Tarraco: la cima de gama española que habla alemán


No deja de ser curioso que el Tarraco, a pesar de su estatuto de SUV largo, con la posibilidad de disponer de espacio para hasta siete ocupantes, nos interesó, en primer lugar, modelo elegido para estrenar el nuevo lenguaje estilístico de Seat. Con una nueva parrilla, más imponente y vertical, y un conjunto de faros más rasgados, sólo posible por recurrir a la tecnología LED, este que es el mayor SUV de la marca española – después del Arona y Ateca – , que se estrenará el próximo año.. A partir de Leon, que deberá surgir en 2019.


Pero la nueva solución estética de Seat no sólo vive de la zona frontal, ya que también la trasera presenta una diferente solución, con faros más anchos y unidos por una fina tira de plástico en el mismo tono, similar a la utilizada por los Porsche más recientes, pero sin iluminación interior. Los elementos ópticos más pequeños dan preponderancia a la chapa, lo que contribuye a la sensación de robustez, como conviene a un SUV, destinado a ser utilizado dentro y fuera de carretera.

Es un poco más que esto. La base es la misma, pero la plataforma que sirve el Tarraco es en realidad la MQB A, en la versión de larga distancia, lo que le permite ofrecer 2,79 metros de distancia entre ejes y, por lo tanto, mejores cuotas de habitabilidad – además de los cinco lugares convencionales, dispone de dos plazas adicionales en la zona del maletero, que se pueden hacer "desaparecer" -, con una longitud de 4,735 m a indiciar qué espacio para maletas no debe faltar.


El Tarraco, a pesar de ser un asiento, es fabricado en Alemania, en la misma línea de producción de Wolfsburg de donde también sale el Tiguan Allspace, el SUV de siete plazas de Volkswagen. Con el Sport Utility Vehicle español exhibe el mismo tipo de bazas, es decir, una carrocería generosa de dimensiones y un habitáculo versátil, en el que se puede optar por favorecer el espacio para pasajeros o para el equipaje.

Con siete lugares, el Tarraco podría en teoría competir con la Alhambra, el monovolumen producido en la Autoeuropa, pudiendo llevar a su no sustitución. Pero, en conversación con los responsables de Seat, nos aseguraron que eso "es algo que no está previsto, tanto más cuanto que la demanda por el monovolumen sigue en alza ". Lo que tiene sentido, pues no sólo la Alhambra es más larga y más amplia, como los lugares traseros son más cómodos y de mejor acceso.

Si se asume como una gama alta, el Tarraco tiene todo lo que de mejor a Seat tiene para ofrecer. Para empezar los materiales, que son mejores que los utilizados por Ateca, con el SUV a revelar una total ausencia de ruidos parásitos, lo que atestigua la calidad del montaje, incluso en situaciones extremas, como durante la prueba en todo terreno.

Otro detalle que salta a la vista, en este caso al oído, es el mejor aislamiento interior, sin duda fruto de los vidrios con revestimiento acústico y el recurso a más material para absorber los ruidos de rodamiento y de la mecánica. La posición de conducción es buena, sea para conductores más bajos o más altos, ya que la amplitud de regulación del volante, pero sobre todo del asiento, es grande.

Al frente del conductor está un panel de instrumentos digitales, que no sólo permite pasar al conductor otro tipo de informaciones, como lo hace de forma gráficamente más apelativa. Al igual que en otros modelos del Grupo Volkswagen, también este último carlinga virtual del Tarraco puede tener varios tipos de configuración para el velocímetro y cuenta-rotaciones, además de, en la zona central, poder surgir el siempre útil mapa del sistema de navegación. Esto deja libre la otra pantalla digital, al centro del salpicadero, que así se puede dedicar en exclusiva al entretenimiento de quien va a bordo.

Si el espacio delantero es bueno, el ofrecido por la segunda fila de asientos no le queda atrás, teniendo éstos la posibilidad de regular longitudinalmente el asiento en 16 cm y la espalda en tres posiciones. A lo largo, hay dos bancos escondidos debajo del fondo de la maleta, que pueden ser "llamados al servicio" en caso de que surja la necesidad de transportar a dos personas, idealmente ágiles y elegantes. Con siete plazas ocupadas, el Tarraco ofrece una maleta con 230 litros, pero en la versión con apenas cinco plazas, el espacio alcanza 760 litros, el mejor del mercado y esto aún antes de empezar a rebatir los asientos de la fila del medio.

Los motores al servicio del Tarraco ya son nuestros conocidos, de Seat y del Grupo Volkswagen, existiendo dos unidades de gasolina y otras tantas gasóleo. La versión más asequible monta el motor 1.5 TSI de 150 cv, más que suficiente para hacer que el SUV supere los 100 km / h al cabo de sólo 9,7 segundos, para luego alcanzar los 201 km / h, si se sigue acelerando. Esta unidad está Sólo disponible con tracción delantera y caja manual de seis velocidades.

Los conductores más exigentes pueden optar por el 2.0 TSI, ya con 190 cv, motor que está exclusivamente asociado a la caja automática de doble embrague de siete velocidades y tracción total 4Drive. La aceleración cae a los 8 segundos y la velocidad máxima sube a 211 km / h.

Las dos motorizaciones diesel utilizan en realidad el mismo motor, el 2.0 TDI, con versiones de 150 y 190 CV. El primero puede ofrecer caja manual y tracción delantera, o alternativamente 4Drive y caja DSG, mientras que el turbodiesel más potente sólo está disponible con caja automática y tracción total.

Los conductores que quieran acceder a una motorización híbrida tendrán que esperar para 2020, cuando va a pasar a estar disponible el Tarraco híbrido plug-in. Todavía no hay muchos elementos sobre esta mecánica, pero se sabe que este PHEV de Seat va a contar con una solución mixta gasolina / total de 201 cv y 400 Nm de fuerza, asegurando un mínimo de 50 km en modo cero emisionessegún el régimen estipulado por el WLTP.

Conducimos el Tarraco en las afueras de Barcelona, ​​con las motorizaciones más potentes, tanto diesel y gasolina. Por supuesto, hay diferencias en el tipo de utilización, con el 2.0 TDI de 190 cv (400 Nm de las 1.750 a las 3.250 rpm) a cargar siempre más fuerza que el 2.0 TSI 190 cv a gasolina (320 Nm de las 1.500 a las 4.180 rpm), pero nada que justifique, sólo por ello, la opción entre un motor y otro. Hasta los consumos no son muy diferentes, con la marca a anunciar 4,9 litros para el diesel y cerca de 6,3 para la gasolina, habiendo registrado 5,5 litros / 100 km para el TDI y 7,0 l / 100 km para la gasolina.

El refuerzo del aislamiento acústico hace que los desplazamientos más cómodos y la suspensión regulable, la DCC propuesta como opcional y que permite tres niveles de dureza de los amortiguadores (Comfort, Normal y Sport), facilita la adaptación del SUV al tipo de conducción que pretendemos practicar – más suave para maximizar el confort, que deducimos ser la utilizada por la mayoría de los conductores, o más dura si se pretende conducir un poco más rápido. Y aquí el Tarraco hasta nos sorprendió por la positiva, sin duda por ser más ligera de lo que parece, acusando, por ejemplo, menos cerca de 100 kilogramos que la Alhambra. Sin embargo, frente a Ateca, no dejan de ser evidentes los 240 kg y los 37 cm que el Tarraco posee más.

Más que rodar en estrados de tierra, Seat nos desafió a atacar una prueba de trial, hecha con obstáculos artificiales en madera, para poner a prueba las aptitudes del Tarraco en TT. Equipado con la tracción total del sistema 4Drive, el SUV español comenzó por escalar una subida impresionante, para luego digerir sin dificultades ángulos de inclinación lateral de 32º (puede ir hasta los 38). El "plato" siguiente fue verificar la capacidad de la transmisión 4 × 4 en superar situaciones con cruce de ejes, con el 4Drive – que ya conocemos de otros modelos de la marca – a confirmar sus pergaminos.

la último desafío, y el más difícil para un vehículo con una generosa distancia entre ejes, se consistió en sobrepasar una lomba particularmente "bicuda", lo que requería alguna habilidad o conocimiento del terreno, para evitar raspar por debajo. Lo que "casi" conseguimos.

Lo que importa aquí es el potencial del 4Drive en adaptar la distribución de potencia a las diferentes situaciones. Es cierto que el conductor siempre puede optar por los modos de conducción Snow o All Terrain, con el sistema a trabar la rueda que patina ya desplazar la potencia a la rueda que tiene más tracción, todo para que el SUV pueda salir del apriete en que el conductor el meteu, pero en última instancia y en una incursión por la naturaleza, serán siempre los neumáticos a hacer la diferencia. Y aquí no hay milagros, pues cuanto mejores sean en carretera, peores se van a desencadenando en el TT.

Las pre-ventas se iniciarán en diciembre, que se prevé que las primeras unidades empiecen a entregarse a los clientes en febrero y los precios se conocerán con exactitud en enero.

A pesar de que los responsables de la marca no están todavía en condiciones de avanzar con valores para nuestro mercado, siempre podemos avanzar que el Tarraco será más caro que el Ateca, su versión más corta, pero será más accesible que sus rivales directosclaramente en relación con el Volkswagen Tiguan Allspace, pero también con el Skoda Kodiaq y el Peugeot 5008.

Compare hasta cuatro, de entre todos los coches disponibles en el mercado, lado a lado.

Comparador de coches nuevosExperimentar ahora


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en "Tarraco: la cima de gama española que habla alemán"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*