Tancos. Como el director de la PJ Militar habrá protegido asaltante y escenificado operación para pasar por delante de la PJ





PJ cree que no hubo denuncia anónima: el lugar donde las armas fueron encontradas fue combinado entre asaltante y elementos de la PJM, escondiendo la identidad del sospechoso. Todo por una lucha de poder.





El 18 de octubre de 2017, un breve comunicado de la Polic√≠a Judicial Militar (PJM) pon√≠a fin a un misterio: las armas desaparecidas del pa√≠s de Tancos hab√≠an sido encontradas en un terreno descampado en la zona de la Chamusca. En la primera frase, explicaba que el descubrimiento se hab√≠a hecho "en la prosecuci√≥n de sus investigaciones en el marco de la lucha contra el tr√°fico y el comercio il√≠cito de material de guerra (…) con la colaboraci√≥n del n√ļcleo de investigaci√≥n criminal [NIC] de la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Loul√©.

La informaci√≥n hizo levantar las cejas en el p√°rrafo 174 de la calle Gomes Freire en Lisboa. En la sede de la Polic√≠a Judicial (PJ), a quien cab√≠a investigar el robo del material de Tancos -y que no hab√≠a sido advertida de la aparici√≥n de las armas-, la duda fue inmediata: ¬Ņqu√© investigaci√≥n era esa, a la que la PJM estaba haciendo con el NIC de Loul√©? La pregunta surg√≠a en un contexto de gran tensi√≥n, con una larga lista de desentendimientos entre las dos polic√≠as. A la que se sumaba ahora el descubrimiento del material militar y la decisi√≥n de la PJM de recoger de inmediato las armas y llevarlas al Cuartel de Santa Margarita, impidiendo cualquier trabajo de investigaci√≥n pericial en la escena de crimen, el tal terreno, para la incredulidad de los inspectores de la PJ.

En seguida, se decidió abrir una investigación paralela a lo que investigaba el robo: la PJ también quería conocer las circunstancias exactas de las apariciones de las armas. El hilo de la medalla que los inspectores comenzaron a tirar acabó por llevarlos a la cima de la jerarquía de la PJM, historia de lucha por el poder, honor y desgraciado.

La historia contada por la Judicaria Militar llegar√≠a a p√ļblico con todos los detalles, poco despu√©s de la aparici√≥n de las armas. En esa tesis, en la madrugada del 18 de octubre, esta polic√≠a hab√≠a recibido una denuncia an√≥nima: las armas robadas de Tancos hab√≠an sido largadas en la Chamusca y a√ļn all√≠, sin que se supiera qui√©n las dej√≥ all√≠. Recogido el armamento, fue llevado a los pa√≠is de Santa Margarita y s√≥lo all√≠ los inspectores militares habr√≠an percibido que se trataba del material desaparecido en la madrugada del 28 de junio, cuatro meses antes, de los Paios Nacionales de Tancos. Sin pistas sobre los autores del robo, la la recuperaci√≥n de las armas permitir√≠a s√≥lo la certeza de que no entrar en la circulaci√≥n de grupos criminales, pero no abr√≠a ning√ļn camino hasta los sospechosos, mucho menos sobre qui√©n hizo tal denuncia an√≥nima.





El presidente de la Comisión Europea, José Luis Rodríguez,

La investigaci√≥n de la PJ y del Ministerio P√ļblico concluy√≥ que, al final, todo no pas√≥ de una puesta en escena, una historia forjada que comenzar√° el 4 de julio en la visita del Presidente de la Rep√ļblica a las instalaciones militares de Tancos. En esa visita, en una sala donde estaban presentes varios militares y otras entidades, el director de la PJM, Coronel Lu√≠s Augusto Vieira, revel√≥ los datos que ten√≠a sobre el robo de las armas, con hechos y nombres, por ejemplo. Los investigadores creen que este pasaje de informaci√≥n ha llevado a que varios medios de comunicaci√≥n hayan divulgado, al d√≠a siguiente, informaciones muy relevantes, que acabaron por cuestionar a los sospechosos para el trabajo que se estaba haciendo. Las noticias sobre el caso se fueron repitiendo a lo largo de varias semanas y acabar√°n por presionar a uno de los hombres involucrados en el robo de las armas, asustado por la eventualidad de ser encontrado. As√≠, meses despu√©s del asalto, decidi√≥ actuar, con una confesi√≥n que acab√≥ por llamar, de forma inesperada, a PJM y al NIC de Loul√©. D√≠as antes del descubrimiento de las armas, en la tesis de los investigadores, v√≠nculos personales entre ese sospechoso del robo y elementos de la GNR de Loul√© hicieron llegar a los o√≠dos de inspectores de la PJM una informaci√≥n determinante: alguien sab√≠a d√≥nde estaban las armas – y estaba disponible para devolverlas, en secreto.

En ese momento, ya pesar de que no estaban a cargo de la investigación Рpasada a la PJ Рlos militares seguían tratando de encontrar a los autores del robo y las armas desaparecidas, en un trabajo paralelo que no debería hacerse. Aquella información transmitida por los elementos del NIC de Loulé, también a través de una conexión personal a la PJM, les permitía pasar al frente de la judicatura y "cerrar el caso", con dividendos para la propia imagen, dentro y fuera del Ejército. El problema es que la "fuente", el hombre involucrado en el hurto de las armas, nunca podría ser revelada, por lo que era necesario encontrar una solución alternativa. En ese contexto, se ha preparado un plan simple, con la intervención directa del Coronel Luís Vieira, director de la PJM: las dos policías se articular, las armas serían dejadas en un lugar combinado, para luego ser encontradas, a través de una supuesta denuncia anónima. El resto es la historia que se conoce: el material desaparecido de Tancos fue descubierto, sin pistas sobre los autores.

Desvendados los bastidores de la aparici√≥n del armamento, la pregunta siguiente en las cabezas de la PJ y del MP pas√≥ a ser "por qu√©?". ¬ŅQu√© razones ten√≠an el director y otros elementos de la PJM para montar ese plan, sabiendo que, de esa forma, crear obst√°culos a la investigaci√≥n del robo y, potencialmente, impedir que ese sospechoso, con quien hab√≠an combinado la devoluci√≥n de las armas, se detuvo , acusado y juzgado? La respuesta parece estar en la guerra abierta entre las dos polic√≠as. PJ y PJM tienen nombres parecidos, pero est√°n en lados opuestos de la barricada – y con posiciones a√ļn m√°s extremas, precisamente, a causa del robo de Tancos, que comenz√≥ en manos de los militares y acab√≥ entregado a los civiles.

Encontrar las armas y "cerrar el caso" podría ayudar a recuperar la imagen de la PJM, fragilizada por varios procesos judiciales. A lo que el Observador constató, aquella policía se sentía cada vez más "aislada", dentro y fuera del Ejército. Los casos de los Comandos y del Colegio Militar habían creado distancia entre la PJM y los militares. A esto, se había sumado la mayor "piedra en el zapato": el fracaso en las investigaciones a la desaparición de armas de guerra en la Base de los infantes de marina en el Alfeite (Almada) y del Centro de Tropas Comandos de la Carguera, ambos en 2011. Por otro lado, la PJ Militar entendió siempre que la investigación al crimen de Tancos era de su competencia. y lo hizo todo para mantenerla.

El supuesto plan acab√≥ por ruir y el nombre dado por la PJ a la operaci√≥n de este martes, con b√ļsquedas y detenciones, no fue elegido por casualidad. "hubris", Palabra de origen griego, significa "Arrogancia, presunci√≥n o exceso". Lo que la investigaci√≥n cree haber saturado la evaluaci√≥n de los inspectores militares involucrados, incluida la del director, hasta el punto de comprometer el descubrimiento de los autores del asalto a Tancos, por esa supuesta lucha de poder.

En la Polic√≠a Judicial Militar, ya se esperaba que el caso de Tancos ten√≠a nuevos episodios, pero nada en la dimensi√≥n de la bomba que estall√≥ este martes por la ma√Īana en la sede de la instituci√≥n, en el Restelo. El director general fue detenido y varios inspectores de la PJM, militares de las Fuerzas Armadas, tambi√©n fueron constituidos acusados ‚Äč‚Äčpor sospechosas de haber cometido cr√≠menes que van desde (por haber obstaculizado las investigaciones), prevaricaci√≥n, falsificaci√≥n de documentos, tr√°fico de influencia, favorecimiento personal practicado por funcionario (del sospechoso que, supuestamente, fue protegido), abuso de poder, rectificaci√≥n, detenci√≥n de arma prohibida y tr√°fico de armas.

El d√≠a comenzaba a nacer y ya los inspectores de la Polic√≠a Judicial entraban en casa de los diversos elementos de la Polic√≠a Judicial Militar, en una operaci√≥n que involucr√≥ a cinco magistrados del Ministerio P√ļblico y cerca de un centenar de investigadores y expertos de la Polic√≠a Judicial. En Lisboa y Oporto, que se llevar√° a cabo cuatro personas conectadas a la PJM: el director general de que la polic√≠a y un sargento en el operativo montado en la capital, y tambi√©n un sargento de la Guardia Nacional y un mayor del Ej√©rcito en la capital.

Pero habr√° m√°s desarrollos a este nivel. Adem√°s de los cuatro elementos ya detenidos, la Polic√≠a Judicial prepara al menos una detenci√≥n vinculada a este caso: la de un mayor del Ej√©rcito, integrado en una misi√≥n de entrenamiento de la Uni√≥n Europea en la Rep√ļblica Centroafricana desde marzo y que, en los √ļltimos meses, de partir en misi√≥n, lider√≥ las acciones del equipo de inspectores militares que investig√≥ la desaparici√≥n del material de guerra de los Paios Nacionales de Tancos. Es el mismo militar que, en octubre, en la madrugada en que estaba de piquete, recibi√≥ la supuesta denuncia an√≥nima que acab√≥ por resultar en la recuperaci√≥n de parte del material robado en junio del a√Īo pasado. Esta nueva detenci√≥n a√ļn no tiene fecha marcada.

Tambi√©n fueron detenidos tres militares del N√ļcleo de Investigaci√≥n Criminal de la GNR de Loul√©, entre ellos el jefe de esa unidad. El comunicado de la Fiscal√≠a General de la Rep√ļblica hace referencia a la detenci√≥n de un civil, el √ļnico en la lista de detenidos de este martes. El documento no identifica este elemento, pero la conclusi√≥n es evidente: se tratar√° del sospechoso del robo en Tancos que combin√≥ la entrega de las armas con la PJM, a trav√©s del NIC de la GNR de Loul√©.

La historia del d√≠a tiene todav√≠a otros protagonistas. Dos miembros de esta polic√≠a ser llamados durante la ma√Īana para rendir declaraciones, como testigos, ante la PJ: el ex director de la Unidad de Investigaci√≥n Criminal, el coronel Manuel Estalagem, y el inspector jefe Jo√£o Bengalinha, antiguo responsable del equipo que investig√≥ desaparici√≥n de armas de Tancos. En uno y otro caso, la PJ no pretende constituirlos como inculpados.

En esas dos encuestas, los investigadores quisieron percibir de forma m√°s detallada la versi√≥n de la PJM para la supuesta denuncia an√≥nima que lleg√≥ al n√ļmero de tel√©fono del piquete. Preguntaron por los pasos concretos que se dieron desde que esa supuesta llamada fue hecha, hasta que el material de guerra terminara transportado a los pa√≠ses de Santa Margarita, antes incluso de que la Judicatura era informada de la existencia de una denuncia. Las conversaciones con los testigos tambi√©n pasaron por las relaciones institucionales entre las dos polic√≠as (marcadas por episodios de tensi√≥n que acabaron reflejados en la comunicaci√≥n social) desde que la Fiscal√≠a General de la Rep√ļblica entreg√≥ el caso a la Polic√≠a Judicial, secundando el papel de los inspectores militares en la investigaci√≥n . Hasta porque los investigadores consideran que el plan supuestamente montado s√≥lo ser√≠a de conocimiento de los elementos ahora detenidos (y del noveno a√ļn por detener). Otros inspectores de la PJM y militares de la GNR, que hasta pudieron haber estado involucrados en la operaci√≥n para recoger el material, estar√≠an incluso convencidos de que todo hab√≠a partido de tal denuncia an√≥nima, sin ninguna representaci√≥n.

Eran las 16h30 del 28 de junio de 2017 cuando un sargento y una plaza, que hacían una ronda móvil, dieron por el robo. Las cerraduras de los palos 14 y 15 habían sido rojadas con violencia y faltaba material en el interior. La perforación de la red exterior de seguridad confirmaba las sospechas: había habido un asalto a los Paios Nacionales de Tancos.

El caso fue inmediatamente reportado a los superiores jer√°rquicos y, tres horas despu√©s, la comunicaci√≥n era hecha a la propia Polic√≠a Judicial Militar, que llegar√≠a a Tancos a las 22h00 de aquel d√≠a. Tambi√©n se estableci√≥ contacto con el fiscal desplazar el Departamento de Investigaci√≥n y Acci√≥n Penal de Lisboa y la escena del crimen fue salvaguardado. Los militares todav√≠a hicieron una ronda para percibir qu√© lugares por donde pod√≠a haber entrado personal extra√Īo al servicio. Y la PJ Militar acab√≥ a hacer una lista-luego divulgada en medios de comunicaci√≥n espa√Īoles- de lo que hab√≠a desaparecido: en un padre se hab√≠an robado 22 bobinas de alambre de tropezar, 1450 municiones de 9 mm, 15 disparadores, 18 granadas de mano de gas desgarro; en otro, 30 granadas de mano de obra, 120 granadas de mano ofensivas, 44 LAW (arma anti coche), 102 cargas de corte explosivas, 264 velas de explosivo pl√°stico PE-4A; 30,5 l√°minas explosivas y 60 iniciadores.

El material desaparecido era preocupante. Y el mismo día, la Policía Judicial Militar se puso en contacto con la PJ. Necesitaba ayuda internacional para lanzar el llamamiento de lo que había desaparecido, no fuera a ser recuperado en alguna operación policial.

Por esa época, se percibió también que, en la dirección del norte de la PJ Рy en un momento en que los casos de asaltos a ATM se multiplicaban Рhabía una información vaga que apuntaba a un posible asalto futuro a un padre, eventualmente para desvío de material que sería utilizado por grupos criminales muy violentos. Los datos estaban reunidos en una encuesta que corría en el DCIAP, pero la información era escasa: no se sabía dónde sería el padre, si era militar o civil.

La coincidencia era evidente y, ante el robo en Tancos, la Procuradora General de la Rep√ļblica, Joana Marques Vidal, decidi√≥ mantener el proceso en el DCIAP, unir las dos investigaciones y entregarlas a la Polic√≠a Judicial. La lista de cr√≠menes graves bajo sospechosos era extensa: "Asociaci√≥n criminal; contra la seguridad del Estado, con excepci√≥n de los que respeten el proceso electoral; organizaciones terroristas, terrorismo, terrorismo internacional y financiaci√≥n del terrorismo; hurto, da√Īo, robo o rectificaci√≥n de cosa m√≥vil que por su naturaleza, sea sustancia altamente peligrosa; "ejecutados con bombas, granadas, materias o artefactos explosivos, armas de fuego y objetos armados, armas nucleares, qu√≠micas o radioactivas", hac√≠a saber a Marques Vidal, ya a principios de julio. As√≠, la competencia de investigaci√≥n extravasar√≠a la de la Polic√≠a Judicial Militar, que a la luz de la ley sirve para investigar cr√≠menes estrictamente militares o cometidos en el interior de unidades militares. Por lo tanto, el caso deb√≠a quedar en la alzada de la Unidad Nacional Contra Terrorismo de la PJ, aunque "con total colaboraci√≥n institucional de la Polic√≠a Judicial Militar".

La informaci√≥n de que la investigaci√≥n cambiaba de √°ngulo, y de manos, s√≥lo se hizo p√ļblica en respuesta a una serie de noticias que daban cuenta que la PJ sabr√≠a desde 2016 que pod√≠a haber un asalto al pa√≠s de Tancos. La sospechosa es que la fuente de esas noticias estaba en la propia Polic√≠a Judicial Militar, que se se quejaba de no haber sido informada de esas sospechas – y que segu√≠a sin aceptar haber quedado sin la investigaci√≥n. En el marco de la visita oficial a Tancos, del 4 de julio, que cont√≥ con la presencia del Presidente de la Rep√ļblica, Marcelo Rebelo de Sousa, acompa√Īado del ministro de Defensa, Azeredo Lopes, y por el Jefe del Estado Mayor del Ej√©rcito, Rovisco Duarte. Una visita que acab√≥ por hacer (a√ļn m√°s) p√ļblicas las divergencias entre las dos polic√≠as, que son, al final, la clave de un caso que acaba con la decapitaci√≥n de la cumbre de la PJM.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *