo que acaba siendo descuidada no solo porque los zapatos m√°s modernos est√°n dise√Īados para hacerles la vida m√°s f√°cil sino tambi√©n por una rutina m√°s sedentaria, que solo se intensific√≥ con la pandemia del Covid-19.

+ LEE TAMBI√ČN: Herida que no cicatriza es un peligro, pero tiene tratamiento





Siguiendo el razonamiento del biólogo evolutivo Daniel Lieberman, de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, muchos expertos coinciden en que lo ideal sería hacer un mejor uso de lo que nos ha dado la naturaleza, caminando más descalzo por ahí. Y desde la infancia: el uso indiscriminado de botas ortopédicas para corregir el pie plano es cosa del pasado.

Ahora se sabe que el arco del pie est√° determinado gen√©ticamente, y la mejor manera de asegurar su desarrollo es simplemente caminar y correr en la naturaleza. ‚ÄúEsta es una recomendaci√≥n que se aplica no solo a la ni√Īez. No hay nada m√°s fisiol√≥gico que caminar descalzo, sea el terreno regular o irregular ‚ÄĚ, argumenta el ortopedista Daniel Vieira, profesor de la Pontificia Universidad Cat√≥lica de Paran√° (PUC-PR).

‚ÄúCuando das un paso de esta manera, se utilizan todos los m√ļsculos y articulaciones del pie. Con los zapatos no podemos movilizarlos correctamente ‚ÄĚ, coincide el ortopedista Jos√© Antonio Sanhudo, presidente de la Asociaci√≥n Brasile√Īa de Medicina y Cirug√≠a del Tobillo y Pie (ABTPe). Por supuesto, esto no es una invitaci√≥n a retirar las zapatillas y los zapatos: los seguiremos necesitando (¬°afortunadamente!) Cuando salgamos.

Para algunas personas, como aquellas con diabetes y sensibilidad reducida en las extremidades inferiores, dejando la región expuesta a cortes y latidos está muy contraindicado, ya que las lesiones pueden pasar desapercibidas y provocar complicaciones. Pero es bueno tener en cuenta que el cuidado de los pies va mucho más allá de caminar con o sin zapatos.

+ LEER TAMBI√ČN: Un zapato para escapar del dolor

El cuidado de los pies requiere que usemos y abusemos de nuestros buenos y viejos sentidos. Suena trillado, pero deberías mirarlos más, tocarlos y oler cualquier olor que haya allí. Tiene uno callo? Puede ser que los zapatos no sean adecuados. vi un enrojecimiento? Hay algo inflamado. sentarse uno olor desagradable? El olor de los pies indica que los pies necesitan respirar.

Algunas personas incluso lloran con un transpiración exceso en la región, que tiene raíces genéticas y puede resolverse con cirugía. El hecho es que no es agradable dejar los pies cubiertos y demasiado congestionados, una condición ideal para que los hongos se propaguen.

‚ÄúLa atenci√≥n b√°sica comienza en casa, lavar los pies con agua y jab√≥n, y luego secar bien, especialmente entre los dedos. Es con la higiene diaria y la atenci√≥n constante que la persona identifica los problemas antes de que empeoren ‚ÄĚ, enfatiza Sandra L√ļcia Oliveira, profesora del √°rea de belleza y est√©tica del Senac de S√£o Paulo.

Aunque el hidrataci√≥n con cremas espec√≠ficas es bienvenida – tanto en verano, cuando hay mayor exposici√≥n de los pies, como en invierno, cuando la piel est√° m√°s seca con ba√Īos calientes – no se puede confundir con humedad. Eliminar todo rastro de agua despu√©s de la ducha es el primer paso para evitar el mal olor y los saba√Īones.

¬ęYa el recorte de u√Īas debe permanecer recto y no llegar a las esquinas para evitar que se atasquen, lo que tambi√©n abre el camino a las infecciones ‚ÄĚ, explica Sandra.

Pero no basta con hacer la higiene y la el secado ¬ŅC√≥mo se ordena el disfraz si no sabemos d√≥nde poner los pies? Cuando llega el momento de usarlos, el cuidado comienza con el calcetines. ‚ÄúDebemos priorizar el algod√≥n, que absorbe mejor el sudor, y no llevar los mismos zapatos en d√≠as consecutivos‚ÄĚ, aconseja Neusa Pereira, presidenta de la Asociaci√≥n Brasile√Īa de Pod√≥logos (ABP).

+ LEA TAMBI√ČN: Descubra qu√© causa el mal olor de pies y c√≥mo detenerlo

De esta manera, garantizas que el zapato se mantendr√° ventilado y se alejar√° del temido hongos, detr√°s de micosis y tantas molestias. De hecho, la comodidad es una palabra clave cuando hablamos de lo que vamos a usar: es un mito, por ejemplo, esperar que los zapatos ajustados se aflojen y se vuelvan m√°s agradables con el uso. ‚ÄúEl calzado debe adaptarse a los pies desde el principio‚ÄĚ, dice Neusa.

Un consejo para no quedarse atascado en el futuro es dejarlo compra los zapatos al final del d√≠a, cuando los pies est√°n m√°s hinchados despu√©s de horas de trabajo, lo que evita sorpresas en cuanto a su tama√Īo despu√©s.

Y recuerda que, cuando llegas a casa del d√≠a a d√≠a, no solo estos accesorios necesitan tomar una bocanada de aire, sino que tus pies merecen ventilaci√≥n y contacto directo con el suelo. A√Īos y a√Īos de evoluci√≥n no los han moldeado para una vida en reclusi√≥n.

Como no siempre se puede andar descalzo, la mejor alternativa es buscar qu√© m√°s imita el funcionamiento normal de los pies: calzado flexible, de suela baja y sin tacones, evitando materiales sint√©ticos y congestionados. Si bien algunas situaciones sociales exigen un calzado menos c√≥modo, cabe se√Īalar que cualquier cambio en la forma habitual del pie genera presi√≥n sobre determinadas estructuras all√≠.

Al caminar descalzo, el peso se distribuye casi por igual entre los dos dedos, con una ligera sobrecarga en el talón. ya uno tacones altos desequilibra completamente la balanza, pudiendo poner hasta el 90% del peso en el lado opuesto Рlas yemas de los dedos.

El cuidado de la base repercute en todo el edificio. Con tus pies no es diferente. Lesiones allí, incluso porque interfieren con la marcha, pueden ser el punto de partida para el desgaste de las articulaciones y los cambios óseos. Un caso famoso es el estimular, cuando el hueso del talón crece de manera anormal debido a una tracción excesiva en el área, lo que puede ocurrir con actividades como correr.

Pero los problemas no terminan ah√≠. ‚ÄúLa sobrecarga no solo afecta los pies. Son nuestro punto de apoyo, por lo que el uso de zapatos inapropiados y otras situaciones terminan comprometiendo el tobillo, la rodilla, la cadera e incluso la columna ‚ÄĚ, advierte Vieira.

+ LEE TAMBI√ČN: Los muchos dolores de la pandemia

De ah√≠ la visi√≥n de ese entrenamiento f√≠sico para los pies del equipo de la USP. Son Ejercicios simple de hacer para asegurar la fuerza de la pareja, explotando el potencial de m√ļsculos, ligamentos y articulaciones insuficientemente reclutados cuando deambulamos con zapatos. Ese esfuerzo adicional y dirigido vale la pena. Seg√ļn Isabel, casi ocho de cada diez corredores sufren alg√ļn tipo de lesi√≥n en el pie en un a√Īo de actividad.

‚ÄúNuestro estudio cl√≠nico mostr√≥ que esta incidencia se reduce dos veces y media con estos ejercicios espec√≠ficos‚ÄĚ, dice la investigadora. Y los beneficios no se limitan a los deportistas: quienes se mueven menos tambi√©n pueden poner los pies a trabajar. ‚ÄúEn los ancianos, vimos que el riesgo de ca√≠das disminuy√≥ siete veces con el aumento de la fuerza de los pies‚ÄĚ, dice Isabel.

Para que tenga una idea de lo que nuestros puntos de apoyo hacen por nosotros, sepa que, en promedio, cada 25 a√Īos, una persona sin problemas de movilidad camina 40.000 kil√≥metros, el equivalente a un viaje alrededor del planeta.

Cuando llegamos a 75, ya estamos completando la tercera vuelta. Como en cualquier viaje largo, es fundamental estar preparado para afrontar el viaje sin miedo. ‚ÄúPara nosotros es importante cuidar bien nuestros pies para que ellos puedan cuidarnos bien‚ÄĚ, dice Sanhudo. Siga nuestros pasos:

1- Pie plano, pie neutro, pie plano

Los pies se pueden dividir en tres tipos seg√ļn su curvatura. Los pies neutral tienen arcos m√°s suaves. Son capaces de soportar el peso del cuerpo de forma m√°s equilibrada, y se adaptan mejor a diferentes tipos de calzado.

Por otro lado, los pies que tocan el suelo casi en su totalidad, pr√°cticamente sin hacer ning√ļn arco, son los pies aburrido o planes.

El otro extremo es el pie cavar, en el que el arco se acent√ļa hasta el punto de tener partes que nunca llegan al suelo. Se determina el tipo de pie gen√©ticamente y es necesario buscar ayuda profesional si est√° provocando alguna molestia.

2- Los tipos de pisadas

Los pasos son el resultado de la curvatura de los pies: los neutrales tienen paso normal, mientras que los aburridos tienen paso pronado y las cuevas, paso supino. Por lo general, son identificados por un ortopedista, pero es posible ver signos en los propios zapatos.

Las pisadas que salen del eje normal provocan un desgaste irregular en las suelas con el paso del tiempo, un indicio de una posible perrengue futura. En la pronaci√≥n, la persona tiende a ‚Äúintervenir‚ÄĚ y puede tensar el ligamento interno del tobillo. En la posici√≥n supina, el sujeto da un paso ¬ęhacia afuera¬Ľ, lo que tensiona m√°s el ligamento externo.

+ LEER TAMBI√ČN: ¬ŅDolor de pie? Podr√≠a ser fascitis plantar

3- El efecto del sedentarismo

Un estilo de vida sedentario tiene consecuencias negativas para todo el cuerpo y los pies no son una excepción. En estos extremos, la falta de actividad provoca atrofia muscular, pérdida de reflejos y, por los efectos sobre la marcha, repercusiones incluso en la columna.

La falta de ejercicio sobrecarga el tobillo, que es responsable de soportar la mayor parte del peso corporal, lo que aumenta las posibilidades de un esguince. En las personas sedentarias con sobrepeso, la situaci√≥n es a√ļn peor porque los kilos de m√°s tienden a aumentar la presi√≥n sobre las articulaciones y la musculatura debilitada de los pies.

4- Entrenamiento para los pies

Incluso quienes no son sedentarios suelen trabajar y hacer ejercicio con calzado, sin mover muchas de las estructuras que componen sus pies. Por ello, investigadores del Laboratorio de Biomecánica del Movimiento y Postura Humana de la USP crearon una formación específica para fortalecer esta región.

Originalmente enfocado en prevención de lesiones en deportistas, cualquiera puede realizar los ejercicios Рancianos, por ejemplo, son menos rehenes de caídas cuando participan en sesiones. Se puede acceder y personalizar el programa completo de forma gratuita en la aplicación SoPeD, pero mostramos algunas actividades a continuación, que siempre deben realizarse descalzo.

Mueve tus dedos: con los pies en el suelo, haga los movimientos de separar y juntar los dedos de los pies. Repita diez veces, sosteniendo sus dedos durante dos segundos en cada posición.

Levanta el arco: mantenga las puntas de los talones y los dedos en el suelo e intente levantar el pie ahuecado. H√°galo diez veces, con contracciones de cinco segundos.

Agarrar objetos: intente levantar una bola de goma o algodón o un bolígrafo con los dedos de los pies, manteniendo el talón en el suelo. Repite diez veces.

5- Siempre higiene

Es fundamental lavarse los pies a diario. Con la limpieza se elimina la suciedad que puede contribuir a la aparición de infecciones, especialmente si hay una herida.

En el proceso de lavado, tambi√©n es posible examinar los pies en busca de peque√Īos magullado, que puede pasar desapercibido, una observaci√≥n a√ļn m√°s importante para las personas con diabetes, que pueden sufrir p√©rdida de sensibilidad en la regi√≥n.

Los olores desagradables generalmente desaparecen cuando se realiza la limpieza, pero también hay factores genéticos involucrados y algunas personas transpiran más allí. Independientemente de la causa, algunas cosas ayudan a prevenir la Pies que huelen mal, como favorecer un calzado más aireado, que facilite el intercambio de humedad entre los pies y el medio ambiente, y dejar los pies al aire libre al final del día.

+ LEA TAMBI√ČN: El tenis de primera puede aumentar el riesgo de lesiones al correr

6- Tiene que secarse bien

Tan importante como lavarse los pies es secarlos. LOS humedad excesiva puede atraer hongos, que no solo causan mal olor y escozor, sino que también abren el infecciones difícil de tratar; nuevamente, el peligro es mayor para quienes viven con diabetes y tienen problemas de curación.

Después de asegurar un buen enjuague, sin dejar residuos de jabón en la piel, la principal atención a la hora de secar debe estar en la zona entre los dedos, que suele ser más difícil de alcanzar con la toalla, y acaba convirtiéndose en la principal fuente de hidratación.

Para evitar problemas, es mejor evitar usar calcetines y zapatos cerrados inmediatamente después de lavarse los pies para que sigan secándose naturalmente. Usar la secadora a temperatura ambiente también puede ser una salida.

7- Cortar las u√Īas

Se trata de higiene y prevenci√≥n de infecciones. u√Īas encarnadas son un plato lleno de dolor y otras molestias. La recomendaci√≥n es cortar en l√≠nea recta, eliminando solo los extremos que sean m√°s pronunciados.

Un corte muy redondeado o una incisi√≥n en las esquinas hace que las u√Īas crezcan contra la piel, clav√°ndose o causando llagas. En estas zonas, la forma es utilizar papel de lija y dejar a un lado las tijeras y los alicates.

No solo la forma de cortar exige precauci√≥n, sino tambi√©n el equipo utilizado: siempre deben estar higienizados y, preferiblemente, esterilizados, para no correr el riesgo de traer microbios a la regi√≥n. Las personas con u√Īas encarnadas aprovechan constantemente los servicios de pod√≥logos y otros especialistas.

8- Elección del zapato

El primer punto a considerar es la comodidad: zapatos apretados provocan la formación de callosidades, y quienes dejan los pies en una posición diferente a la natural acaban provocando más estrés del necesario en huesos y articulaciones, favoreciendo dolores y lesiones.

El caso clásico es el de tacón alto, que coloca el peso de la pisada principalmente en los dedos y reduce drásticamente la presión que normalmente absorbería el talón.

La orientación de los profesionales es dar preferencia a zapatos que brinden un caminar más cerca de lo natural: un modelo fabricado en tejido flexible, con la suela más fina y plana y que permite el máximo movimiento, imitando caminar descalzo. Para algunas personas con problemas en los pies, sin embargo, los zapatos específicos o personalizados son la mejor opción.

9- Masaje merecido

Es posible hacerlo usted mismo para asegurarse de que relajación región, además de mejorar el flujo sanguíneo allí. Utiliza cremas o aceites esenciales y manipula todo el pie, comenzando por el pliegue de los dedos, pasando por la parte superior y luego por la planta, apretando suavemente hasta que se sienta cómodo.

El masaje se puede realizar todos los días durante 15 minutos. El proceso debe ser agradable. Si tu sientes esfuerzos Frecuente al tocar cualquier parte del pie, no insista y consulte a un médico para ver qué pasa.

+ LEE TAMBI√ČN: El masaje de pies no solo combate el estr√©s

10- Hidratemos

Los pies secos dan como resultado grietas, que puede evolucionar, especialmente con el envejecimiento y las enfermedades crónicas, en heridas sordas y curativas, que también son un terreno fértil para las infecciones.

Los expertos primero indican una buena exfoliación (con un utensilio adecuado, sin lijar) para eliminar la piel muerta y facilitar la entrada de la crema hidratante.

Ellos existen cremas espec√≠ficas para los pies: deben estar bien extendidos no solo para asegurar la absorci√≥n, sino tambi√©n para no dejar la piel h√ļmeda. Recuerde esperar a que se seque antes de caminar para evitar resbalones.

11- Autoexamen de pies

No es nada complicado: basta con revisar la zona con frecuencia, normalmente despu√©s del ba√Īo, para buscar saba√Īones, heridas, grietas‚Ķ A inspecci√≥n incluye el espacio entre los dedos y la pieza alrededor y debajo de las u√Īas. Todo esto puede servir como puerta de entrada para bacterias y hongos.

Tambi√©n vale la pena investigar la presencia de callos y protuberancias, a veces no tan evidente a primera vista, porque estas formaciones suelen indicar que el calzado no est√° siendo agradable con los pies. El autoexamen debe ser a√ļn m√°s preciso en el caso de los diab√©ticos, debido a la posible falta de sensibilidad en la regi√≥n. Si es necesario, pida ayuda a los miembros de la familia con esta tarea.

12- Busca un experto

Diferentes profesionales trabajan en la primera l√≠nea de los problemas del pie: dermat√≥logos, ortopedistas, enfermeros, pod√≥logos, fisioterapeutas, etc. Y la hinchaz√≥n, el dolor, el enrojecimiento y los cortes que no cicatrizan ni siquiera requieren una mirada profesional. LOS dolor es la se√Īal m√°s notable de que algo anda mal con el cuerpo, pero no es la √ļnica que hace sonar la alerta.

heridas que no desaparecen, sangrado repentino, cambio de color de la piel y micosis que ceden y reaparecen son algunas de las situaciones que deben ser evaluadas y tratadas con el apoyo de un especialista. Esto evita complicaciones y garantiza el bienestar que merecen las estructuras que literalmente nos mantienen en pie.

  • Relacionado
  • MedicamentoLa amenaza de los hongos: ¬Ņqu√© enfermedades provocan?7 de agosto de 2019-10: 08 am
  • Aptitud f√≠sicaEl entrenamiento de pies reduce el riesgo de lesiones al correr9 de agosto de 2021-13: 08
  • MedicamentoHinchaz√≥n en las piernas en verano: ¬Ņc√≥mo hacer frente?17 de febrero de 2021-10: 02 a.m.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *