Tarjeta roja al racismo





Hubo otro episodio de racismo en un partido de f√ļtbol este fin de semana. Esta vez fue el caso Marega. Uno m√°s, uni√©ndose a muchos otros que se han multiplicado a lo largo de los a√Īos, tanto en el f√ļtbol nacional como internacional.





¬ęDifamar o maldecir a una persona o grupo de personas debido a su raza, color, origen √©tnico o nacional¬Ľ es un delito. No hay duda El juego podr√≠a haberse detenido, el √°rbitro podr√≠a, y deber√≠a, haber pedido a los seguidores que detuvieran el comportamiento racista y, si continuaban, el juego podr√≠a y deber√≠a haber terminado. Eso no sucedi√≥. El jugador objetivo solicit√≥ la sustituci√≥n y abandon√≥ el campo. Es bien.

Esto no es un problema para un jugador y el f√ļtbol, ‚Äč‚Äčo el deporte en particular. Es un problema para una sociedad que est√° fallando. Uno no puede continuar negando e ignorando el racismo, que debe combatirse y prevenirse en sus m√ļltiples formas y expresiones, todos los d√≠as. No puede haber trivializaci√≥n o normalizaci√≥n de tal situaci√≥n.

Los comportamientos basados ‚Äč‚Äčen generalizaciones y prejuicios se repiten, basados ‚Äč‚Äčen una inferioridad que existe solo en las mentes de aquellos que defienden los derechos humanos por solo unos pocos, de aquellos que se consideran ¬ęt√ļ aqu√≠, t√ļ all√°¬Ľ con democracia e igualdad, pero considera que estos Los principios se aplican m√°s a unos que a otros.

En el papel llegamos a la igualdad hace mucho tiempo. En la práctica todavía no, y esto es una urgencia diaria. Es lo mínimo que la sociedad puede garantizar para la dignidad humana.

¬ŅDe qu√© sirve aprobar propuestas para fortalecer los instrumentos para combatir la violencia en el deporte, a saber, el racismo, si, en la pr√°ctica, nada ha cambiado todav√≠a? ¬ŅQu√© dir√°n los funcionarios gubernamentales y la Liga de F√ļtbol Profesional de Portugal sobre esto y qu√© medidas se tomar√°n?

La lucha contra el racismo debe ser una prioridad para el Gobierno, los partidos políticos y diversas instituciones y debe llegar a todos los sectores de la sociedad. Necesitamos dar un ejemplo. El caso Marega debe ser condenado por todos y los mecanismos e instrumentos legales para determinar las responsabilidades y aplicar sanciones también deben ponerse en acción.





Es hora de lanzar campa√Īas antirracistas e de igualdad de forma permanente, en los medios de comunicaci√≥n, en lugares deportivos, en escuelas, en servicios p√ļblicos. Es necesario invertir en la formaci√≥n de profesionales en las m√°s variadas √°reas. La desinformaci√≥n y los prejuicios son terreno f√©rtil para la discriminaci√≥n.

El crecimiento del racismo, la xenofobia, la intolerancia y la expansi√≥n de la extrema derecha es una situaci√≥n muy preocupante, que no puede dejar indiferente a ning√ļn dem√≥crata. El populismo, que se propaga como un virus, debe ser respondido con medidas firmes y efectivas.

Es hora de que todos muestren solidaridad, no solo con este jugador sino con todos aquellos que son blanco de actos de racismo, y con todos los ciudadanos que los experimentan a diario, incluso si no son tan populares. Dentro y fuera del campo, el racismo no puede tener lugar en nuestra sociedad. No necesitamos ser víctimas del racismo para combatir este crimen. Solo sé humano. Al racismo se le debe mostrar una tarjeta roja.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *