¬ęStreets of Rage 4¬Ľ: 26 a√Īos despu√©s, algunas peras todav√≠a funcionan de maravilla





La pregunta que queda cada vez que uno de estos ejercicios de nostalgia como ¬ęStreets of Rage 4¬Ľ nos viene es para qui√©n es esto. La tendencia natural ser√° decir que la capacidad de disfrutar de este juego estar√° directamente relacionada con el nacimiento alrededor de los a√Īos 80, que aqu√≠ hay una carta de amor por las tardes con amigos de Mega Drive en la que este tipo de golpes asumi√≥ el m√°ximo exponente del arte algo perdido del sof√° multijugador. En ingl√©s el t√©rmino es porter√≠a: el deseo de decidir qui√©n tiene derecho o no a disfrutar de un camino particular de la vida. En otras palabras, ¬ęten√≠as que haber estado all√≠ para entender¬Ľ, ¬ęeres demasiado joven¬Ľ y ¬ęya no juegas as√≠¬Ľ. Y con la reverencia que esta secuela tiene para sus predecesores, parece ser el medio ideal para este tipo de conversaci√≥n.





Y luego tomamos ¬ęStreets of Rage 4¬Ľ y es un juego incre√≠blemente divertido, que mantiene la intensidad de los originales en un paquete m√°s atractivo para las plataformas actuales y la importancia de esta conversaci√≥n se desvanece tan pronto como golpeamos al primero de varios enemigos. Cada mat√≥n tiene su propio nombre que, de una manera algo sorprendente, siempre podemos conectarnos con el personaje. Y Dylan, con su insistencia en el aire jagun√ßo que nunca saca sus manos de sus bolsillos, gana el premio altamente disputado por la criatura m√°s impactante en este juego. Con m√°s o menos muertes en el medio, las aproximadamente tres horas que lleva terminar la campa√Īa principal comienzan a funcionar y solo entonces contamos esto como un tiempo bien empleado.

[o trailer da vers√£o Nintendo Switch de ‚ÄúStreets of Rage 4‚ÄĚ:]

La f√≥rmula es simple: caminamos de izquierda a derecha para luchar contra las olas de los pintorescos malos que acabamos de mencionar. Inicialmente tenemos cinco personajes para elegir para hacer esto: Axel, Blaze, Cherry, Floyd y Adam Hunter, cada uno con cualidades distintas en combate y movimientos especiales, que cuando se usan nos cuestan una energ√≠a preciosa, por lo que deben usarse con relativo conservadurismo. Podemos usar las armas que los enemigos arrojan y rompen elementos en los entornos para obtener elementos de salud, como manzanas o el pollo siempre ansioso, que restaura la barra de salud a los valores m√°ximos. Una novedad muy bienvenida es el sistema de recuperaci√≥n de energ√≠a que viene con algunas de las combinaciones que podemos hacer, alienta una estrategia de juego m√°s ofensiva y, inesperadamente, nos recuerda a ¬ęBloodborne¬Ľ, uno de los cl√°sicos de esta generaci√≥n de consolas.

Como estamos hablando de una secuela que aparece 26 a√Īos despu√©s de la √ļltima entrada en este universo, es natural que las actualizaciones m√°s importantes ocurran en los gr√°ficos. Aunque muchos t√≠tulos modernos en desarrollo de juegos, especialmente en el mundo de los estudios independientes, aprovechan la est√©tica de 8 bits de los viejos tiempos, ¬ęStreets of Rage 4¬Ľ termina tomando otros caminos. La direcci√≥n art√≠stica adquiere un estilo m√°s de dibujos animados, cuya calidad es algo subjetiva, pero termina complementando la mayor fluidez que existe en la pelea en comparaci√≥n con los t√≠tulos anteriores. Sin embargo, esta fluidez sufre de manera algo frustrante debido a algunas limitaciones presentes en los originales, especialmente cuando se trata de distinguir d√≥nde est√° la l√≠nea donde es posible o no golpear a un oponente. Adem√°s, la dificultad de la campa√Īa principal radica en los momentos en que el juego nos arroja a todos los enemigos del mundo, mientras que algunos elementos del entorno, como una explosi√≥n radiactiva, nos arrojan a trav√©s de la pantalla tipo pinball, pero nunca se cansan. hasta el punto de no querer volver a intentarlo con una estrategia m√°s informada.





Puedes subir hasta dos personas en el modo multijugador en línea y cuatro en el sitio. Desafortunadamente, será difícil para algunos probarlo en tiempos de cuarentena

Pero hablando de dificultad, las ¬ęCalles de la ira¬Ľ de tiempos pasados ‚Äč‚Äčsiempre se destacaron por ser algo implacables. Los originales se pueden jugar en la gran colecci√≥n de SEGA Mega Drive Classics, e incluso con un segundo jugador, est√°n planeados para terminar. Aqu√≠ la dificultad es m√°s opcional. M√°s jugadores hardcore pueden hacer esto a la antigua usanza, en modo arcade o, como se llamaba antes, Streets of Rage, e intentar completar todo con un cr√©dito sin continuar. Tambi√©n hay un modo de ataque de jefe, en el que podemos enfrentar a todos los jefes seguidos, que configuran algunas de las partes m√°s divertidas del juego. Los personajes desbloqueables en sus versiones originales tambi√©n otorgan una mayor duraci√≥n a aquellos que desean asumir todo esto por m√°s tiempo. Por supuesto, esta oferta siempre se puede enriquecer jugando en compa√Ī√≠a, que puede llegar hasta dos personas en el modo multijugador en l√≠nea y cuatro en el sitio. Desafortunadamente, ser√° dif√≠cil para algunos probarlo en tiempos de cuarentena.

En la banda sonora es donde podemos caer nuevamente en las chispas que la nostalgia nos tiene. Yuzo Koshiro, quien cre√≥ las bandas sonoras llenas de adrenalina electr√≥nica de los primeros tres juegos, regresa y las cosas van bastante bien. Pero, un poco como el reciente remake de ¬ęFinal Fantasy VII¬Ľ, algunos de los encantos de estas bandas sonoras de los juegos de los noventa parecen estar intr√≠nsecamente vinculados a las propias limitaciones del software, que terminaron proporcion√°ndonos una electr√≥nica m√≠nima, pero al mismo tiempo completa en aventura y exploraci√≥n Pero, solo, ¬ęStreets of Rage 4¬Ľ tiene una fuerte banda sonora de nuevo, aunque a la luz de juegos como ¬ęHotline Miami¬Ľ, que pasa por los mismos registros de la adrenalina sintetizada, tal vez sufre un poco en comparaci√≥n.

Los movimientos especiales y los combos siguen siendo parte del men√ļ privado de cada personaje.

Al final del d√≠a, este era un juego al que se le ped√≠a que hiciera la dif√≠cil tarea de respetar el pasado y aportar algo nuevo al g√©nero algo moribundo de vencerlos quien ya nos ha dado obras maestras como sus predecesores, ¬ęGolden Axe¬Ľ, ¬ęFinal Fight¬Ľ, ¬ęTeenage Mutant Ninja Turtle: Turtles In Time¬Ľ, etc. Puede que no cumpla con la segunda propuesta, pero hay una apuesta clara aqu√≠ en la simplicidad de un juego que, especialmente en una plataforma como Switch (en la que hicimos esta prueba), es est√ļpidamente f√°cil de conseguir para dar algunas buenas peras, que siempre es Una necesidad bien satisfecha.

¬ęStreets of Rage 4¬Ľ (Dotemu, Lizardcube, Guard Crush Games) est√° disponible para Windows, Nintendo Switch, Playstation 4 y Xbox One

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *