Tancos. Inspector de pistola apuntando a la policía durante la "misión" en los suburbios de Lisboa









Una reuni√≥n sorpresa en el medio de una ma√Īana de enero de este a√Īo, en los suburbios de Lisboa, podr√≠a haber terminado en tragedia. Un inspector de la Polic√≠a Judicial Militar que investigaba el robo de Tancos encontr√≥ a dos hombres junto a su coche de servicio. Pens√≥ que eran asaltantes y apunt√≥ el arma. En el otro lado, los hombres pidieron calma – eran de la "polic√≠a".

El momento está descrito en una encuesta que la Policía Judicial Militar abrió para la investigación al hurto en los Paios Nacionales de Tancos en junio de 2017 y que llevaría a un escalar de la tensión entre esta policía y la Policía Judicial.

En enero, menos de tres meses después de la aparición del material de guerra, los inspectores de la PJ querían percibir qué vínculos existían entre quienes recuperaron las armas y quién las dejó en la Chamusca, antes de llamar al piquete de la PJM con indicaciones precisas de la localización de las " "cajas". Y usaban las mismas técnicas aplicadas en las investigaciones a redes de tráfico de armas o de drogas.

La investigación que la propia PJ lanzó a los inspectores de la PJ Militar -y que culminaría este martes en ocho detenciones- estaba al rubro. Y es en ese contexto que se da la confrontación, ojos en los ojos, entre inspectores de las dos policías.

Esa ma√Īana de mediados de enero, uno de los funcionarios PJ militares vinculados a la recuperaci√≥n de las armas estaba en medio de un servicio, uno de los barrios suburbanos alrededor de Lisboa. De madrugada, alrededor de las dos horas, el oficial se dirige al carro que hab√≠a aparcado en una zona residencial.

Es ahí que repara en un segundo automóvil, aparcado junto a la carpa de servicio de la PJM, y en los dos hombres junto a él. A esa hora, pensó, sólo podían ser asaltantes. En el documento al que el Observador tuvo acceso, que lo llevó a tirar del arma, apuntó a los dos sospechosos para gritar al mismo tiempo: "Policía."





Por la descripci√≥n hecha en el documento, los dos hombres fueron sorprendidos. Levantaron la mirada y se dieron cuenta de que ten√≠an un arma apuntada hacia √©l. Pidieron "calma" al inspector de la PJ Militar. Despu√©s, explicaron que tambi√©n eran de la "polic√≠a" y levantaron el distintivo que, al inspector de la PJ Militar, pareci√≥ asemejarse al emblema de la Polic√≠a Judicial. Eran polic√≠as contra polic√≠as, arma en pu√Īo, a mitad de la madrugada y en plena calle de la localidad de Algueir√£o-Mem Martins, en un barrios con mayor concentraci√≥n de habitantes de los suburbios de la capital.

El inspector de la PJ Militar a√ļn intent√≥ saber lo que hac√≠an all√≠, a esa hora, junto a su coche, dos elementos de un √≥rgano de polic√≠a. Le explicaron que estaban en una "misi√≥n", que no ten√≠an inter√©s en su coche, a pesar de dar se√Īales de estar revolcando en la carrocer√≠a. Y no dijeron mucho m√°s.

Meses más tarde, el semanario Expreso publicaba noticias que daban cuenta de que la PJ había puesto en marcha operaciones de vigilancia y escuchas a inspectores de la PJ Militar. Por lo que el Observador constató, estas operaciones de control ya habían sido puestas en prácticas antes de que el armamento de Tancos reapareció en un terreno de Chamusca.

Pero el caso no muri√≥ all√≠. Preocupado por las posibles consecuencias de aquel encuentro, el frente a frente fue pasado a escribir. Este documento, de que el Observador tuvo ahora conocimiento, hizo camino en la jerarqu√≠a de la PJ Militar y lleg√≥ a manos de la Procuradora General de la Rep√ļblica. Era otra se√Īal de que la relaci√≥n entre las dos instituciones estaba rota.

En el transcurso de ocho meses, la PJ lanz√≥ la operaci√≥n H√ļbris y detuvo a ocho personas: cuatro inspectores de la PJ Militar, entre los cuales est√° el oficial involucrado en el episodio de inicio del a√Īo, pero tambi√©n el director de la instituci√≥n, tres militares de la GNR que colaboraron en la recuperaci√≥n de las armas y, adem√°s, un civil, sospechoso de estar involucrado en el robo a los Paios Nacionales de Tancos. Este martes, deber√°n conocer las medidas de coacci√≥n que les ser√°n aplicadas por los jueces de instrucci√≥n Jo√£o B√°rtolo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *